LA PALOMITA MAS FESTEJADA DEL MUNDO

1

Aldo Pedro Poy es reconocido como uno de los jugadores más emblemáticos de la historia del Club Atlético Rosario Central. Se consagró campeón de Primera División en el Campeonato Nacional de 1971 y en el de 1973. La camiseta canalla fue la única que defendió. Los títulos y su carrera poco tienen que ver con el porqué de su idolatría. La gente lo ama por la palomita que definió la semifinal del Torneo Nacional de 1971 ante su eterno rival, Newell´s Old Boys.

En sus inicios en el club rosarino, Poy era un jugador muy cuestionado y resistido por buena parte de los hinchas Canallas, y estuvo a punto de dejar el club en 1969, cuando el Club Atlético Los Andes quiso contratarlo. Desesperado por continuar en el club de sus amores, Poy hizo todo lo que estuvo a su alcance para quedarse, incluso esconderse en una de las islas del Río Paraná ubicadas frente a Rosario. “Yo ya sabía que el presidente de Central tenía una oferta de Los Andes por mi pase, pero yo no me quería ir por nada del mundo” dijo el goleador, y continuó: “Vinieron a mi casa a buscarme, pero yo le pedí a mi mamá que les dijera que no estaba”, recuerda cada vez que se le pregunta por la curiosa anécdota “Cuando se fueron salí a dar una vuelta por el parque Alem, donde en esos tiempos estaban los pescadores, quería pensar…”, siguió el relato. Poy reveló que una cosa llevó a la otra y al poco tiempo que llegó al lugar estaba a bordo de una lancha que lo llevaba a las islas. “No quería que me encontraran, no me quería ir de Central, así que me quedé dos noches en la isla, después volví y por suerte la gente de Los Andes ya se había ido“.

Pero la gloria de Poy llegaría un 19 de diciembre de 1971. Ese día, convertía un tanto que quedó en la memoria de Rosario Central y del fútbol argentino, de tal forma que entró en el Libro de los récords Guiness por ser el gol más celebrado. Fue ante Newell´s, el rival de toda la vida, en el estadio Monumental. Promediaba el segundo tiempo del encuentro cuando el lateral derecho uruguayo, Jorge José González, envió un centro desde la derecha para que Poy se zambulla “en palomita”, ganándole al defensor rojinegro De Rienzo, e impactando así el balón con la frente de su cabeza, para vencer a Fenoy y marcar el 1 a 0 final. Así, Rosario Central se clasificó para jugar la final del torneo argentino, donde posteriormente se consagraría campeón por primera vez en su historia.

Este gol de Poy quedó grabado en la historia de los clásicos rosarinos, al punto que todos los 19 de diciembre los hinchas canallas se juntan a conmemorar y recordar aquella conquista. Aquel día puntual, se recrean esas acciones, donde el propio Aldo Poy reproduce la jugada para volver a marcar, y todos los presentes gritan una vez más esa histórica conquista.

La sede del festejo es por lo general Rosario, pero el mismo ha tomado tanta trascendencia que se ha mudado en repetidas ocasiones. En 1997, la palomita viajó a Cuba, en donde la reinterpretación del mítico gol, fue protagonizada por Ernesto Guevara, hijo menor del Che, hincha célebre de Rosario Central. El festejo también ha sido llevado a otros países, como Estados Unidos, Chile, España, y Uruguay.

Tal fue la importancia de la Palomita de Poy, que Roberto Fontanarrosa, hincha fanatico de Central, escribió un cuento de ficción llamado “19 de diciembre de 1971” para rememorarlo. La historia trata de Casale, un viejo fanático Canalla que emprende engañado un viaje a Buenos Aires para ver el partido.  El cuento es una verdadera obra de arte. Podes hacer click acá para leerlo.

A lo largo de su carrera de apenas 10 años en el club de Arroyito, Poy disputó 307 cotejos y marcó 64 goles. Su registro ante Newell’s no hace más que engrandecer su imagen. Jugó 25 clásicos contra los rojinegros, ganando 10, empatando 11 y perdiendo 4, además de ser el club al que más goles le hizo (6).

Por: Emiliano Granja
Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

1 comentario

Leave A Reply