ROBERTO TELCH, UN TIEMPISTA GENIAL

5

Pisó el césped del Nuevo Gasómetro y desde las tribunas llegó el cariño que siempre recibió. Y ya lo ve/ y ya lo ve/ es el oveja/ el Oveja Telch. Esa vez sí lo emocionó visiblemente la muestra de afecto de los hinchas de San Lorenzo de Almagro. No fue un día cualquiera: en la ocasión no vistió los cortos, esa tarde no debió hacerse patrón del mediocampo. En aquel día de 2009, el club en el que hizo la mayor parte de su carrera deportiva, lo homenajeó. Un sector de la platea sur del estadio Pedro Bidegain fue bautizado con su nombre: ROBERTO TELCH. No pudo hablar. Apenas saludó con su mano y se cubrió el rostro. Nudo en la garganta y lágrimas de felicidad. El Oveja ya era inmortal y no solo en el corazón de su hinchada. Fue el punto cúlmine de una relación que había nacido allá por 1962, cuando éste cordobés de San Vicente pero vecino de Billinghurst desde sus dos años, debutó con la azulgrana.

oveja

En una cancha de tierra, rodeada de eucaliptus y casi en el medio del campo, Roberto empezó a darle a la número cinco. De la mano de Pedro Beliz, por aquellos años, delegado del club Defensores de Billinghurst, pasó de trabajar como quintero a dar sus primeros pasos en el fútbol, y llegar a San Lorenzo en 1960. Luego de las pruebas de rigor, Roberto quedó y con apenas 16 años comenzó a jugar en la quinta del Ciclón. Siguió alternando su pasión con el trabajo, pues había que ayudar a la economía familiar. Pero en 1962 llegó el tan ansiado debut en Primera Dvisión. Nació el futbolista de tiempo completo.

Los pasos iniciales en primera y el nacimiento de los Carasucias

san-lorenzo-almagro-foto-del-equipo-circa-1960-4273-MLA2925080786_072012-F

De la mano de José Pepe Barreiro alcanzó el debut en la Primera División. Fue enfrentando a Ferro Carril Oeste que comenzó la prolongada y exitosa carrera de Telch, que lo llevó a ser el dueño absoluto del mediocampo azulgrana. Aquel 9 de septiembre compartió equipo con grandes jugadores del Ciclón: José Sanfilippo, Victorio Casa (el recordado Manco), Luis Leeb y Héctor Facundo entre otros. Un par de años le llevó al Oveja consolidarse en la máxima categoría, y lo hizo junto a una camada de jóvenes, que le dieron una impronta a San Lorenzo: la desfachatez. Transcurría el año 1964 y los de Boedo conformaron un equipo temible de mitad de cancha en adelante.

El equipo era sólido en defensa a partir de la excelencia de Rafael Albrecht. En la media cancha se destacaba el equilibrio, el quite exacto y la salida siempre clara de Telch. Y en la faz ofensiva los más chicos: Héctor Veira, Fernando Arean, Narciso Doval y Victorio Casa. Los Carasucias marcaron una época en el club, de buen juego y sobre todo practicando un fútbol alegre y desprejuiciado.

El primer campeón invicto del fútbol argentino

Los Carasucias no permanecieron mucho tiempo en el club, a excepción del Oveja. Lo que no se perdió fue el estilo. Esto permitió que en 1968 se formara otro grupo histórico en el Ciclón: Los Matadores. Para esto fue decisiva la llegada del técnico brasileño Elba de Padua Lima, conocido como Tim. Otros jugadores no tan técnicos o lujosos pero sí muy aplicados, hicieron de San Lorenzo una máquina de aplastar rivales. Siempre apoyados en el tucumano Albrecht y Telch, fue el turno de Victorio Cocco, Rodolfo Fischer, Pedro Gonzalez y Carlos Veglio de conformar al primer campeón invicto de nuestro fútbol.

Primer Bicampeón y el último título de Telch

La conformación de los equipos iba cambiando, pero Roberto Telch seguía firme en el mediocampo azulgrana, manejando los tiempos del juego, ya consagrado como un gran tiempista que siempre se las ingeniaba para que sus pases llegasen a destino. En 1972 San Lorenzo ganó el torneo Metropolitano y el Nacional (este otra vez invicto), y se convirtió en el primer bicampeón del Fútbol Argentino. El Oveja ya era una leyenda. Luego del doblete, otra vez hubo éxodo de los jugadores, aunque siguió Telch de volante central. Apenas dos años después, el Ciclón volvió a consagrarse. Un equipo basado en el sacrificio conquistó el campeonato Nacional de 1974, con Osvaldo Zubeldía como técnico. Este fue el último campeonato que ganó el Oveja.

Un año después de la última conquista, Roberto Telch, símbolo y referente de planteles que merecieron apodos, dejó de ser jugador de San Lorenzo. La dirigencia del club rechazó una mejora económica para el jugador y en apenas unos días firmó para Unión de Santa Fe. Permaneció tres años en el Tatengue y luego pasó a Colón, en donde finalizó su dilatada trayectoria. En total disputó 630 partidos, cifra que lo ubica como el tercer jugador con más encuentros jugados, detrás de Hugo Gatti y Enrique Bochini.

La Selección Argentina

4bab78bc4ba84Su primera convocatoria fue en 1964. Tenía 20 años y ganó la Copa de las Naciones. En la primera fecha, la albiceleste supero a Portugal por 2-0. Luego, venció 3-0 a Brasil (el de Pelé y tantos otros), en esa entonces bicampeón mundial, con dos tantos de Telch en su debut con la camiseta nacional. El Oveja recordaba esos goles de esta manera: “El primero fue así Ermindo se va por izquierda, manda un centro, la pelota cruza todo el área y yo, de sorpresa, entro por atrás, por derecha, le pego al arco, pum, gol. El segundo, Onega le pega al arco, el arquero no la puede agarrar, da rebote, yo entro, le pego al arco de sobre pique, el arquero estaba caído, se estira para agarrarla y no llega”. El torneo finalizó con otro triunfo argentino, fue ante Inglaterra (campeón del Mundo dos años más tarde) por 1 – 0. Telch también integró el plantel nacional que disputó el Mundial de Alemania en 1974.

Roberto Telch falleció en octubre de 2014, a los 70 años. Disfrutó del cariño y la idolatría que antaño le había negado alguna nefasta comisión directiva. Habitualmente se lo podía ver en los partidos del Ciclón, sentado junto a su amigo Sergio Villar, otra gloria viva de San Lorenzo.

Share.

About Author

56 años, escritor. El fútbol y el rugby, mis pasiones. San Lorenzo de Almagro un sentimiento. Escribir sobre fútbol y sus protagonistas, un oficio que intento aprender día a día.

5 comentarios

  1. andrea telch on

    gracias al autor de tan lindo recuerdo mi viejo sigue vivo en el recuerdo del futbol argentino gracias gracias gracis

    • Luis Burgos on

      Por nada Andrea, me alegro te haya gustado y el querido Oveja sigue vivo en todos los que queremos bien el fútbol. Saludos

  2. Pingback: LA VIGENCIA DEL RECORD DE UN GOLEADOR FORMIDABLE

  3. Pingback: SET EN EL GASÓMETRO

  4. Pingback: Rafael Albrecht, el patrón de la cueva

Leave A Reply