EL ÚLTIMO GRAN CAUDILLO

1

Se ratificó lo que se daba, Gabriel Iván Heinze se retirará del fútbol una vez terminado el Torneo Final y la Copa Libertadores. En PasionFulbo hacemos un repaso de su exitosísima carrera. El pasado 21 de Marzo, los hinchas de Newell’s amanecieron con una peculiar carta que decía lo siguiente:

”Como todo en la vida, los sueños también se terminan. Ser parte del club más lindo de la Argentina siempre lo llevaré en el corazón. Quiero contarles que al final de esta temporada no seré más jugador del club. Esta vez, lamentablemente, no puedo contra la realidad de mi cuerpo, que me plantea un partido que no encuentro forma de ganar. Jugaría toda mi vida en Newell’s, pero sé que no debo ser egoísta: el amor por los colores también se demuestra con actitudes responsables y con gratitud a una institución que sólo me regaló alegrías. Llegó la hora de dar por finalizado mi vínculo contractual con N.O.B., aunque cumpliré lo firmado y honraré mi palabra. Y, sobretodo, daré lo mejor de mí en los meses que siguen, porque siempre estará la institución por delante. Confío en que la dirigencia del club destine el dinero que resigno a las divisiones inferiores, donde siento que está el futuro de todos los que queremos a Newell’s.  Ese es mi deseo, que expresa mi eterna fidelidad como hincha. Les mando un fuerte abrazo, Gaby Heinze”.
Nació en Crespo, Entre Ríos, un 19 de Abril de 1978 y adquirió el apodo de ”Gringo” gracias a sus rasgos descendientes de alemanes de Volga. Se inició futbolísticamente en su ciudad natal, más precisamente, en la Asociación Deportiva y Cultural, donde jugaba junto a su hermano Sebastián. Tiempo después, viajó a Rosario para probar suerte en Newell’s Old Boys, donde, según palabras suyas, ”llegó a primera porque corría mucho”. Su debut se produjo en 1997 y tras jugar tan sólo 8 partidos, el presidente Eduardo López confirmó a fin de torneo su emigración al viejo continente.

”Yo marcaba la diferencia corriendo, corría sobremanera, por ahí me pasabas y me tenías a los 2 segundos al lado tuyo de vuelta, era incansable. Saltaba, metía, corría, enamoraba a los técnicos con eso”.

Declaración en el programa de Fantino en ESPN mientras jugaba en Madrid.

Su aventura europea no comenzó de la mejor manera, puesto que Real Valladolid lo fichó y no lo utilizó en ningún partido. Ante la necesidad de minutos, decidió ser cedido al Sporting de Lisboa portugués, donde sólo jugaría 5 partidos. Sin embargo, la vuelta al elenco vallisoletano sería muy positiva: Disputó 54 partidos, marcó 1 gol y se marchó hacia Francia, más precisamente hacia el Paris Saint-Germain, escuadra que lo ficharía en 2001. En el conjunto parisino disputaría 105 partidos y gritaría 4 goles, obteniendo la Copa de Francia en 2004. Tiempo al tiempo, su fútbol y liderazgo sedujeron al Sir Alex Ferguson, quien lo incorporó a su Manchester United en el verano europeo de dicho año. Con los diablos rojos obtuvo la Capital One Cup en 2006 y una Premier League en la temporada 2006/07. Desde su llegada en 2004 y hasta su partida en 2007, Heinze contempló el respeto tanto de la afición como de las piezas claves del equipo: Ryan Giggs, Wayne Rooney y Paul Scholes, hombres que lo tuvieron como referencia en muchos casos. Por unanimidad de la dirigencia madridista, el entrerriano fue fichado por el gigante Real Madrid en 2007 a cambio de 12 millones de euros.

”En Manchester United jugabamos un fútbol importante pero yo ni tocaba la pelota. Yo la recuperaba, se la daba a Giggs o Cristiano y punto. Si pasaba la mitad era porque tiraban una pelota larga y tenía que correrla”.

Declarando sobre su paso por el elenco de Sir Alex.
 

En una primer temporada muy buena en lo personal, consigue junto al merengue la Liga Española en mayo de 2008. Durante su paso por la casablanca dejó en claro su polivalencia para defender, ya que ocupó las posiciones de zaguero central, líbero y lateral izquierdo con frecuencia. El ”Gringo” decidió volver al fútbol francés y fue incorporado por el Olýmpique de Marsella en julio de 2009. En el equipo marsellés disputaría dos temporadas, jugando 75 partidos y marcando 10 dianas. El 23 de julio de 2011 se dio a conocer su traspaso a la Roma. Así, Gabriel Heinze se incorporó al selecto grupo de jugadores que se dieron el lujo de jugar en las tres principales ligas europeas (Premier League, Liga Española y Calcio). Todo un lujo. En el conjunto capitalino jugó 32 partidos en su única temporada.

En Agosto de 2012, su corazón habló. Newell’s Old Boys, el club que lo había visto nacer y que tanto amaba arrancaba la temporada en zona de descenso. Heinze inició rápidamente las tratativas de desvinculación con la ”loba” y se unió a las filas del club rojinegro para disputar la temporada 2012/13 bajo las órdenes de Gerardo Martino. Tras cosechar un subcampeonato en el Torneo Inicial 2012, la lepra rosarina se coronó campeón del Torneo Final 2013 con 38 puntos y además llegó hasta las semifinales de la Copa Libertadores, cayendo por penales ante el campeón Atlético Mineiro en una llave donde los de Martino fueron más. El ”Gringo” formó dupla en el fondo junto con Santiago Vergini y, yendo de menos a más se convirtió en uno de los puntos más fuertes del equipo. Debido a que su primera etapa fue breve, convirtió su primer gol en Newell’s recién un 11 de junio de 2013 en la goleada a Unión por 5 a 0. En total contabiliza 3 goles con la casaca rojinegra, y aún le quedan varios partidos por jugar, recordemos que dejará la actividad una vez terminadas todas las competencias de los dirigidos por Alfredo Berti en el semestre.

“Yo ya me siento campeón, por todo el esfuerzo de estos chicos. Estamos en tres competiciones y hoy jugamos un partido bárbaro, con una personalidad tremenda. Me siento campeón por eso. Falta matemáticamente, pero no me interesa si peco de agrandado. Tarde o temprano siento que voy a levantar este título”. 

Newell’s ganaba en Rafaela y quedaba a tiro del título. Entre mesura y cautela, Heinze habló con el corazón.
”Desde Newell’s le enseñamos al hincha que para ganar hay que hacer 10 pases para atrás. Nunca nos importó cuando aparecieron los primeros murmullos porque defendemos una idea en cualquier lugar”.
Sus palabras luego del subcampeonato obtenido en el Torneo Inicial 2013.
Su paso por la Selección Argentina:

Pese a disputar un Preolímpico en Brasil durante 1999, su debut absoluto fue de la mano de Marcelo Bielsa el 30 de abril de 2003 en la victoria frente a Libia por 3 a 1. De la mano del ”loco” fue medallista olímpico en Atenas 2004, consiguiendo el oro junto a Carlos Tévez, César Delgado, Lucho González y Javier Saviola. Además, disputó la Copa Confederaciones 2005 y la Copa América 2007; formó parte del plantel subcampeón en la Copa América 2004, donde marró un penal frente a la canarinha en la definición desde los doce pasos y disputó los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, convirtiendo un gol en este último.

Jugó sus últimos partidos en Sudáfrica y decidió retirarse de la selección. Sus constantes duelos dialécticos con la prensa y su influencia en la opinión pública terminaron desgastando la estancia del ”Sonri” en el plantel nacional. En total disputó 71 partidos con la albiceleste, marcando 3 goles.

“Lo que siento por Marcelo es agradecimiento, ya que me dio la posibilidad de sentir esta camiseta y de crecer como persona. Bielsa se la jugó por mí cuando pocos lo hubieran hecho y por eso no me canso de darle las gracias”.

Heinze refiriéndose a Bielsa en un reportaje en 2007.
5 perlitas de la carrera de Gabriel Heinze:

ARENGA. Durante su estancia en La Casablanca, el ”Gringo” arengaba de esta forma a sus compañeros, un verdadero caudillo:
 
GARRA. Así defendía el Manchester United cuando Heinze ocupaba la zaga central. Monstruoso.
PERTENENCIA. Un conjunto musical oriundo de su ciudad, ”Los Reales” le dedicaron una canción. ”Ya llegó, ya llegó, el Gringo y su corazón”:
CHOQUE. Luego del gol de Higuaín a México en Sudáfrica, el ”Sonri” se golpeó con una cámara que seguía de cerca el festejo. El video es curioso y cómico a la vez.

PRIVILEGIO. Gaby fue uno de los pocos jugadores que tuvo la suerte de ser compañero de Ronaldinho (en Paris Saint Germain), Cristiano Ronaldo (en Manchester United y Real Madrid) y Lionel Messi (en la Selección Argentina). Cosas como esta lo posicionaron en la élite mundial.

El mundo sobre Heinze:
Decidimos recopilar declaraciones de distintos profesionales de cada ciudad en la que el ”Sonri” jugó. En cada país dejó su huella (en algunos más que otros) y por eso nos remitimos a los especialistas que la cadena Goal tiene alrededor del mundo, y ellos recuerdan su paso con análisis y anécdotas:

Alberto Pinero – Goal España.
”Estuvo en el Real Madrid dos temporadas, pero no tuvo demasiados minutos en cancha. Por varios motivos no pudo explotar del todo: Uno de ellos es que Pepe y Cannavaro estaban en un gran nivel mientras que Heinze ya venía del Manchester United con 30 años. Se valoraba mucho su experiencia y su profesionalismo en el vestuario, donde se decía que era inflexible y mandaba como el más experimentado pese a no llevar mucho tiempo en el club. De hecho, siempre era el relevo habitual en la defensa cuando faltaba un central o un lateral zurdo, tenía una polivalencia increíble. Heinze llegó en una mala época al Real Madrid. Sobre todo, en su segunda temporada, que fue cuando dimitió el presidente Ramón Calderón, despidieron a Bernd Schuster y cayeron eliminados en Champions por el Liverpool, pero en Madrid hay un buen recuerdo de su paso por la Casablanca”.

Hocine Haurzone – Goal Francia.

”Gaby Heinze y Juan Pablo Sorín ganaron la Copa de Francia con PSG en 2004, pero no pudieron jugar la final porque habían sido convocados para la Selección argentina. Ese día, los hinchas llevaron una bandera que decía: “La copa para Gabi y Juampi”, en agradecimiento a lo que habían hecho durante esa temporada. Después de eso, Heinze se fue a Manchester United. Cinco años más tarde se puso la camiseta de Olympique de Marsella, algo inusual ya que es el otro grande del país galo, y ganó una liga. Loic Rémy, una de las promesas de Francia, contó que Heinze siempre estuvo junto a él motivándolo: “Sos mucho mejor que esto. No dudes de tu potencial”, le insistía el Gringo, que a pesar de haber jugado en los dos equipos más grandes de ese país, sigue siendo querido por ambas hinchadas”.

Renato Maisani – Goal Italia.
”Heinze jugó sólo una temporada en Roma. Llegó a los 33 años y lo que más se esperaba era que transmitiera su experiencia, y eso fue lo que sucedió. Fue el guía de la defensa aunque su aventura italiana coincidió con la mala gestión de Luis Enrique, y por eso al final de la temporada en el club decidieron ceder a algunos y desvincular a otros, entre los que se encontró Heinze. Sin embargo, la gente siempre lo valoró como referente y lo consideraban un guerrero adentro de la cancha”.

Para finalizar la nota no queda nada más que aclarar, excepto que hay cosas que son indiscutibles. Gabriel Heinze decidió ponerle punto final a su carrera cuando se termine este torneo y su trayectoria es intachable. Por más argumentos que planteen, mediocres son quienes lo menosprecian. No fue un central exquisito, ¿pero cuántos lo fueron a lo largo de la historia de este deporte? Fabio Cannavaro no salía del área tirando caños y sin embargo ganó un Balón de Oro. El ”Gringo” quedará en la historia como un profesional que hablaba, sentía y jugaba con el corazón, sin importarle el ”¿qué dirán?”. Los mejores equipos del mundo lo cobijaron y el señor implantó su garra y tesón en todos los clubes. Se dio el lujo de jugar dos mundiales y además, decidió arriesgar y volver a la Argentina a jugar a Newell’s. ¿Por qué arriesgar? Porque podría haber hecho un cómodo negocio e irse a jugar a una liga exótica, donde pagaran el doble (o hasta el triple) de lo que paga un club argentino. Sin embargo, se dejó llevar por el impulso sentimental que te genera el amor por tu equipo y sacó al elenco rosarino del pozo coronándose campeón. Es por eso que, para todos los hinchas del fútbol, Gabriel Ivan Heinze es el último caudillo.

Share.

About Author

Redactor en @PasionFulbo. Bielsista y Guardiolista. Soldado de Martino y Messi. Leproso. En el fútbol se juega como se vive.

1 comentario

Leave A Reply