Bas Dost

EL HOLANDÉS GOLEADOR

En 2015 el Wolfsburgo tiene un delantero estrella que recuperó su estela. Tras un olvidable primer semestre, este holandés recuperó la llave para abrir el arco rival, y a fuerza de goles, se transformó en el máximo goleador en una liga de Europa. En lo que va del año lleva 11 tantos (dos de los cuales se los hizo al Bayern Munich). Pero, ¿quién es Bas Dost, el nuevo rompe redes del fútbol alemán?

Nacido con pie plano, al igual que Johan Cruyff y Ruud Van Nistelrooy, desde pequeño destacó en el club juvenil Germanicus por su potencia al patear y su buena colocación. Por esta razón, con apenas 12 fue convocado por el FC Emmen para pulir sus características y terminar su preparación para ser un profesional. A pesar del interés del RoPS de Finlandia para llevárselo, en 2007 firmó su primer contrato con su equipo de inferiores.

Pero su relación con el Emmen sería corta, ya que tras marcar seis goles en 23 partidos (tres de ellos en el clásico frente al Veendam), le llegaría su oportunidad en la Primera División de los Países Bajos, defendiendo la camiseta del Heracles Almelo por un traspaso de alrededor de 300 mil euros. Como se presuponía, la apuesta sería ampliamente correspondida con un total de 18 anotaciones en dos temporadas. Con este buen presente, Bas Dost también se ganó la chance de formar parte de las selecciones sub-20 y sub-21 de su país. A su vez, según los rumores, llamó la atención también del gigante Ajax, aunque ese finalmente no fue su destino.

3.200.00 fueron suficientes para que el por entonces juvenil de 20 años fichara en el Heerenveen, también de la máxima liga de su país. Allí fue su máxima explosión, al lograr marcar 13 tantos en su primer Eredivisie en el club y 32 en la segunda, donde fue el goleador del campeonato. Como curioso, se puede rescatar que hizo cinco goles en un partido en 2011, marca que años más tarde estaría cerca de repetir en su siguiente equipo.

Su altura de 1,96 metros, su potencia de cara a la portería rival, su gran colocación y su tenacidad para romper la defensa contraria fueron suficientes para que el Wolfsburgo de Alemania desembolsara aproximadamente 7 millones de euros para hacerse con sus servicios, contando con que sería más una compra segura que una apuesta. Pero a pesar de sus números previos, no le sería fácil adaptarse.

Además de una pobrísima producción de goles (apenas 17 en 2 años, siendo que se suponía que venía a convertirse en artillero de la Bundesliga),  tuvo una lesión grave de tobillo que lo alejó del campo de juego durante 134 días en la temporada 2013/14; lo que también lo alejó de la selección absoluta dirigida en ese entonces por Louis Van Gaal. Esta situación lo llevó a pensar, según dijo, en irse del equipo alemán o, incluso, retirarse del fútbol. Pero siguió, y el tiempo le dio la razón.

Tras la venta de Ivica Olic al Hamburgo, Dost logró hacerse un lugar en el once inicial y pudo empezar a pagar su fichaje con goles (un total de 13 en lo que va del año): 2 al Bayern Munich, 1 al Hoffenheim, 4 al Leverkusen, 2 al Hertha Berlin y 2 al Werder Bremen; además de otros 2 al Sporting Lisboa por la UEFA Europa League. Como consecuencia, su equipo se afianzó en el segundo puesto liguero y sigue avanzando en la UEL.

¿Podrá este delantero mantener su altísima performance? ¿Logrará ser tomado en cuenta por el entrenador Guus Hiddink para la selección holandesa? Solo sus minutos en cancha lo determinarán. Pero, por lo que hasta ahora demostró, Bas Dost se convirtió en la nueva estrella joven de los Países Bajos.