David Trezeguet

TREZEGUET: UN MILLONARIO MAS

Lo fue, lo es y lo seguirá siendo. Cuando uno de los clubes más grandes de la Argentina descendió al infierno de la B Nacional, un gran delantero de ascendencia franco-argentina decidió venir a acompañar el difícil momento, aportando con su calidad y goles, tras rescindir su contrato con el Baniyas de Dubai. Hablamos, claro, de David Trezeguet.

Venía de una carrera más que exitosa y fructífera, hecho que la mayoría sabía, que no dejaba ajeno a nadie y que no hacía otra cosa más que ilusionar a los hinchas de River Plate. Había ganado Intercontinentales, Champions League y hasta un Mundial con el país del suroeste europeo. Veían en él un artífice para el ascenso, alguien en quien confiar, un experimentado de 34 años capaz de cargarse el equipo a la espalda. Y ese liderazgo nunca faltó. No era un jugador más. Sigue sin serlo. Trezeguet fichó para la Banda el 20 de Diciembre de 2011, un agradable obsequio para las vísperas navideñas. Luego de dos meses en el club, su primer gol llegó contra Independiente Rivadavia, finalizando ese partido 3-0. Poco más de 30 días después, logró meter su primer doblete ante Ferro Carril Oeste en El Monumental. Siguió escalonando buenas y malas actuaciones, pero la realidad es que aportó muchísimo al juego millonario. Y llegó el día de máxima tensión. 23 de Junio. El rival era Almirante Brown y el escenario era el templo que queda en el límite entre Belgrano y Núñez. Esa hermosa y soleada tarde River ganó 2-1 y ambos goles fueron del delantero, que brilló, regalando una actuación extraordinaria y memorable, digna de admiración. Esos dos se sumaron a la lista de goles hechos en la B Nacional, contabilizando un total de 13 anotaciones. Nada mal. Tanta confianza, respeto y benevolencia generaba su carrera y lo que ya había dado por el club, que Matías Almeyda decidió otorgarle la cinta de capitán tras el esperado regreso a la Primera División. El primer partido en la A fue contra Belgrano de Cordoba, en El Monumental. Se perdió 2-1. Esto encendió una alarma en la dirigencia, que entendieron que no se podría seguir contando con Almeyda, ya que su administración del plantel fue una decisión desesperada en un momento de extrema complicación. Decidieron darle tiempo hasta el final del torneo pero las cosas no mejoraron.

A pesar de que Trezeguet logró anotar un gol en el empate que finalizó 3-3 contra Newell’s Old Boys, una tendinitis le evitó seguir jugando el resto del torneo. Así, el campeonato finalizó y Almeyda se fue. Ramón Díaz, el técnico más ganador en la historia del club, llegó para quedarse hasta hace poco. El riojano decidió no tener en cuenta a Trezeguet, algo por lo que fue recriminado por gran parte de la hinchada de River en su momento. Hasta ayer, el delantero continuaba cedido en Newell’s Old Boys.

Tras la finalización del préstamo, David debía volver a vestir la camiseta de River, pero el flamante entrenador del conjunto millonario, Marcelo Gallardo, anunció que el goleador no estaba en sus planes, ni en los de Enzo Francescoli. Seguramente Trezeguet no volverá a defender los colores riverplatenses, pero sin embargo, el delantero puede dormir tranquilo: su gesto y sus goles para volver a Primera quedarán guardados para siempre, otorgándole un respeto eterno.