Zizou

EL ÚLTIMO BAILARÍN

Es imposible hablar de este hermoso deporte sin mencionarlo, sin aunque sea recordar alguno de sus fantásticos goles, jugadas y hazañas con las cuales al mundo conmovió. Es imposible no amargarse al recordar aquella puta tarjeta roja que por un rato fue más alta que él. Es imposible no sonreír cuando aparece acompañando a Carleto Ancelotti y su Real Madrid. Es imposible no volver a mirar esa volea mágica que sacó de la galera ante el Bayer Leverkusen. En pocas palabras, es imposible no amar a un tipo que hacía posible lo imposible. Es imposible no amar a Zinedine Yazid Zidane, Zizou, el último gran danzante del fútbol.

 Nacido un 23 de Junio de 1972, el mediapunta de ascendencia argelina debutó en el Cannes de Francia en 1988 y se fue desenvolviendo rápidamente en el fútbol europeo. En 1992 fue transferido al Girondins de Bordeaux del país galo y allí comenzaría a explotar como uno de los mejores del mundo. 34 goles en 170 partidos fueron suficientes para que las grandes potencias del deporte más hermoso del mundo se fijaran en él. Y fue la Juventus, en 1996, quien finalmente se hizo de sus servicios. En la vecchia signora deslumbró a todos. Marcó una época no sólo en la Juve, sino en la historia del fútbol. Un 10 que nunca jugó con ese dorsal con la Juve (21) ni con el Real Madrid posteriormente (5) aterrizó de la mano de Marcello Lippi y se consolidó en un centro del campo excepcional con Angelo Di Livio, Didier Deschamps, Antonio Conte, Alessio Tacchinardi y Edgar Davids. De hecho, ni bien llegado al club ganó la Copa Intercontinental frente a River Plate, donde jugaba el ídolo de su infancia, Enzo Francescoli.

Conquistó dos Scudettos (1997 y 1998), una Supercopa de Europa, una Supercopa italiana y llegó a dos finales de Champions League: ante el Borussia Dortmund (1997) y Real Madrid (1998), ambas perdidas. Fue nombrado el mejor futbolista extranjero de la Serie A muy poco tiempo después de su llegada (1997) y al año siguiente ganó el Balón de Oro gracias a su papel con la selección francesa, con quien ganó el Mundial en Francia 1998 marcando dos goles en la final ante Brasil. Dos años después conquistaría la Eurocopa en Holanda y Bélgica y dos FIFA World Player (en 1998 y 2000). En Noviembre de 2013 fue presentado en el Salón de la Fama del Juventus Stadium por su huella imborrable en la entidad bianconera.

Lo mejor de Zidane en la Juventus, en 5 minutos y medio.

El 10 de julio de 2001 y por una cifra cercana a los 73 millones y medio de euros (la transferencia más cara hasta 2009, cuando Real Madrid fichó a Cristiano Ronaldo por 90 millones), Zizou pasó a ser jugador del Real Madrid hasta el final de su carrera, en 2006. A Harry Potter, como lo apodaron varios, al principio le costó acomodarse en un equipo lleno de estrellas. Sin embargo, culminó la temporada anotando un gol con una impresionante volea que le dió la victoria por 2-1 a los merengues ante el equipo alemán del Bayer Leverkusen en la final de la Champions League 2001/02, celebrada en Glasgow, y que fue considerado por la UEFA el mejor gol de la historia de las finales de la Champions. Además, obtuvo con el club blanco la Supercopa de Europa en 2002, la Liga Española en 2002/03 y la Supercopa de España en 2003. No obstante, de las 5 temporadas que jugó para La Casablanca, la 2002/2003 fue quizás en la que mejor rindió a lo largo de la temporada, puesto que con la presencia de Luis Figo y también Ronaldo, Zidane tendría mejores socios para hacer su fútbol. En la primera temporada, la aclimatación al equipo le costó un poco, pero con el gol de la final de la Champions quedó «borrado» cualquier contratiempo en el rendimiento del galo. Con la camiseta blanca, el francés coincidió con talentos del fútbol mundial de gran talla: Los ya mencionados Figo y Ronaldo; Raúl González, Roberto Carlos, Fernando Hierro, David Beckham, Iker Casillas y Michael Owen, entre otros. Este elenco de jugadores, reunido bajo el mandato del presidente blanco Florentino Pérez sería bautizado por la prensa como «Los Galácticos». En la actualidad, y tras la reelección del mandamás español en la presidencia, fue nombrado director deportivo y principal enlace entre las autoridades merengues y el técnico, Carlo Ancelotti. Esta temporada será el director técnico del Real Madrid Castilla, siendo este su primer gran cargo en el mundo del fútbol.

 

En el merengue también brilló. 5 temporadas a pleno.

Con la Selección de Francia también escribió historia en letras grandes -y muy grandes-. Debutó en agosto de 1994 -cuando todavía jugaba en el Bordeaux- en un partido frente a República Checa, donde marcó dos goles para igualar el partido, dando muestras de que a partir de allí comenzaría a forjar su inobjetable trayectoria con Les Bleus. Como internacional anotaría 31 goles en 108 partidos y obtendría la Copa del Mundo en 1998 disputada en su tierra y la Eurocopa Holanda-Bélgica en 2000.

Entrando en detalle, Francia 1998 fue la primera participación mundialista para el, en la que además los galos eran locales. El equipo francés ganó los 3 partidos de la fase de grupos y el ’10’ fue expulsado en el partido contra Arabia Saudita, convirtiéndose en el primer jugador francés en ser expulsado en un mundial. Luego, enfrentaron en los Octavos de Final a Paraguay venciéndolo 1-0, en los Cuartos de Final a Italia, a la que derrotaron en los penales tras empatar 0-0 en el tiempo reglamentario y en el suplementario, mientras que en las Semifinales derrotaron 2-1 a Croacia para llegar así a la finalísima frente a Brasil en la capital francesa. En dicho partido, Zidane y Francia tenían que enfrentarse a los campeones defensores. Sin embargo, los dueños de casa dominaron a la verdeamarelha desde el inicio y, con 2 goles del pelado y el restante de Petit, los locales obtuvieron el primer campeonato mundial para los tricolores. Zizou se convirtió en héroe nacional gracias a su actuación esa tarde y su imagen fue reflejada en el Arco del Triunfo de París.

Dos años después, llegaba el reto de la Eurocopa en Holanda y Bélgica, donde Les Bleus revalidarían sus Holanda) pergaminos. Siendo los principales candidatos de la prensa, los galos, con un rendimiento de menor a mayor (clasificaron segundos en su grupo detrás de se adjudicarían dicho certamen tras superar en la final a Francia en la instancia suplementaria de Gol de Oro. Un año más tarde, pero sin él en el equipo, los tricolores se adjudicarían la Copa Confederaciones 2001 en Corea y Japón. Posteriormente, el fracaso en la Copa del Mundo disputada en tierras asiáticas en 2002 marcó un tiempo de vacas flacas para los galos, en donde se puso en duda la continuidad del pelado debido a su bajo rendimiento y su poca contribución al equipo. Con la contratación de Raymond Domenech, el de ascendencia argelina disputaría la cita mundialista de Alemania 2006 en donde daría una lección a todos los amantes del buen fútbol.

 Harry Potter y Francia comenzaron pálidamente la Copa tras dos empates ante Suiza y Corea del Sur, sin embargo, el triunfo frente a Togo 2-0 y la victoria en Octavos de Final ante la dura España por 3-1 (con gol suyo) fueron el punto de partida para una gran Copa del Mundo tricolor. En Cuartos de Final, el Brasil de Kaká, Ronaldinho, Ronaldo y Adriano se rindió ante los pies del galáctico. Zinedine estuvo intratable, jugó uno de los mejores partidos de su carrera y dejó a los dirigidos por Domenech en semifinales, instancia donde con gol suyo vencerían a Portugal y accederían a la finalísima en Berlín. Al contrario de 1998, esta vez fue derrota. Italia y Francia empataron 1 a 1 (Zidane picó penal al principio del partido) y el ‘10‘ se fue expulsado por un cabezazo a Marco Materazzi, ríspido defensor italiano que lo agredió verbalmente. La imagen del francés abandonando el campo de juego y retirandose tristemente del fútbol fue una de las imágenes más chocantes de dicho mundial y quedará grabado a fuego en la memoria colectiva. La definición del partido siguió y en la tanda de penales, David Trezeguet estrelló su disparo en el travesaño y los azzurros se coronaron campeones. El final de su carrera fue triste pero su trayectoria imborrable.

Escrito por: @FacuRivera_