Rosario Central 1-0 Boca 2019

OPUESTOS CIERRES DE AÑO

Rosario Central ratificó su buen momento al vencer a Boca por 1-0 con gol de Sebastián Ribas. El equipo de Diego Cocca cerró el año con un resultado mínimo pero contundente, ante un Xeneize que se mostró insípido y falto de fútbol.

Gustavo Alfaro diseñó un 4-4-2 con Nicolás Capaldo por la derecha y Daniele De Rossi junto a Iván Marcone para balancear el eje. Alexis Mac Allister partió desde la izquierda, mientras que Eduardo Salvio fue el mediapunta y Ramón Ábila la referencia.

En el Canalla, Cocca decidió apostar por un 4-2-3-1 con Diego Zabala por detrás de Ribas, Lucas Gamba haciendo el ida y vuelta por banda izquierda y Ciro Rius partiendo desde la derecha. En el doble pivote, Leonardo Gil unos metros por delante de Fabián Rinaudo. A la hora de presionar, se transformaba en un 4-4-2 con los dos uruguayos sobre la salida boquense.

El elenco rosarino fue muy superior durante la primera etapa, donde no sólo encontró el gol sino que obligó a Esteban Andrada a intervenir tres veces y de gran manera. La clave estuvo en estorbar el primer pase de la salida xeneize para así robar en mitad de cancha y apoyarse en la dinámica de Gil, quien fue el encargado de activar las segundas jugadas y cargar el juego sobre la banda derecha, donde Nahuel Molina y Ciro Rius doblaron fácilmente a Emanuel Mas y generaron lo más peligroso de la tarde con envíos al área donde esperaban tanto Ribas como Zabala, y quien aparecía en segunda instancia era Gamba por el costado débil.

El mapa de toques del Canalla refleja el enroque que propuso Cocca para lastimar a Boca.

Boca no encontró respuestas a esta tesitura. Iván Marcone tuvo un flojo partido en la distribución, “Wanchope” Ábila fue absorbido cada vez que se lo buscó para saltear líneas y todo se redujo a arrestos individuales. Algunas apiladas de Salvio y un muy buen ingreso de Emanuel Reynoso le permitieron al elenco boquense acercarse a la valla de Jeremías Ledesma, pero sin claridad ni la profundidad adecuada. 

En líneas generales, Central culminó su olvidable 2019 registrando una curva ascendente en su juego, donde se incluyen dos goleadas y dos triunfos ante los dos grandes del fútbol argentino que le permitieron alejarse de los puestos de descenso. Boca, por su parte, terminó su participación en el año calendario con un bajo nivel futbolístico, el ciclo de Alfaro terminado y todo el crédito puesto en el regreso de Juan Román Riquelme al club.

LUZ VERDE PARA CENTRAL Y COCCA