MARCELO SALAS ANTE LOS OJOS DEL MUNDO

0

La Supercopa de Italia 1998 marcó el debut de Marcelo Salas en Lazio. En la última jugada del partido, cuando el 1-1 llevaba al alargue, Salas salió del área. Se rescostó hacia la banda izquierda, descargó con Juan Sebastián Verón, y con la frescura que le quedaba, picó al vacío como un wing izquierdo. Tiró el centro, raso y hacia atrás. Mancini la aguantó, y con ojos en la nuca, asistió a Conceicao, que marcó el gol del título. El «Chileno», en su primer partido en Italia, ya había gritado campeón. El mundo le conocía.

La primera de las temporadas de «El Matador» en Lazio, fue la mejor desde lo individual. Convirtió 15 goles en 30 partidos de Serie A (1 gol cada dos partidos) y 8 gritos en otras competiciones. En total, 23 conquistas en 48 partidos. Brillante por ser su debut en Europa. Salas no debió adaptarse a un fútbol distinto, pese a que sólo tenía 24 años. Junto a Pavel Nedved, Roberto Mancini y Cristian Vieri, formaron un gran ataque que estuvo muy cerca del título: por un punto de diferencia, AC Milan se quedó con el Scudetto. No osbtante, el equipo conducido por Sven-Goran Erikson no se iba a quedar con las manos vacías: al título de la Supercopa de Italia, se le sumaron la Recopa de Europa 1998/99, por ese entonces, segunda competición más importante en el viejo continente, sólo por detrás de la UEFA Champions League. Aquel certamen reunía a los campeones de Copa en 48 federaciones. Lazio se quedó con el trofeo tras vencer por 2-1 al Mallorca de Héctor Cúper. Con dicha obtención, se ganó también el derecho de jugar la Supercopa de Europa 1999, ante el mismísimo Manchester United de figuras como David Beckham, Gary Neville, Paul Scholes, Andy Cole y Teddy Sheringham. El conjunto italiano alineó a estrellas como Alessandro Nesta, Matías Almeyda, y los mencionados Mancini y Nedved. El Man of the Match, fue Juan Sebastián Verón, quien luego recalaría en el United de Ferguson. Pero el autor del gol, no fue otro que Marcelo «El Matador» Salas, quien había ingresado a los 23 minutos del primer tiempo debido a la lesión de Simone Inzaghi. Otro título para Lazio, esta vez, con intervención directa del delantero chileno que atravesaba quizás, el mejor momento de su carrera, tras una gran performance con su Selección en el Mundial de Francia 1998. Se había convertido en un verdadero animal del área. Marcaba muchísimos goles de cabeza a pesar de su 1,74 metros. Su olfato goleador era mortal; matador.

Todavía quedaba más del equipo italiano, y por ende, había mucho más Salas para disfrutar. En la Serie A 1998/99, Lazio se sacó la espina clavada del subcampeonato anterior. A las ya mencionadas figuras, se agregaron otros dos nombres argentinos: Roberto Sensini y Diego Simeone. «Nos juntábamos muchas veces y hacíamos asados al estilo sudamericano, por eso no experimenté dificultades para adaptarme», explicó El Matador. La salida de Vieri al Inter de Milán fue el detonante para la explosión del croata Alen Boksic, quien resultaría ser un gran compañero de ataque de Salas. Por su parte, Juventus, dirigida por Carlo Ancelotti y comandada por Alessandro Del Piero y Filippo Inzaghi, tenía también una fortaleza defensiva espectacular, sustentada en el uruguayo Paolo Montero. La Vecchia Signora sólo recibió 20 goles en las 34 fechas disputadas, y además, fue el lider durante la mayor parte del torneo. Incluso, llegó a la última chance dependiendo de sí mismo, luego de ganarle 1-0 al gran Parma de aquellos años, con un cabezazo de Del Piero y un absurdo gol anulado al equipo de Hernán Crespo y compañía. Pero en la última fecha, ocurrió lo impensado. El humilde Perugia, en condición de local y con un campo de juego repleto de agua, le ahogó la fiesta a Juventus y desató la locura en Lazio, que había hecho su parte tras vencer 3-0 a Reggina. Un final de película que le permitió al conjunto romano ser campeón de Liga tras 26 años. Para Salas no era algo raro: ya lo había logrado en su Universidad de Chile, también como máximo goleador del campeón. Esta vez, 12 gritos le sirivieron para ser el hombre gol del equipo. Shevchenko (24), Batistuta (23) y Crespo (22), habían convertido aún más que él.

Luego de aquella conquista, las lesiones comenzaron a jugarle una mala pasada. Salas no convirtió ningún gol en la Coppa Italia 2000 que Lazio terminó ganándole al Inter por 2-1, con goles de Nedved y Simeone, en la recordada lesión ligamentaria de Ronaldo. Tampoco estuvo presente en la obtención de la Supercopa, otra vez ante el Inter, ya con dos argentinos en la delantera romana: Crespo y ‘Piojo’ López. Ese fue el arranque de su última temporada en el club con el que más títulos logró. Tras 8 goles en 33 partidos disputados en la Temporada 2000/01, Marcelo Salas partió a Turín para jugar en Juventus junto a Del Piero, Nedved, Camoranesi, Trezeguet, Thuram y Davids. Sin embargo, una rotura de ligamentos en su rodilla derecha lo alejó de las canchas durante mucho tiempo. Y ya nada pudo volver a ser como antes. Apenas convirtió 1 tanto en la obtención del Scudetto, y de penal. Al año siguiente, la ecuación se repitió. Del Piero, con un doblete vs Parma, le dio a «El Matador» otro título, casi simbólico. Y a mediados de 2003, se consumó otro Scudetto para la Vecchia Signora, con apenas 1 gol del Matador, para el triunfo ante Udinese. Ese año, Juventus perdió en los penales la final de la Champions League, vs Milan, pero Salas casi ni había sumado minutos. La elite ya no era su lugar. Llegó un llamado de Sudamérica: River Plate era el lugar indicado para volver a ser felíz.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!