Argentinos 0-0 Lanús 2020

UN DOLOR DE CABEZA

Argentinos y Lanús, principales escoltas de River y Boca, igualaron 0-0 en Paternal. Un resultado que sirve de poco a ambos, pero que a la hora de sacar conclusiones, habrá de dejar más conforme a Diego Dabove que a Luis Zubeldía. El Bicho, una vez más, fue un equipo intenso, aguerrido, vertical, que buscó por todos los medios el gol del triunfo, pero se topó ante Agustín Rossi, sin duda uno de los mejores arqueros de la Superliga 2019/20. Enfrentar al conjunto de Dabove es incómodo como un dolor de cabeza; y visitarlo, más precisamente, significa perder gran parte de la esencia de cada equipo. Los números así lo demuestran: Argentinos Juniors es el único equipo invicto en condición de local. En Paternal, Lanús estuvo muy lejos del que pretende ser.

Dabove repitió el 4-3-1-2 -en rombo- que utilizó ante Racing, para tapar la salida de su rival. Facundo Quignón, al igual que Marcelo Díaz una semana atrás, no pudo jugar cómodo ni ordenar los primeros pases de los suyos por la persecución de Damián Batallini. Santiago Silva y Gabriel Hauche -delanteros- encimaron a los centrales para forzar un envío lateral de Agustín Rossi. Cuando la pelota llegaba a la banda, eran los interiores -Francis Mac Allister e Iván Colman- quienes saltaban hacia el lateral de turno. El interior que quedaba libre era tomado por Franco Moyano, el mediocentro más posicional. Sobre todo en el cuarto de hora inicial, el agobio fue constante y con ocasiones de gol. Con Silva imponiéndose ante Lautaro Valenti, el Bicho se asentó fácil y rápido en las inmediaciones del área. Leonel Di Placido, lateral granate, sufrió mucho el arranque de partido, siendo superado en gran parte de los duelos.

Lanús se vio obligado a retrasar demasiado a sus interiores, aislando a sus tres delanteros, que casi no pudieron incidir en el juego. Incluso, la vía directa hacia José Sand no dio resultados gracias -una vez más- al gran trabajo de Miguel Torrén y Carlos Quintana para mantener al equipo en campo rival. Apenas el desparpajo de Matías Esquivel sirvió como escape a la intensa presión local. El zurdo de 20 años, que actúa como interior derecho, es la gran novedad de los de Zubeldía en 2020; posee mucha facilidad para la gambeta: completó cuatro regates sobre cuatro.

Lanús no pudo ser. De 267 pases que completa por encuentro, bajó hasta 207; promedia 11,8 remates por partido, pero apenas tuvo 4 antes Argentinos.

En el complemento, Zubeldía buscó refrescar el equipo y adaptarse al contexto, con el ingreso de Lucas Vera para quitar ritmo y el de Nicolás Orsini para sumar físico y potencia. No resultó, porque Argentinos Juniors volvió a ser el inicio: recuperó la pelota -del 46% de posesión en el primer tiempo, pasó al 53% en el segundo- y cargó el juego sobre el sector izquierdo, con Elías Gómez, uno de los mejores laterales del fútbol argentino. El ex Rosario Central posee un buen arranque, determinación y un golpeo temible a la hora de centrar. Lanús terminó exhausto física y mentalmente; tanta fricción, duelos individuales y transiciones rápidas fueron las condiciones que impuso el local. Pero al fin y al cabo, Argentinos careció de eficacia. No pudo batir a Rossi ni desde los doce pasos. Aunque hizo más méritos por acercarse a lo más alto, el reparto de puntos fue equitativo.