ROBERTO MOUZO, EL HOMBRE RÉCORD XENEIZE

1

“De chico supe que quería ser jugador de fútbol y como tenía un físico con tendencia a engordar, le dediqué mucho esfuerzo y sacrificio. Yo vivía para el fútbol, me entrenaba el doble que mis compañeros y me cuidaba muchísimo”. Sin tomarse la carrera con rigurosa profesionalidad, Roberto Mouzo no hubiera podido ser el jugador con más presencias en Boca Juniors.

Son 426 los partidos que el Mouzo disputó con el club de Casa Amarilla: 396 por torneos locales y 30 en certámenes internacionales. En esa treintena, las emociones no fueron pocas: fue partícipe del bicampeonato en la Copa Libertadores (1977-1978) y la obtención de la Copa Intercontinental ante el Borussia Monchengladbach. Pero además, el “Chacha” conquistó tres torneos locales. El último de ellos, recordado por ser el que tuvo a Diego Armando Maradona como figura de Boca: Metropolitano 1981.

Resultado de imagen para roberto mouzo lorenzo

Su padre Roberto José Mouzo hizo inferiores en Independiente, club del que era hincha. No obstante, el futuro ídolo de Boca decidió que el azul y amarillo serían los colores de su pasión, por influencia de su abuelo. Antes de comenzar su carrera, fue rechazado por los dos grandes clubes de Avellaneda: el Rojo y Racing. Luego entró en las inferiores de Boca y por su contextura física, entrenaba más que los demás. Mientas tanto, admiraba al peruano Julio Meléndez: “Tenía velocidad y una recuperación increíble”. Cuando hizo su debut en el Nacional de 1971, comenzaría a ser el sucesor de su ídolo.

Obsesivo por la preparación y estudioso de los rivales, se mentalizaba toda la semana en cómo iba a hacer para contrarrestar a los delanteros rivales. Comenzó como primer marcador central y luego se afianzó e hizo gran parte de su carrera como segundo central. Pero en donde y como sea, siempre dejó todo por jugar. Llegó a hacerlo con una hepatitis que le valió estar 50 días en cama. Tampoco quería salir nunca, y eso le valió arriesgar de más en la previa a la Intercontinental, por lo que no estuvo presente en Alemania el día de la hazaña ante el Monchengladbach, pero sí fue pieza clave para Juan Carlos Lorenzo en las demás conquistas. Tanto que el presidente Alberto J. Armando nunca estuvo dispuesto a negociar con los clubes que pretendían contratar al zaguero central.

En 1984, después de conflictos con la dirigencia por no cobrar los sueldos, la situación se comenzó a complicar. Quedó libre de forma inesperada, a fin de año, y aquello le significó una gran tristeza. Por su firmeza en el reclamo anterior, los demás clubes preferían no incorporarlo. Aún le quedaba tiempo de carrera. Llegó a firmar con Estudiantes de Río Cuarto, y tuvo la chance de convertirle a Boca de penal; el Xeneize ganó por 7-1 y el público festejó su gol como muestra de cariño y respeto por todo lo que le había brindado al club. Fueron 14 años y 426 partidos en Boca que hasta el día de hoy lo convierten en el jugador con más partidos oficiales en el club.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

1 comentario

  1. Pingback: Quilmes 1978: La tarde del título en el Gigante de Arroyito

Leave A Reply