Boca 1 Argentinos 1 2019

LA TELARAÑA DE DABOVE

Un detalle al inicio del partido nos permite explicar el desarrollo del partido que disputaron Boca y Argentinos Juniors. Miguel Torrén, primer central, hizo los saques laterales desde el comienzo del partido generando que Jonathan Sandoval se adelante para presionar a los mediocampistas de Boca, motor del juego del equipo de Gustavo Alfaro. Desde este detalle, la ocupación territorial de Argentinos siempre le impidió a Boca fluir en el juego e incomodarlo en cada sector de la cancha. 

Torrén al lateral; Sandoval, a la mitad de la cancha. La mejor forma de atacar a Boca es ocuparle los espacios en el centro del campo. Dabove así lo entendió.

Tamaño desafío para el equipo de Diego Dabove era refrendar su buen andar en la Superliga de visitante ante su coterráneo en la punta, y vaya que dio la talla. A lo largo del torneo, la gran virtud de Argentinos fue marcar los ritmos del partido y jugarlo según sus formas y estilo, con los ajustes necesarios de cada partido. Ante Boca, ganar los duelos en el centro de la cancha era vital, y la inclusión de Iván Colman junto a Francis Mac Allister y Fausto Vera propició una buena tenencia de pelota, así como manejar los ritmos del partido para no dejar progresar a los volantes de Boca.

En contraposición al manual de Argentinos y con el antecedente Unión reciente, Boca no pudo replicar lo hecho una semana atrás y volvió a ser un equipo inconexo y sin fluidez, cuya única salida fue el juego directo, donde Ramón Ábila respondió de buena manera en la primera etapa. Paradójicamente, el gol fue la única combinación interesante entre Emanuel Reynoso y Alexis Mac Allister, jugadores claves del Boca de Alfaro, a la postre ambos reemplazados en el complemento. 

Sus reemplazos, Sebastián Villa y Mauro Zárate, además del ingreso de Jan Hurtado por Ábila, agudizaron el juego directo y facilitaron la tarea de los centrales de Argentinos cuando el partido pedía otra característica. Sin la posibilidad de dominar el trámite de juego, el ingreso de Agustín Almendra o Daniele De Rossi para ganar en tenencia y pase filtrado hubiese generado un aire distinto en el mediocampo. Sin pausa posible, Boca se volvió predecible y quedó atrapado en la telaraña que armó Diego Dabove.

Con el correr del partido y luego del empate de Santiago Silva -previa asistencia cinco estrellas de Damián Batallini Argentinos profundizó el plan inicial. Los ingresos de Matías Romero y Franco Moyano sostuvieron la intensidad de la presión en campo rival y generaron buenos momentos de tenencia para descansar con la pelota y desesperar, aún más, a Boca. El final del partido fue la radiografía del encuentro: Argentinos tranquilo y sin sufrir; Boca, la nada misma.

RADIOGRAFÍA DEL NUEVO LÍDER