MÁGICO GONZÁLEZ: EL QUE NO QUISO SER UNA LEYENDA

1

Jorge González, conocido por todos como Mágico, era impredecible, tanto adentro de la cancha, como fuera de la misma. El Salvadoreño era un amante de la noche, pero cuando llegaba la hora de jugar los partidos, los hinchas le perdonaban su indisciplina y disfrutaban de su fútbol. Esta es la historia del jugador que lo tenía todo para ser una leyenda del fútbol mundial, pero no quiso.

Nacido un 13 de Marzo de 1958, Jorge “Mágico” González es considerado por la IFFHS como el mejor jugador Salvadoreño de todos los tiempos, y es para muchos, el jugador más talentoso de todos. Comenzó su carrera en el ANTEL, en el año 1975. Allí, el periodista Rosalío Hernández lo bautizó como El Mago. Jugó en la liga de su país durante varios años, hasta que llegó el Mundial de España 1982.
De la mano del Mágico, El Salvador clasificaba al Mundial de España 1982. El Mundial no fue bueno para los Salvadoreños, quedaron eliminados en la fase de grupos, recibiendo 15 goles y perdiendo los tres partidos. A pesar de esto, el mundo hablaba de Jorge González, hasta ese momento un desconocido que había impresionado a todos y se había ganado un lugar en el once ideal del mundial. Después de su gran actuación en dicho certamen, Cádiz CF lograba contratarlo.
En pocos partidos, el Mágico se metió en los corazones de la afición del Submarino Amarillo. Impresionando a propios y extraños con su talento, su pegada y sus golazos, lograba que todos hablen de él. Lo tenía todo para ser una leyenda del fútbol mundial, pero había algo que le impediría serlo: su indisciplina.
Resultado de imagen para magico gonzalez
Cuentan que dormía entre 15 horas por día, pero el problema no era las horas que él dormía, sino que no dormía de noche, porque se la pasaba en bares o discotecas. Todos sabían de su fanatismo por la noche y las fiestas, pero nadie se hacía problemas, porque el fútbol del Mágico hacía que valga la pena soportar su indisciplina.
En un trofeo Ramón de Carranza, Cádiz enfrentaba a Barcelona y el crack se quedó dormido. Debido a eso, no llegó a jugar el primer tiempo, pero si la segunda parte. Cuando él llegó, su equipo perdía 0-3, pero terminaría dando vuelta el partido con dos goles y dos asistencias suyas. Una muestra de como era él, tanto fuera como dentro de las canchas.
En el descanso de un partido ante el Atlético Madrid en el Vicente Calderón, el Mágico volvió a quedarse dormido, esta vez en la mesa de masajes, mientras el técnico Milosevic daba sus instrucciones. Esto produjo que horas después, el técnico hablara con el presidente para hacer algo al respecto, pero éste, se puso del lado del jugador, argumentando que tenía “el sueño cambiado”. Finalmente, el entrenador fue destituido de su cargo.
En la temporada de 1983/1984, varios equipos lo buscaban tras el descenso del Cádiz, entre ellos, Atalanta, club que ofreció una muy buena cifra, tanto para el club como para el jugador. Cuando el representante del jugador le preguntó donde quería continuar su carrera, él preguntó: “¿Venden pescado frito como el que hay aquí?”. Ante la negativo, el Mágico dijo que quería continuar en Cadiz, y así lo hizo. Seguía siendo el mismo jugador de siempre, ése que era capaz de hacerlo todo cuando llevaba la pelota en los pies, pero afuera de la cancha, era cada vez más incontrolable. En la temporada 84/85, González se vio obligado a salir del Cádiz por sus constantes actos de indisciplina. Barcelona, que contaba en sus filas con Diego Armando Maradona, se interesó en él. Como prueba, los Blaugranas realizaron una gira por América. ¿Qué mejor oportunidad para probar al crack que ésta?
En la cancha, como siempre, fue el jugador perfecto. Ése que el equipo necesitaba, pero hubo un incidente que hizo que los Culés dieran marcha atrás con su fichaje. El plantel estaba hospedado en un hotel, cuando la alarma de incendio sonó. Todos los jugadores evacuaron el lugar, menos uno, el Mágico. Minutos después, los bomberos lo encontraron en su habitación, en la cama, pero no estaba precisamente durmiendo, estaba teniendo relaciones con una mujer. Tras su fallido fichaje con el Barcelona, González pasó al Valladolid. Allí, siguió con una intensa y alocada vida privada, a pesar de todas las precauciones que el club había tomado para impedir que eso suceda. En una oportunidad, en un bar, un hombre le comentó que sus zapatos eran muy bonitos. Mágico, se los regaló y abandonó el lugar descalzo. Finalmente, se fue del club, jugando solo nueve partidos y anotando un gol.
Aunque el presidente del Cádiz había asegurado que Jorge González nunca más iba a volver al club, se vio obligado a concretar el regreso del ídolo debido a la gran presión popular. Se mantuvo en el club durante otros cinco años, lapso en el cual seis técnicos dirigieron al equipo. Decidió volver a El Salvador en el año 1991 tras ser denunciado por su esposa, que lo acusaba de haberla violado.
Luego continuó su carrera en el Club Deportivo FAS, donde se retiró a los 42 años. Intentó seguir ligado al fútbol, pero ya nada era igual. Por eso, según muchos cuentan, se dedicó a ser taxista.
Frases y curiosidades

Mis ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Yo sólo juego para divertirme”, admitió en sus épocas de jugador.

Yo he respetado mucho al fútbol, al que no respeté fue a mí mismo. Supongo que me cuidé menos que el resto porque venía de un fútbol sin fundamentos, es como ir a la universidad sin haber ido a la escuela”, reconoció en el año 2003.

Aún hoy trato de cuidarme, pero me sigue gustando mucho la noche. No habría día sin la noche…”, reconoció en 2013.

  • Mágico González tuvo cuatro hijos, con tres mujeres distintas.
  • Vidal, uno de sus técnicos en Cádiz, siempre lo buscaba por las noches en las discotecas, y el Mágico se escondía en las cabinas del DJ para no ser descubierto. En una oportunidad, se quedó dormido toda la noche detrás de una cortina.
  • Mágico es el creador de la “elástica”, jugada que muchos años después, se hizo conocida gracias a Ronaldinho.
  • En su breve paso por el Barcelona, Mágico se hizo muy amigo de Diego Maradona. Hasta el día de hoy, cuando el argentino habla de Jorge, elogia su fútbol.
  • Desapareció durante una semana. Se marchó tras una reunión con el presidente del Cádiz, en la que Mágico prometió que se iba a portar bien.

Esa es la historia de un loco, de un hombre que fue distinto a todos, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Un loco que logró quedar en la historia, por sus lujos, sus goles, su indisciplina, pero por sobre todo, su personalidad.
Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

1 comentario

Leave A Reply