River 1-1 Defensa y Justicia

LA VALENTÍA COMO BANDERA

En un momento definitorio del torneo, el Defensa y Justicia de Hernán Crespo le complicó la obtención de la Superliga al River de Marcelo Gallardo. ¿Cómo lo hizo? 

Se han utilizado muchas formulas para jugarle al River de Marcelo Gallardo en el Monumental, pero pocas fueron tan audaces como la de Hernán Crespo en la visita de Defensa y Justicia en esta fecha 22 de la Superliga.

El Halcón no fue a especular, sino que intentó lastimar al Millonario desde un primer momento. El cambio de esquema a 3-4-2-1 facilitó la presión asfixiante ejercida por la visita, con persecuciones individuales y gran intensidad para no perder los duelos. Además, Defensa y Justicia le quitó la pelota al local, a través de un juego posicional puro. Salida limpia, amplitud, ocupación de los carriles internos, triangulaciones, desmarques y velocidad de los delanteros de adentro hacia afuera. El Halcón fue al Monumental con valentía y deseos de protagonizar; la paciencia para hacer circular el juego y estirar las posesiones fue clave, ya que le quitó ritmo a un equipo que suele imponer condiciones.

Con Néstor Breitenbruch, Adonis Frías y Juan Rodríguez como centrales, Crespo se aseguró superioridad numérica ante Matías Suárez e Ignacio Scocco, mientras que Guido Mainero y Marcelo Benítez se emparejaron en banda con Gonzalo Montiel y Milton Casco. En zona media, Nelson Acevedo y Neri Cardozo se encargaron de Nicolás De La Cruz e Ignacio Fernández, mientras que los tres delanteros -Francisco Pizzini, Rubén Botta y Juan Martín Lucero- formaron la primera línea de presión ante los centrales y el mediocentro del Millonario.

En el primer tiempo, el equipo de Crespo logró el gol y a partir de allí, acentuó su superioridad. River no encontro la forma de progresar en el campo con la claridad habitual. Mucho tuvo que ver la ausencia de Rafael Santos Borré, quien destaca con sus desplazamientos y tiene vitalidad para canalizar el juego directo, una vía a la que el equipo de Gallardo debió recurrir ante Central Córdoba o Estudiantes.

Con todos los receptores del mediocampo tomados hombre a hombre, el equipo de Núñez apostó por el rápido ingreso de Juan Fernando Quintero en el entretiempo, en lugar del central Javier Pinola para pasar del 5-3-2 a un 4-3-1-2 más agresivo. Con la entrada del colombiano, que buscó a espaldas de Acevedo y de Benítez, River creció en sobremanera. Como semanas atrás, ante Unión, el líder ganó fluidez, calidad en el ataque y logró un merecido empate por el gol de penal del propio Juanfer.

Luego de la igualdad, los dirigidos por Gallardo siguieron insistiendo, pero progresivamente perdieron claridad, mientras que Crespo se aferró a las grandes atajadas de Ezequiel Unsain y la capacidad de Neri Cardozo para circular el balón y manejar los tiempos del partido. De esta manera, el equipo de Florencio Varela confirmó su buen momento ante un rival de categoría y le agregó drama al cierre de la Superliga Argentina.

LAS LLAVES A BOTTA Y CARDOZO