José Néstor Pekerman

ES LA CARRERA DE JOSÉ

Argentina es un país hermoso, con muchas riquezas tanto geográficas como culturales, pero a su vez es muy extraña. Es uno de los pocos lugares donde la gente que hace las cosas bien no es reconocida como lo merece. Le pasó a Lionel Messi, sucede con Diego Armando Maradona y, otro claro ejemplo, es el de un técnico poco valorado en su propio país, que trabaja en el extranjero: José Néstor Pékerman.

El director técnico, nacido en Entre Ríos el 3 de septiembre de 1949, despliega toda su sabiduría en la Selección Nacional de Colombia, donde la clasificó en segundo lugar detrás de Argentina. En el país cafetero es adorado, mientras que en nuestro país fue una víctima más de los resultadistas.

En las divisiones juveniles, armó un grupo sólido y fue uno de los primeros en darle la libertad a Juan Román Riquelme para que se desarrolle en la posición de enganche, una posición muy rara para el fútbol áspero que se juega habitualmente. Sus equipos se caracterizaban por tener un control de la pelota excesivo y atacar con profundidad. Obtuvo tres campeonatos del mundo Sub 20 (Qatar ’95, Malasia ’97 y Argentina ’01), dos Sudamericanos Sub 20 (Chile ’97 y Argentina ’99) y el Torneo Esperanzas de Toulon Sub 21 en 1998. En el año 2000, el entrenador consiguió el premio al mejor técnico de la década, que compartió junto a Carlos Bianchi.

Por los excelentes resultados en los juveniles del seleccionado argentino, llegó a dirigir Selección Mayor en el Mundial de Alemania 2006, donde su equipo se volvió en cuartos de final tras perder por penales ante el local. Ese conjunto se volvió de manera invicta, incluso superando el famoso «grupo de la muerte» que integraba con Serbia y Montenegro, Holanda y Costa de Marfil.

Luego de esa Copa del Mundo renunció a su cargo y, pese a los intentos de Julio Grondona por reconsiderar esa dimisión, el director técnico fue reemplazado por Alfio Basile. Pékerman, en tanto, siguió su carrera en México, donde dirigió al Toluca y Tigres, para luego llegar a la Selección de Colombia, donde hizo una gran eliminatoria, quedando solamente por detrás de Argentina para encarar el Mundial de Brasil 2014 con toda la fe.

Como muestra de su gratitud, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le ofreció la nacionalidad de su país en una entrevista radial, como agradecimiento por parte de los 47 millones de colombianos que disfrutan día a día de su labor.

En una Argentina donde los resultados mandan, José Néstor Pékerman fue víctima de las letales críticas de quienes hablan con el diario del lunes en la mano. Así las cosas, fue a trabajar a otros países, donde la tranquilidad, la paz y la palabra «proyecto» van de la mano. Difícilmente un entrenador de estas características tolere la presión de dirigir en la Primera División de nuestro país. El inventor de grandes cracks que vimos y aún vemos en acción disfruta su estadía en Colombia mientras piensa en qué otro país será un ídolo venerado. Llevándolo a otras personas, Lionel Messi despliega su fútbol en España, aunque es cierto que su fútbol es de otro planeta, nunca pudo desarrollarse en su país natal. Marcelo Bielsa tuvo que irse a Chile y España, donde hoy lo aman. Gerardo Martino hizo lo suyo en Paraguay y ahora en Barcelona. Diego Maradona tuvo que exiliarse en Dubai. En Argentina, mientras, vemos como los demás disfrutan a nuestros propios ídolos.