UNA NOCHE DE BUENAS NOTICIAS

0

River volvió a dar muestras de su gran funcionamiento al derrotar por 2-0 a Almagro en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, para así meterse en semifinales de la Copa Argentina por cuarta edición consecutiva. Los argumentos del conjunto dirigido por Marcelo Gallardo ya son conocidos por todos, pero no por eso dejan de ser efectivos. Una vez más, la incesante presión para recuperar la posesión le permitió pasar la mayor parte del partido en campo rival. El circuito de pases tuvo mucha fluidez, dando la sensación de que cada jugador sabía exactamente cuál era el próximo movimiento que haría su compañero. La lucidez de hombres como Ignacio Fernández (el mejor de la cancha), Exequiel Palacios o Milton Casco fue demasiado para los de Gastón Esmerado, que encima debieron jugar 45 minutos con diez futbolistas. Si a esto se le suma el momento de gracia de delanteros como Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco, el combo termina siendo letal para cualquier equipo del continente.

Más allá del resultado y del funcionamiento, la gran noticia de la noche para el Millonario fue el regreso a las canchas de Juan Fernando Quintero. El colombiano, que entró a los 18 minutos del segundo tiempo, volvió a disputar un encuentro oficial por primera vez desde el 17 de marzo, la tarde en la que había sufrido la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda en un triunfo ante Independiente. En su ingreso se lo vio suelto y confiado, evitando ir al choque pero mostrando varios destellos de su enorme calidad. Participó bastante del juego, más por el centro que por las bandas, asociándose en corto y lanzando varios pases en cortada. Incluso estuvo cerca del gol tres veces, dos de ellas a través de tiros libres en los que volvió a exhibir su magistral pegada.

Luego del partido Gallardo se encargó de transmitir cautela con respecto a la participación de Juanfer en el futuro cercano, afirmando que todavía habrá que esperar para verlo desde el arranque. Lo cierto es que el entrenador tiene un mediocampo que además de funcionar de manera muy aceitada, hace un gran desgaste físico, algo que no parece idóneo para un futbolista que vuelve de una lesión tan prolongada. De todas maneras Quintero puede aportar mucho al equipo con sus ingresos; de hecho así lo hizo en la mayor parte de su estadía en River. No caben dudas de que es dueño de un talento diferencial, y con su regreso, el fútbol argentino recupera a uno de esos nombres por los que vale la pena pagar una entrada.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!