OTRA VEZ RIVER

0

River Plate y Marcelo Gallardo escribieron otra página en el mejor capítulo de su historia. En La Bombonera, el conjunto de Núñez logró el pase a una nueva final de la Copa Libertadores de América, pese a ser derrotado 1-0 por su máximo rival. El proyecto liderado por el «Muñeco» no se detiene y aún encuentra energía para ir por más. La supremacía ante Boca en los últimos años, pone a River en una situación de ventaja: parece estar siempre un paso adelante en lo futbolístico y en lo emocional. Aún así, cuando calme la euforia y toque enfocarse en el análisis, el cuerpo técnico riverplatense deberá indagar en los motivos futbolísticos que llevaron al equipo a mostrar una versión muy lejana a la ideal. Porque si bien no fue avasallado por la energía de Boca, no fue capaz de aprovechar las ventajas entregadas por un rival apurado ni de templar el partido. Ignacio Fernández y Exequiel Palacios tuvieron poca injerencia en el juego. A River le costó abstraerse de la ventaja conseguida en el Monumental.

Claro está que el planteo de Boca tuvo mucho que ver con la deslucida actuación de River. Los de Alfaro, obligados por la situación, debieron salir a buscar el encuentro. Para esto, el entrenador decidió no desarmar el molde de las dos líneas de cuatro, pero sí hizo énfasis en ciertos cambios estratégicos. Boca buscó pasar mucho más tiempo en campo rival, estrechar el campo e imponerse en duelos físicos. El bloque se plantó varios metros más adelante de lo que suele hacer, e incluso en algunas circunstancias Lisandro López y Carlos Izquierdoz debieron defender mano a mano, obligando a Esteban Andrada a actuar como libero. Y lo cierto es que Boca, principalmente en el inicio y el cierre de la primera mitad, incomodó a River. La presencia de Agustín Almendra le dio físico y verticalidad en la zona media. El Millonario tuvo pasajes en los que salió en transición gracias a Nicolás De La Cruz, siempre incisivo para salir de las zonas más congestionadas y permitirle a los suyos ganar metros.

No obstante, a Boca también le faltaron varios argumentos para acercarse a la remontada. Su primer tiempo fue bueno, pero insuficiente para lo que pedía la eliminatoria. Al dominio físico no le pudo agregar profundidad. No contó con laterales que aprovechen el estar en campo rival, ni con juego asociado que cree inconvenientes al fondo de River. La búsqueda pasó por envíos largos hacia un Ramón Ábila que se vio claramente neutralizado, para así poder adelantar líneas y disputar las pelotas divididas. Una vez recogida esa pelota, faltaron ideas y precisión. En pocas palabras: al Boca de Alfaro se lo notó novato en su intento por protagonizar e imponer condiciones. Sólo algunos toques de Almendra y Carlos Tévez le permitieron crear ventajas e intimidar a la última línea visitante. Eduardo Salvio y Alexis Mac Allister tuvieron poco peso. Los pocos buenos intentos se diluyeron ante la sobriedad de Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Milton Casco.

La falta de ideas xeneize, sumado a la desesperación conforme pasaban los minutos, llevó a que el partido se volviera muy chato en el complemento. Allí, quedó aún más a las claras la incomodidad de Boca con el partido que debía realizar. Los envíos largos fueron cada vez más, así como los espacios que comenzaban a aparecer. Pero River no pudo aprovechar dichas ventajas y aunque siguió cómodo, no pudo sentenciar la eliminatoria. López y Izquierdoz se mostraron firmen durante toda la noche. Y por el lado de la visita, extrañó que Gallardo no apostara por la zurda de Juan Fernando Quintero, capaz de lanzar con precisión incluso cuando los espacios son mínimos. Boca siguió aferrándose a la ilusión mediante la pelota parada, y agregó más frescura con los ingresos de Mauro Zárate y Jan Hurtado. La apertura del marcador despertó a ambos equipos, pero al partido no le quedaba mucho más por decir. Alfaro y los suyos comprobaron que su verdugo era de carne y hueso, pero ya era demasiado tarde.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!