EL FIN DE UNA ERA: SCHWEINSTEIGER DEJA BAYERN MUNICH

0

El pasado sábado se confirmó una noticia que sorprendió al fútbol alemán, y sobretodo al Bayern Munich. La dirigencia bávara comunicó que Bastian Schweinsteiger, tras 17 temporadas defendiendo el dorsal 33, fue transferido al Manchester United. Una sacudida importante para una afición que desde el primer segundo de la confirmación llenó las redes sociales con mensajes de apoyo: #DankeBasti fue una de las tendencias más frecuentadas en Twitter. Un fin de ciclo que se fue gestando luego del triplete en 2013 por diferentes lesiones, y también por cortocircuitos con Pep Guardiola, técnico con el cual -aparentemente- Bastian nunca habría tenido feeling.

L

a historia de Schweini y su amor al Bayern tiene 17 años de antigüedad. Nació en Kolbermoor y se unió a la escuadra bávara en 1998, con tan sólo 13 años. Desde allí, pasó por todas las divisiones inferiores pertinentes hasta unirse profesionalmente al Bayern Munich B en 2001, momento en el cual decidió priorizar el fútbol por sobre el esquí, donde también sobresalía. Tras su gran desempeño en el campeonato de la juventud alemana en 2002, Bastian pasó a jugar en reserva, saltando rápidamente al primer equipo de la mano del enorme Ottmar Hitzfeld, quien lo comenzó a ubicar de lateral izquierdo. Su debut oficial se produjo por UEFA Champions League, ante Racing de Lens, el 13 de noviembre, cuando sustituyó a Mehmet Scholl. Disputó 14 partidos esa temporada y obtuvo doblete (Bundesliga y DFB Pokal). Sorpresivamente, pese a sus buenas actuaciones y su participación en la Copa Confederaciones 2005, con la llegada del técnico Felix Magath, Schweinsteiger fue enviado nuevamente a la reserva. Sin embargo, el apoyo que le brindó Jurgen Klinsmann -por entonces el seleccionador alemán- fue muy importante para que el mediocampista fuese titular en el Mundial de Alemania 2006: Asistencia perfecta (7 partidos jugados de 7 posibles) con 3 asistencias y 2 goles, ambos en el tercer puesto frente a Portugal. Aquella cita mundialista sería el punto de partida para un joven que comenzaría a progresar de manera ilimitada en su club.

Luego de su rendimiento en aquel certamen, regresó lógicamente al primer equipo nuevamente de la mano de Hitzfeld y el gigante de Bavaria volvió a obtener un doblete. Para el final de la temporada 2007/2008, ¨Fussballgott¨, como lo apodó su afición, ya tenía en su haber 135 partidos y 10 goles. El 15 de agosto de 2008, renovó su vínculo con la entidad hasta 2016. En total, Schweini disputó 495 partidos, anotó 66 goles y obtuvo 23 títulos. Entre ellos se destacan: 8 Bundesligas, 7 copas alemanas (DFB Pokal), 4 supercopas alemanas, una Champions League, una Supercopa Europea y un Mundial de Clubes. Logros que lo convierten en uno de los jugadores con más títulos de la historia del Bayern.

Luego del triplete obtenido en la temporada 2012/2013 bajo la batuta de Jupp Heynckes, la llegada de Pep Guardiola revolucionó toda Alemania. El catalán aceptó el desafío y al asumir se encontró con la vara muy alta. Los bávaros obtuvieron la Supercopa Europea, el Mundial de Clubes y el doblete en la temporada 2013/2014 pero cayeron estrepitosamente en semifinales en el clásico europeo frente al Real Madrid (global de 0-5), en la Champions League. La temporada pasada, con la llegada de Xabi Alonso, el sinfín de esquemas utilizados por Pep, quien osciló entre el 4-3-3, 3-4-3, 3-5-2 y 4-2-3-1, sumado a la inserción de Philipp Lahm, quien dejó el lateral derecho para pasar al mediocampo, conllevó en la pérdida de la titularidad de Bastian, quien venía de coronarse campeón con la Mannschaft en Brasil, comenzó a chocar con el técnico y a frecuentar el banco de suplentes. La dura caída del equipo alemán en el Camp Nou (categórico 0-3 ante el Barcelona de Messi) aumentó la tensión en las entrañas del plantel, y los rumores del conflicto entre jugador-técnico se fueron acrecentando. El punto final, el que todos conocemos, el principio de esta nota. El fin de un ciclo que tuvo muchas alegrías y donde el volante logró gran identificación con la afición. Bastian Schweinsteiger se pondrá la camiseta de los Red Devils y volverá a ser dirigido por Louis Van Gaal, un entrenador que le aportó mucho a su juego mientras estuvo al frente de la escuadra muniquense. Por un lado, la Bundesliga y el Bayern pierden un símbolo, y por el otro, la Premier League adhiere otra estrella a su espectáculo.

Share.

About Author

Redactor en @PasionFulbo. Bielsista y Guardiolista. Soldado de Martino y Messi. Leproso. En el fútbol se juega como se vive.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!