LA COPA DE UN TAL PELÉ: SUECIA 1958

7
Juan despertó sobre las once y media, apurado, despeinado y con el rostro sin lavar se sentó frente al televisor. Durmió en lo de Roque, su abuelo, porque la noche del sábado había hecho una oferta que no pudo rechazar; una fiesta a 2 calles de allí, por eso le quedaba más cómodo irse a lo del viejo, lo de volverse a su casa implicaba cruzarse la ciudad desde Olivos a Quilmes con la que estaba cayendo, y no era plan. Mientras intentaba espabilar, Roque vio como manoteó el control de la tele intentando dar con el Liverpool – Chelsea que definía la F.A Cup. 
_Si buscas el partido de los ingleses esta en el 15 – comentó Roque – ¿Desayunas algo? – interrogó al chico que aún no sabía muy bien donde estaba pero si lo que quería: localizar de una vez la maldita final.
_Nada abuelo, gracias –balbuceó. Los dos amaban el fútbol pero Roque creía que a Juan le pasaba lo mismo que a muchos chicos de su generación; víctimas de la ofuscación que genera el negocio del deporte, más pendientes de récords nimios o movidas con tintes hollywoodenses que de la pelota en sí. Roque sabía que Juan entendía el deporte, lo leía muy bien, aunque muchas veces descarriaba en las menudencias mediáticas de messis y ronaldos, las cuales garantizaban semana tras semana la batalla definitiva, olvidando aquel deporte de equipo. Todo se volvía capitalmente individual.
foto1
_¡Son rápidos estos tipos eh!, ¡están apuradísimos! Exclamó Roque, Juan sonrió con sorna y sentenció _Son unas máquinas abuelo, los 90 minutos corriendo como sin nada.  Roque no contestó y justo el Liverpool se adelantó en el marcador con un gran cabezazo de Luis Suárez. _Es bueno el uruguayo. Dijo Roque, que sorprendió a Juan al ubicar al delantero sin más _Si, es buenísimo, lleva 20 goles en 16 partidos, 10 de cabeza!, es el mejor 9 del mundo ahora mismo.
_¿qué son esas prisas que hay ahora que cada semana tiene que haber uno que sea el mejor de todos? para saber quién es el mejor se necesita tiempo, lo marca la historia, los títulos, todo, pero con tiempo, el resto son rachas, jugadores buenos hubo siempre pero para destacarse por encima tienen que trascender con hechos que se mantengan en la historia. Explicaba a su nieto serenamente mientras que Juan se tornaba porfiado _No abuelo, estos tipos son unas máquinas, son mucho mejores que los que vistes jugar vos, Luis Suarez en tu época hubiese hecho miles de goles. Roque seguía mirando el partido, hasta que dejó caer, como quien no quiere la cosa,  la retórica que siempre da pie a sus historias: ¿Sabes cuál fue el primer mundial que recuerdo? El que me marcó ¿sabes cual fue? Suecia 58,  después hubo grandes equipos sin duda, pero esa Copa del Mundo me hizo amar a este deporte, tal vez porque me agarró con 18 años y hasta entonces uno se movía más por lo que pasaba a nivel local, pero aquel fantástico e inocente fútbol… no existía el marketing, no en el deporte al menos. No estaba ceñido por lo comercial y daba igual el peinado de uno u otro. Los botines eran todos negros y las camisetas eran de una tela de porquería. Nadie hablaba del balón de oro, simplemente porque no existía y porque los records recién se estaban construyendo. No había resúmenes de goles, lo normal era leer la crónica al día siguiente, y si el partido era muy importante, lo transmitía la radio; de una manera u otra alguien te lo terminaba contando pero la forma se lo daba tu imaginación.  Cierro los ojos Juancito, cierro los ojos y recuerdo el relato, con él imagino nuevamente las jugadas. La tele en el 58 y en este país era un privilegio de unos pocos, entonces con suerte veías los goles pasados unos cuantos días. 
 

Aquella copa fue la de Pelé, si, pero también la de Just Fontaine, este delantero marroquí que defendió los colores franchutes y que hizo, de momento,  más goles que nadie en una sola edición de la copa del mundo.  13 goles en 6 partidos, que se dice pronto. Se merendaba a cualquier 9 de estos de ahora. Él y Raymond Kopa (Elegido mejor jugador del torneo) llevaron a la selección Gala hasta el bronce, su máximo logro hasta entonces. Después de caer por 5 a 2 ante Brasil en semifinales se alzaron con el tercer puesto cargándose a la temible Alemania Federal, la última campeona. Fontaine marcó 4 de los 6 goles esa tarde y Kopa humilló a los teutones con su indescifrable juego, uno movía los hilos y el otro hacía los goles, unas máquinas. Luego de no haber podido llegar a la final se dieron el gusto y se sacaron la espina, cumpliendo con eso de que hay días que redimen toda una vida.

Los suecos organizaron una gran copa, y eso que las tensiones a nivel político en Europa y en todo el mundo no mermaban. Las cosas no estaban del todo bien y así y todo fue un torneo impecable. Participaron 16 equipos divididos en 4 grupos donde clasificaban a cuartos los dos primeros. El Mundial comenzó sin el inventor de todo esto; Jules Rimet había fallecido el 16 de octubre de 1956 en París y se iniciaba una nueva época sin el tipo que había hecho de todo por el ansiado torneo.  El mundial quedó distribuido de esta manera:

 
grupos
foto2 La historia de la Selección ya la conocerás seguramente, ¿qué te voy a contar? La Argentina llegaba ilusionada al Mundial pero, como le sucedió hasta el 78, sin preparación previa. Era tan sólo un puñado de buenos jugadores con una preparación física muy inferior a la de sus rivales. Compartió grupo con Alemania Federal, Checoslovaquia e Irlanda del Norte, esta última, termino primera con 5 puntos, Alemania segunda, los checos terceros y nosotros últimos, si, últimos de grupo. Y sobre llovido, mojado; aún recuerdo al relator luego de que Checoslovaquia nos endose el sexto gol tildando aquel papelón de “Vergüenza Nacional”. Algo de razón tenía ¿no? habíamos llegado a la Copa como una Selección importante, jugadores de la talla de Ángel Labruna, Néstor Rossi, Corbatta, el Nene Sanfilipo, Varacka, Amadeo Carrizo y el Tanque Rojas, entre otros. Además ese equipo supo conseguir títulos importantes a nivel Sudamericano, pero nada, se volvieron a casa con una sola victoria, dos derrotas y terminando 13º en un mundial de 16 equipos… un verdadero papelón.
 
pele
Pelé fue la figura estelar del Mundial.
Aunque sin duda lo mejor de aquella Copa Juancito, de aquel Mundial, fue empaparse del fútbol de Garrincha y el Pelé más amateur como líderes del Scracht. Brasil comenzó su hegemonía universal en Suecia. Edson Arantes aún estaba lejos de su perfil político y de polémicas que varias. Juancito, vos no sabes, no lo viste, pero Pelé era un pedazo de jugador; completísimo, fuerte y además era un ganador. Y mira que le daban fiero al negro, como a todos. Es que aquel fútbol era más violento que el de hoy pero leal, no había cámaras para buchonear los golpes, las puteadas, todo quedaba dentro del campo y ahí Pele, un pibe de 17 años, danzando y demostrando que durante unos largos años sería el mejor de todos y que eso le alcanzaría para erigir su leyenda, como hicieron todos los grandes. Ahí estaba el 10 de Brasil  con apenas 17 años cumpliendo con su deber, haciendo frente a la rudeza de las defensas contrarias. Con Garrincha pusieron de pie a todos, terminaron primeros en el grupo de D ganando dos partidos (2-0 a la URSS, 3-0 a Austria) y empatando uno (0-0 con Inglaterra). En cuartos, aunque parezca increíble les costó superar a Gales. Fue 1 a 0 con gol de Pelé. Ya en semis aplastaron a la gran Francia de Fontaine y Kopa por 5 a 2. El 10 hizo 3 esa tarde, en una semis de un Mundial, je! Casi nada… y en la final, tal vez el partido más famoso, fue otro lapidario 5-2 contra la anfitriona, en donde Pelé volvió a marcar, esta vez por partida doble. Impresionante aquel equipo Juan, hace unos años dieron un documental y lo grabé, voy a ver si tengo el casette para que lo veas. En campos intransitables los tipos hacían rodar la pelota. Las gambetas de Garrincha contra defensores chúcaros y temerarios, no te das una idea. Aparte, fue un Mundial en el que aparecieron grandísimos jugadores que luego harían época; gente como el inglés Bobby Charlton, Lev Yashin, los franceses Just Fontaine y Kopa, los suecos Svensson y Simonsson y por supuesto, Didí, Garrincha y el que más brilló, Edson Arantes Do Nascimento, Pelé.  Así fue aquella Copa Juancito, de leyenda… ¿cómo van estos?

_Recién empató el Chelsea y quedan 15,  mira a Mourinho como manda a callar a los del Liverpool.

_Payasos como estos en aquellos años solos los encontrabas en el circo.

_Y si abuelo, y si.

Escrito por: Lucas Rivelli
Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

7 comentarios

  1. Pingback: CORBATTA, ESE LOCO DE LA RAYA

  2. Pingback: DANTE PANZERI: OBRA Y VIDA DE UN REVOLUCIONARIO

  3. Pingback: EL MITO VIVIENTE

  4. Pingback: Salido de una leyenda: la historia del gran Alfredo Di Stéfano

  5. Pingback: Paulinho, de la resurrección a una revolución

  6. Pingback: Stábile, el filtrador de Parque Patricios

  7. Pingback: Garrincha, el crack que murió en el olvido

Leave A Reply