Defensa y Justicia 1-2 Santos

SOTELDO CONTRA LA LÓGICA

Defensa y Justicia tuvo su debut en la Copa Libertadores de América. Florencio Varela tuvo un marco acorde a una jornada histórica. No obstante, el resultado no sólo que pudo ser mejor, sino que durante gran parte del encuentro tendió a serlo. A pesar de jugar una buena primera mitad, y de que Santos, su rival, no hiciera grandes cosas, el Halcón se quedó con las manos vacías en el inicio de un grupo que promete ser parejo. El conjunto dirigido por Hernán Crespo fue superior en un primer tiempo marcado por la soltura que muestra el equipo en este inicio de año. El entusiasmo fue importante para arriar a un conjunto con mucha más experiencia y recorrido en este tipo de certámenes. Aunque en el complemento Defensa y Justicia mermó en su intensidad, el trámite no dio grandes indicios de ir en la dirección que acabó yendo. Fue el venezolano Yeferson Soteldo el único que desafió a la lógica.

El Halcón repitió el esquema utilizado en el Monumental ante River (3-4-1-2), con Neri Cardozo y Rúben Botta compartiendo carril central, uno -el primero- como acompañante de Nélson Acevedo en el círculo central y otro como mediapunta por detrás de Juan Martín Lucero y Francisco Pizzini. Los tres centrales, sumados al buen juego con los pies de Ezequiel Unsain, le permitieron al local lograr una correcta salida desde el fondo, que luego ganaba continuidad gracias a lo bien escalonados que estaban el resto de los futbolistas. Defensa y Justicia amenazó a espaldas de cada línea brasileña, con Acevedo por detrás de los primeros en presionar, Neri y Botta flotando por detrás de los volantes rivales, y Lucero-Pizzini preparados para el desmarque en profundidad, aprovechando que la intención de Santos, si bien no fue la de protagonizar con la pelota, tampoco consistió en plantar un bloque bajo cerca de su área. La defensa visitante brasileña, compuesta por cinco defensores, buscó situarse lejos de su arco, pero debió correr con frecuencia hacia él gracias al buen trabajo con pelota de Defensa y Justicia.

Neri y Botta volvieron a manejar los hilos del equipo, pero Defensa sufrió cuando estos mermaron.

Fue Juan Rodríguez -defensor central que mantiene buen nivel desde hace varias semanas- el encargado de marcar el primer gol de Defensa y Justicia en la Copa Libertadores, tras un gran córner ejecutado por Neri Cardozo. Así, los de Crespo coronaron su buena primera mitad. Pero todavía quedaba fútbol por jugar en el Norberto «Tito» Tomaghello. La rápida circulación propuesta por el local decayó de forma gradual en el complemento. A tal punto que Crespo decidió refrescar en la mitad con el ingreso de Braian Ojeda en lugar de Cardozo -principal motor- después de que Santos intimidara gracias al talento de Soteldo, primero en banda izquierda y luego en derecha, a pie natural. No obstante, tan solo tres minutos después de la modificación, el venezolano atacó un espacio en posición de extremo izquierdo, realizó un gran freno y envió un buen centro para la llegada del ingresado Jobson. Crespo buscó simplificar con el paso al 4-4-2, ya sin Botta y con Fernando Márquez como recurso de juego directo para acompañar a Lucero, pero el juego se volvió más espeso y el conjunto brasileño castigó tras un rebote que Kaio Jorge -también ingresado, de apenas 18 años- recogió para correr hasta enfrentar a Unsain. El triunfo, sin dudas, fue demasiado premio para Santos, pero debe servir de lección a Defensa y Justicia: la Copa Libertadores puede castigar, si no se cierran los partidos; premiar, si como Soteldo, se desafía a la lógica; y también, mostrar el contraste entre dos equipos con bancos de suplentes de diferente jerarquía.

LAS LLAVES A BOTTA Y CARDOZO