HUNGRÍA, EL CAMPEÓN QUE NO PUDO SER: SUIZA 1954

5
Luego del Mundial de 1950, en el que Uruguay selló el famoso “Maracanazo”, la sede central de la Copa del Mundo debía retornar a Europa. Los desastres de la Segunda Guerra Mundial aún eran notorios en muchos países, pero este no era el caso de Suiza, quien se declaró neutral ante el escándalo por el cual se derramó muchísima sangre. Los suizos, habían sido designados para organizar el Mundial en 1949, pero finalmente se postergó el año y se cambió de sede. La decisión de que sean ellos los organizados no resultó para nada extraño, ya que la sede de FIFA siempre estuvo en aquel país.
AUSENTES EN LA COPA

Argentina ya había faltado a la cita mundialista de Brasil 1950, y su postura no cambió desde aquella vez. En aquel momento, el fútbol argentino crecía notablemente, y el país sentía que la Selección Argentina era superior a todas las demás. Luego, en Suecia 1958, aquella idea caería destrozada fácilmente.

gemma
Franco Gemma, el niño que evitó
España juegue el Mundial.

Una de las selecciones que se esperaba esté sin falta en el Mundial era España. Más aún cuando el sorteo clasificatorio los emparejó ante el limitado conjunto de Turquía. Los duelos eran de ida y vuelta, y sin tener valor alguno la diferencia de goles. Como era de esperarse, España goleó a Turquía en el Santiago Bernabéu por 4-0. Sin embargo, en Estambul los turcos se hicieron fuertes y ganaron por la mínima. Hubo que jugar un desempate, tres días más tarde y en cancha neutral: Olímpico de Roma. Pese a todo, se esperaba que España clasifique al Mundial, pero la noche anterior al partido ocurrió un hecho curioso: FIFA envío una carta exigiendo que Ladislao Kubala –primer futbolista nacionalizado español- no juegue el partido ya que se denunciaban irregularidades en su nacionalidad. El nacido en Hungría era figura de Barcelona y la Selección de España. En el encuentro, España fue un cúmulo de nervios y apenas pudo empatar 2-2 ante Turquía. Ante esta situación, sería el azar quien determine qué Selección estaría presente en el Mundial de 1954. Franco Gemma fue el niño que saltó a la fama por sacar la bolilla de los turcos y dejar a España afuera de la cita mundialista.

Otra sorpresa fue la ausencia de Suecia, uno de los protagonistas del Mundial 1950 (llegó a Semifinales). El entrenador sueco optó por no seleccionar a sus mejores figuras por estar aquellos profesionalizados y jugando en el fútbol italiano. Suecia enfrentó a Bélgica sin sus figuras: Gunnar Nordhal, Gren, Liedholm. Para sorpresa de los futuros anfitriones, el dinámico fútbol belga los superó arrebatándole la plaza.

EL PRIMER MUNDIAL TELEVISADO

Los avances tecnológicos comenzaban a hacer ruido en aquellas épocas, y el fútbol no quedaría exento. Ocho serían los países que tendrían la posibilidad de televisar partidos del Mundial: Alemania Occidental, Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Reino Unido, Italia y Suiza. El triunfo de Yugoslavia ante Francia figura en los registros como el primer partido de una Copa del Mundo en ser observado por televisión. Además de los 880.000espectadores que asistieron a los estadios para presenciar los partidos, se estima que 4 millones de televidentes siguieron desde sus casas el andar mundialista.

FASE DE GRUPOS: POLÉMICA Y RECLAMOS
GRUPOS
Si hay algo sumamente discutible en el Mundial de Suiza, es sin duda alguna, la organización de los grupos. FIFA armó los grupos ‘a dedo’, distribuyendo 4 equipos en 4 grupos. Cada zona contaba con dos cabezas de serie que no podían enfrentarse entre sí. Es decir, solo se disputarían dos partidos. Otra muestra de lo absurdo, es que si un partido terminaba en empate, se jugaría un tiempo extra, y de no variar el resultado, recién ahí se daría al partido por empatado.
Esta forma de disputa, dio lugar a reclamos y discusiones. Francia fue el principal perjudicado, ya que fue cabeza de serie del Grupo A junto a Brasil, y en la primera fecha cayó ante Yugoslavia. En la segunda fecha, los franceses aplastaron a México, pero un empate entre Brasil y los yugoslavos clasificaba a ambas selecciones victoriosas en la primera jornada. El resultado: un empate sin discusión. Y Francia se volvió en Primera Ronda.

En el Grupo B, Hungría y Alemania Occidental partían como favoritos pese a que FIFA había designado como cabeza de serie a Turquía. Los alemanes demostraron la injusticia goleando 4-1 a los turcos, mientras que Hungría dio una exhibición y humilló 9-0 a Corea del Sur. En la siguiente jornada, los húngaros, subcampeones en 1934 y 1938, demostraron una vez más su potencial y golearon de forma sorprendente a Alemania, 8-3. Con la derrota alemana y la victoria turca ante Corea del Sur, se necesitó otro duelo Alemania-Turquía, y nuevamente los germanos resultaron victoriosos, accediendo a la fase final.

En el Grupo C no hubo sorpresas: Austria y Uruguay eliminaron sin problemas a Escocia y Checoslovaquia. No obstante, el Grupo D contó con una sorpresa importante. En la primera fecha, el local Suiza venció al Italia por 2-1, mientras que Bélgica eInglaterra jugaron un partidazo: 4-4. En la fecha final, Italia debía imponerse ante Bélgica, y lo hizo. El triunfo del conjunto inglés ante el belga obligó un desquite entre Italia-Suiza, y en aquel encuentro, los anfitriones pisaron fuerte y eliminaron a los bicampeones (34’ y 38’) de manera humillante: 4-1.

     PARTIDO CON MÁS GOLES Y
BATALLA DE BERNA

batallaberna1En los cuartos de final había muchos choques atractivos. Alemania eliminó a Yugoslavia ganándole 2-0. Uruguay, se impuso 4-2 ante Inglaterra en lo que es considerado una hazaña, ya que los charrúas resistieron con 9 hombres en campo. Por su parte, en Lausana, el 26 de Julio de 1958 se dio el hecho que aún continúa siendo el partido con más goles en un mundial. Austria terminó con el sueño del anfitrión, Suiza, derrotándolo por 7-5. Pero aquella batalla de goles se vio eclipsado ante otro partido que también ser una batalla, pero para nada grata. Dos de las selecciones que más deslumbraban, Hungría y Brasil, se enfrentaron en una especie de final anticipada. Los húngaron, sin Ferenc Puskas –lesionado- lograron ponerse en ventaja 2-0. Djalma Santos de penal puso al conjunto brasilero de nuevo en carrera, pero enseguida, el árbitro sancionó un polémico penal a favor de Hungría, y Lantos lo cambió por gol. Allí, comenzó la hecatombe. Los brasileros comenzaron a usar la pierna fuerte en excesos, y enseguida el árbitro debió expulsar a dos jugadores por golpearse mutuamente a la vista de todo el mundo. El brasileño Humberto fue el siguiente en ser expulsado. Mientras tanto, Brasil había conseguido ponerse 2-3, pero Kocsis selló sobre el final el triunfo de Hungría por 4-2. El mismo Kocsis, es recordado por ser perseguido por tres jugadores rivales una vez finalizado el encuentro, al mismo tiempo en que Puskas recibía un botellazo en la cabeza, el arquero Castilho derribaba a un policía, y un fotógrafo agredía a un guardia. Un escándalo sin precedentes en la historia de los Mundiales. La FIFA, mostró su enojo pero no sancionó a nadie.

LA CONSAGRACIÓN DE ALEMANIA

alehun
Cosas del destino, las Semifinales emparejaron a Alemania Federal con Austria, con toda la historia del nazismo y la anexión austríaco a las filas germanas encima. Las diferencias en la cancha fueron grandes: Alemania goleó 6-1 y se metió en la final, a la espera de rival. El mejor equipo del torneo, Hungría, enfrentaría al último campeón, Uruguay. Aquel encuentro, es considerado por muchos como el mejor partido de fútbol en la historia. Dos equipos ofensivos, dinámicos y verticales, de los que solo se preocupan por anotar en el arco contrario. Hungría se puso en ventaja 2-0, y cuando parecía victoria, la garra charrúa se hizo presente una vez más: Uruguay llegó al empate gracias a un doblete de Hohberg y a una actuación estupenda de Schiaffino. El partido concluyó 2-2, y todo debía definirse en el dramático tiempo extra. Allí, ambos arqueros erigieron como figuras. El propio Hohbert tuvo el triunfo de Uruguay en sus pies, pero su remate estrelló el poste. En la réplica, Kocsis -goleador del torneo con 11 tantos-, no perdonó y marcó dos golazos para decretar el 4-2 final que depositaba a Hungría nuevamente en una final. Los jugadores uruguayos se desplomaron en lágrimas, y no era para menos: Uruguay acababa de perder su primer partido en un Mundial.

En el duelo por el tercer y cuarto puesto, Austria se aprovechó de la desazón uruguaya y se subió al podio tras vencerlos por 3-1. Pero el plato fuerte llegaría más tarde: el firme y sólido equipo de Alemaniadisputaba el título mundial ante el equipo sensación, Hungría, que había llegado hasta ahí con la increíble suma de 25 goles en 4 partidos, un promedio de 6,25 por partido. Además, los húngaros tenían sed de revancha tras la final perdida ante Italia en Francia 1938, y como si fuera poco, ya habían humillado a Alemania en aquél recordado 8-3.

El equipo húngaro –campeón olímpico- arrastraba 2 años sin derrotas: 32 partidos invictos. Era el claro favorito a quedarse con el título, y además contaba con el regreso de Puskas. Tuvo todo a su favor, ya que de movida ganaba por 2-0, pero Alemania nunca bajó los brazos, y cuando todos esperaban otra goleada, puso las cosas 2-2. La suerte una vez más no estuvo del lado de Hungría. Puskas desperdició oportunidades, por primera vez Kocsis no marcó un gol, otras chances estrellaron en los palos, el arquero Turek brilló y además, hubo dos salvadas en la línea. Para peor, a falta de seis minutos para el final, Helmut Rahn concretó un contragolpe y puso por encima a Alemania Occidental. Rahn le dio más que una Copa del Mundo a Alemania. Aquel gol marcó el inicio de un fuerte poderío germano, y también, marcó el final de la época dorada húngara.

El siguiente destino del Mundial sería Suecia, en 1958. Allí, Argentina volvería a decir presente, pero sin embargo, la alegría comenzaría a ser solo brasilera. Por aquel entonces, un tal Pelé comenzaba a escribir su propia historia.
Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

5 comentarios

  1. Pingback: GAMBETEAR HASTA LOS 50

  2. Pingback: Salido de una leyenda: la historia del gran Alfredo Di Stéfano

  3. Pingback: Ladislao Kubala, espectáculo en Camp Nou

  4. Have you ever thought about publishing an ebook or guest authoring on other blogs? I have a blog based on the same topics you discuss and would really like to have you share some stories/information. I know my readers would appreciate your work. If you are even remotely interested, feel free to shoot me an email.

Leave A Reply