RAFAEL ALBRECHT: EL PATRÓN DE LA CUEVA

1

José Rafael Albrecht (77) nació en Tucumán el 23 de agosto de 1941. De origen humilde, siempre tuvo claro que quería jugar al fútbol profesional. Miguel Muñoz, que hizo las inferiores junto con Albrecht, contó alguna vez que éste fue un profesional ciento por ciento. “Desde muy chico dijo que se dedicaría al fútbol de manera profesional. Se cuidaba en las comidas y no salía de noche. Para aquellos tiempos, estas características eran totalmente revolucionarias y así le fue”, contó el ex delantero. Se inició como jugador en Atlético Tucumán, y en 1957 con 16 años debutó en primera división del “Decano”, donde rápidamente se destacó y en 1960 se lo llevó Estudiantes de La Plata. Era un gran defensor, y no exento de gol.

En 1963 sus grandes actuaciones en el “Pincha” le abrieron las puertas de San Lorenzo de Almagro, quién lo compró en una cifra record para la época y por tratarse de un defensor. El “Ciclón” tuvo que pagar 10 millones de pesos para hacerse de sus servicios. En el 64 integró el equipo de los “Carasucias” con figuras de la talla del Veira, Doval, Telch, Casá y Areán,entre otros. Fue protagonista con “Los Matadores”, bicampeón de la AFA en 1968. Este elenco, dirigido técnicamente por el brasileño Tim, ganó invicto el Metropolitano, con la ofensiva más goleadora y la defensa menos vencida. Enormes jugadores como Villar, Rendo, Fischer y Veglio formaron parte de aquel plantel. En aquellos años, San Lorenzo jugó con tres defensores, porque Albrecht se iba permanentemente al ataque. Consultado sobre su experiencia jugando en la cueva, el “Tucumano” respondía: “Ese año hice un gran partido contra River, en Núñez, donde metí dos goles de jugada y arrancando desde atrás. Sorprendí a la última línea de ellos que tenía grandes jugadores como el uruguayo Matosas, Ramos Delgado y Varacka”, observó.
Argentina-Alemania, Mundial 1966.
Albrecht jugó en San Lorenzo entre 1963 y 1970. También fue campeón en México con León y con Atlas, entre 1971 y el 77. Era casi infalible ejecutando penales. De los 30 que convirtió entre San Lorenzo y la Selección, hubo dos que fueron decisivos. Así los rememoraba: “En La Bombonera, cuando Argentina le ganó a Bolivia y empató con Perú debí ejecutar dos penales casi calcados. Yo daba un paso y miraba de reojo a los arqueros; llegaba a la pelota y le daba fuerte, al palo opuesto al movimiento de ellos. Los arqueros me habían estudiado y ninguno se movía. Entonces, di dos pasos y en el último cambié la decisión, pegándole fuerte a media altura. Los dos remates, con diferencia de una semana y con 60.000 almas empujando, al final entraron. Pero no alcanzó y quedamos fuera de México 70”, apuntó. “
Formó parte de la Selección Argentina en dos mundiales, Chile 1962 y en Inglaterra 1966 (donde Argentina salió quinta). Su debut se produjo a los 19 años, cuando fue llevado a la Selección Nacional para una gira europea en 1960. Del mundial de Inglaterra quedó una gran anécdota, que el mismo Albrecht contaba: “En el Mundial 66 me expulsaron porque, la verdad, yo le metí con todo a un alemán con cara de perro que se llamaba Haller. El referí me decía a los gritos: ¡out, out, out! para que me fuera de la cancha“. Claro, aún no existían las tarjetas amarillas o rojas.
Homenaje de San Lorenzo de Almagro.
Es el séptimo defensor con mayor cantidad de goles de la historia del fútbol mundial, convirtió 95 goles en 506 partidos. Su paso por San Lorenzo quedará recordado para siempre, ya que una de las mitades del sector preferencial de la Platea Sur, lleva su nombre. Un defensor-volante que se adelantó a su época, que impuso respeto por su presencia física y por su juego depurado.
Share.

About Author

56 años, escritor. El fútbol y el rugby, mis pasiones. San Lorenzo de Almagro un sentimiento. Escribir sobre fútbol y sus protagonistas, un oficio que intento aprender día a día.

1 comentario

  1. Pingback: ROBERTO TELCH UN TIEMPISTA GENIAL

Leave A Reply