Perú campeón 1975

DE HAZAÑAS Y HÉROES: PERÚ CAMPEÓN 1975

Fue la última vez que Perú festejó a lo grande. La gloriosa década del 70′ dejó en las vitrinas la Copa América de 1975, y en la memoria, dos clasificaciones a cuartos final de Mundial (1970 y 1978). Teófilo Cubillas, Percy Rojas, Oswaldo Ramírez, Héctor Chumpitaz, Juan Carlos Oblita y Hugo Sotil, son futbolistas que dejaron su sello en la historia.

En 1967, Uruguay fue el último campeón de lo que se llamó el Campeonato Sudamericano, que cedió su lugar  a la Copa América. Este certamen se estrenó en 1975, sin tener una sede fija, es decir, con partidos a ida y vuelta en cada cancha. Fue el primer torneo que reunió a los 10 equipos del continente sudamericano, en 3 grupos de 3 equipos, con el equipo «Charrúa» esperando en semifinales como uno de los favoritos. En el Grupo A, Brasil -que había sido campeón del Mundo en 1970 se jugaría la clasificación con la Argentina de César Luis Menotti. Perú integró el Grupo B junto a Chile y Bolivia, mientras que Grupo C estuvo compuesto por Colombia, Paraguay y Ecuador.

El futuro campeón inició su campaña como visitante ante Chile. Comenzó perdiendo, pero Percy Rojas, campeón de América con Independiente de Avellaneda, logró el 1-1 definitivo. En su segundo partido, en la altura de Bolivia, Perú sacó chapa y venció 1-0 con gol de Oswaldo Ramírez, el máximo artillero peruano en la historia de la Copa Libertadores. La blanquirroja afrontó sus dos partidos como local siendo líder del Grupo, y no tuvo problemas para sellar su pase a semifinales: Ramírez, César Cueto -zurdo volante ofensivo de buen pie- y Juan Carlos Oblitas -delantero rápido- fueron los autores del 3-1 ante Bolivia, mientras que ante Chile marcaron Rojas, Oblitas -con un golazo de espaldas- y el magnífico Cubillas: 3-0.

Las semifinales ante Brasil aparecían como una dura prueba para el conjunto peruano dirigido por Marcos Calderón: la «verde-amarelha» había ganado los 4 partidos en la primera ronda. La Ida se jugó en el Mineirao, y Perú arrancó con el pie derecho: Casaretto abrió el marcador tras una jugada de Cubillas y una pifia de un defensor rival. Brasil llegó al empate en el segundo tiempo, y cerca del final, fue el propio Cubillas quien se paró para ejecutar un tiro libre. La carrera previa al remate la hizo casi con desidia, pero al momento de impactar sacó un zapatazo al segundo palo del arquero brasileño. Golazo impresionante para poner a Perú 2-1, y sería otra vez Casaretto quien sellaría el 3-1 final. En la revancha, Brasil ganó como visitante por 2-0 pero los goles de visitante le dieron a Perú el pase a la final, a pesar de no haber podido utilizar a una de sus estrellas, Hugo Sotil, por un conflicto con Barcelona.

LA FINAL

Colombia era una máquina: había ganado 4 partidos y perdido sólo uno, ante Uruguay, por 1-0 después de propinarle una paliza en Bogotá. Además, sólo había recibido 2 goles. El primer encuentro se disputó en tierra cafetera, y fue victoria local gracias a un gol de Ponciano Castro. La final en Perú podía significar el título para la «Tricolor». Le alcanzaba con un empate. Sin embargo, aquella Selección Peruana sacó a relucir su carácter: se puso en ventaja tras un gol en contra de Arturo Segovia y liquidó la segunda final con un anticipo de Oswaldo Ramírez, lo que significó definir al campeón en un tercer partido, a disputarse en campo neutral. Venezuela fue el país elegido para albergar a la finalísima, que contaría con un invitado sorpresa: el peruano Hugo Sotil arribó pocas horas antes de la final. Era, junto a Cubillas, el máximo exponente del fútbol en su país. Pasaba por un gran momento en el mismísimo FC Barcelona, había integrado el plantel que llegó a Cuartos de Final en el Mundial de México 1970, y junto a Cubillas, habían humillado al multi-campeón Bayern Münich, cuando Alianza Lima y Deportivo Municipal armaron un combinado para enfrentar a equipos europeos y vencieron a todos. Lo cierto es que el «Cholo» recién se unió al plantel para jugar la tercera final, ya que Rinus Michels, DT del Barca, no les permitía a sus jugadores sumarse a las Selecciones. El atacante peruano no hizo caso al respecto y, sin avisar, se tomó un avión para sumarse a sus compatriotas. El broche de oro para el guión no podía ser otro: Sotil convirtió el gol del titulo para Perú, que coronó de la mejor manera el mejor momento en la historia de su fútbol.