Unión 1-2 River 2020

MADELÓN, GALLARDO Y QUINTERO

Marcelo Gallardo siempre se caracterizó por ser un gran estratega. Su visión del juego dentro del campo en sus días de jugador también es elogiada ahora como entrenador. Sus planteos siempre buscan potenciar cualidades propias y explotar las debilidades de sus rivales. No obstante, en el encuentro ante Unión en Santa Fe, Leonardo Madelón lo anticipó y maniató al 5-3-2 de River (ya habitual en este 2020), ya que dispuso un claro 5-4-1 con un mix de duelos individuales y vigilancias zonales.

Con Bruno Blasi, Franco Calderón y Claudio Corvalán como centrales, Unión logró superioridad numérica y resguardo ante la temible dupla que conforman Matías Suárez y Rafael Santos Borré, mientras que Francisco Gerometta y Federico Milo estaban en igualdad ante la amplitud de los carrileros de River. En el mediocampo, Javier Méndez y Jalil Elías se encargaron de Nicolás De La Cruz e Ignacio Fernández y, finalmente, Ezequiel Bonifacio, Javier Cabrera y el centrodelantero Walter Bou, formaban la primera línea de vigilancia ante los centrales y el mediocentro del Millonario.

Madelón, Gallardo y Quintero fueron los tres grandes nombres de la noche.

Esta disposición del Tatengue no sólo impidió el funcionamiento usual de River, sino que también lo lastimó a partir del gran nivel de Bou para ganar duelos, pivotear y asistir a los llegadores Bonifacio y Cabrera. De esta manera, Gallardo decidió no esperar hasta el entretiempo para prescindir de un central (el amonestado Martínez Quarta) e incluir a Juan Fernando Quintero en el 4-1-3-2 que utilizó todo el 2019. Así, River ganó fluidez en el juego con el ingreso del colombiano y dificultó las vigilancias del local. Aunque emparejó el trámite, en el primer tiempo no pudo vulnerar al gran desempeño defensivo del local y vencer la valla de Sebastián Moyano.

Después del gol de Bou en el comienzo del segundo tiempo, el equipo de Núñez siguió insistiendo y pudo dar vuelta el resultado gracias al talento diferencial de Quintero en los goles, aún sin tener tanta participación en el juego. Juanfer fue el artífice de un gran pase entre líneas para Suárez, que con su clásico desmarque de adentro hacia afuera, encontró la llegada de Fernández para definir de cabeza. Y además, con un fuerte tiro de esquina al primer palo, terminó por asistir a Robert Rojas para lograr el segundo tanto y la victoria final. De este modo, River se libró de un gran rival en una cancha difícil, después de estar muy incómodo durante la primera media hora. La rápida lectura de su entrenador fue crucial para dar vuelta el resultado y seguir en lo más alto de la Superliga.