AL COMPÁS DE FABRA Y REYNOSO

0

Entre virtudes propias y errores de Arsenal, Boca convirtió todo lo que generó y volvió a ubicarse en lo más alto de la Superliga tras golear por 5-1. Aún así, el abultado resultado no debe hacer estéril cualquier análisis; los dirigidos por Sergio Rondina jugaron un buen primer tiempo, mientras que Gustavo Alfaro pudo potenciar a sus individualidades con un mínimo cambio de esquema.

Boca mutó del clásico 4-4-2 a un 4-3-1-2 con Carlos Tévez de enganche y Sebastián Villa junto a Ramón Ábila en la delantera para contrarrestar el buen juego en el mediocampo de Arsenal y explotar los espacios a la espalda del volante central Ezequiel Piovi. Este nuevo modelo táctico tuvo un claro beneficiado: Emanuel Reynoso. El cordobés ex Talleres jugó por dentro y su juego fluyó sin fisuras. En tándem con Frank Fabra, los zurdos hicieron uso y abuso del carril en ataque, sacando provecho de las constantes subidas de Fernando Torrent y la ausencia de un clásico volante externo en Arsenal. Ellos fueron los puntos más altos del elenco de Gustavo Alfaro.

Reynoso y Fabra fueron los puntos altos de Boca.

Villa y Ábila sobre los centrales; Tévez, sobre Piovi con los apoyos de Capaldo y Reynoso como interiores. Boca bloqueó muy bien la salida de Arsenal

Villa y Ábila sobre los centrales; Tévez, sobre Piovi con los apoyos de Capaldo y Reynoso como interiores. Boca bloqueó muy bien la salida de Arsenal.

Aún con este cambio de esquema de Boca, el conjunto de Sarandí tuvo las mejores ocasiones en la primera etapa. Con su clásico libreto dinámico y de mucha asociación por dentro, contó con dos ocasiones claras en los pies de Gastón Álvarez Suárez tras grandes excursiones ofensivas del lateral derecho Fernando Torrent, una de las revelaciones del torneo. Los de Rondina no supieron capitalizar las chances de gol y la desmotivación fue creciendo conforme llegaron los goles de Boca.

Boca, en cambio, contó con la efectividad que careció en gran parte del ciclo; gracias a una gran pirueta de Tévez y a una arremetida de Ábila comenzó a sentenciar el partido. En desventaja, Arsenal disminuyó en entusiasmo e intensidad y el buen juego asociado se transformó en una serie de toques carentes de sentido y velocidad que facilitaron el trabajo defensivo de Boca.

El complemento tuvo un tinte similar al primero: Arsenal con la pelota, el entusiasmo y las opciones de gol en la cabeza de Juan García; mientras que Boca, directo y de la mano de Emanuel Reynoso, sentenció el partido tras una excursión goleadora de Frank Fabra. El Xeneize, con Capaldo y Reynoso como interiores, encontró una fórmula más idónea y servil a las características de su plantel. El triunfo puede servir como despegue y ayudar a encontrar el juego que no tuvo cuando más lo necesitó.

Share.

About Author

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!