Jorge Valdivia

EL ÚLTIMO DE SU ESPECIE

Jorge Valdivia es un jugador extraordinario y genial para sus fans. Sin embargo es difícil describir al Valdivia jugador aunque algunas frases de sus admiradores lo retratan:

– “Un mago con la pelota, define partidos solito”.

 – “Talento puro, gran técnica”.

 – “Jugando por el Palmeiras ha sido un genio”.

Para muchos es un jugador imprescindible en la Roja chilena, para otros un tipo discutido: talentoso pero lagunero.

Su juego presenta elementos de alta calidad que son innegables. La visión, el arte y la astucia del jugador incluso a sus 31 años de edad, siguen siendo un espectáculo para la vista. La inteligencia magistral y velocidad de pensamiento que Valdivia posee, se traducen en la capacidad de procesar de manera mental lo que pasa a su alrededor y decidir qué hacer con el balón antes de recibirlo.

Esta capacidad para leer el juego, junto con su habilidad para administrar balones y lanzar pases decisivos, brillantes y en las zonas que más daño hacen al rival, es lo que los hinchas chilenos han admirado en Valdivia a lo largo de los años.

Y el mediapunta, en los Cuartos de Final de la Copa América 2015, fue ese creador de juego clásico, aquel de la vieja escuela, siempre en busca de explotar los pequeños espacios que dejaba el tramado defensivo del siempre duro Uruguay. Esa noche, el Mago fue para adelante con decisión pero también supo ser una opción de salida y desahogo viable para que sus compañeros de equipo no dudaran en encontrarlo cuando más lo requerían las circunstancias del partido, especialmente bajo presión extrema de un marcador que se mantuvo 0-0 hasta casi el final del encuentro.

Aparentemente imperturbable ante cualquier forma de presión uruguaya, Valdivia se comportó de una manera que irradiaba tranquilidad y compostura. Regaló momentos sublimes como aquel caño a Jorge Fucile que dejó al defensor sentado en el césped del Estadio Nacional de Santiago.

Falta el paso final en la carrera de Jorge Valdivia. La gran oportunidad para demostrarles a sus más acérrimos críticos que su talento puede llevar a Chile a ganar su primera Copa a nivel selección nacional. Al otro lado se encontrará con la Argentina de Lionel Messi nada menos. Tal vez ese haya sido siempre el deseo de Valdivia: jugar un partido importante y ser la figura excluyente, nada más y nada menos, frente al mejor jugador del mundo.

 Raúl Vergara
(@raulvb)