Mundial de Sudáfrica 2010.

SUDAFRICA 2010: LA ESPAÑA DE LA POSESIÓN

Sudáfrica 2010 fue un mundial un tanto curioso, si se puede decir de esa manera. Primero que nada, fue el primer mundial disputado en África, pero para ver cómo fue que se llego a decidir que el Mundial se disputara en este continente, tenemos que remontarnos varios años atrás, hasta 1980.

En ese año comenzó a crecer la idea de que era posible organizar un mundial de futbol en África debido a la notoria mejoría de las selecciones de dicho continente. Si hacemos un repaso por los mundiales anteriores, todos se habían realizado pura y exclusivamente en América o Europa, a excepción del disputado en 2002, el cual fue organizado por Corea del Sur y Japón.

Con el paso del tiempo, diversos países africanos presentaron candidaturas para ser sedes de la máxima competición futbolística. En 1994, Marruecos estuvo a 3 votos de conseguir el objetivo, pero finalmente EEUU fue quien consiguió ser sede. Pese a esto, el “Reino Alauí”, como también se lo conoce, no se rindió y presentó candidatura para otros 2 mundiales, el de 1998 y el de 2006. Para este último, Sudáfrica tenía todas las esperanzas puestas en que si presentaba su candidatura, iba a ganar. Claro, es que contaba con una ayuda extra fundamental: el apoyo del presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Pese a esto, y con una votación un tanto polémica, Alemania terminó quedándose con la organización del mundial. Por este motivo, FIFA decidió organizar un sistema de rotación para la elección de las sedes, el cual impedía que 2 mundiales consecutivos se realicen en el mismo continente.

Con esta modificación en el reglamento, las esperanzas para África crecían. Incluso, para asegurar que haya por primera vez un mundial en el continente negro, la FIFA solo acepto candidaturas de países de dicho continente. En total, fueron 5 los países postulados: Sudáfrica, Marruecos, Egipto, Libia y Túnez. La votación final tuvo lugar el 15 de mayo de 2004 en Zúrich, Suiza. Libia anunció que en caso de ser elegida, no permitiría que Israeldisputara la copa del mundo, motivo por el cual fue eliminado de la votación, y Túnez se retiró 2 días antes de la votación ya que su idea era realizar la competición en conjunto con Libia, pero al ver la descalificación de su socio por parte de la FIFA, decidieron bajarse de la votación, por lo que solo Sudáfrica, Marruecos y Egipto eran candidatos. El resultado final fue: 14 votos para Sudáfrica, 10 para Marruecos y ninguno para Egipto.
Luego de ser elegidos, llegaba la hora de la organización. 1,100 millones de dólares fueron destinados a la remodelación y construcción de nuevos estadios, una cifra 3 veces mayor a la presentada antes de la postulación. Además de esto, el gobierno sudafricano anunció la remodelación de áreas de transporte público, espacios verdes y el aumento en el número de efectivos policiales. Con el paso del tiempo, la preocupación por el lento ritmo que llevaban las obras comenzó a aumentar, y hasta se dijo que Blatter evaluaba la posibilidad de trasladar la sede a países como España, Brasil o Australia, aunque con el paso del tiempo esto se desmintió y el mismo presidente de la FIFA anuncio que eso solo ocurriría en caso de un desastre, ratificando su apoyo hacia Sudáfrica.

Mientras todo este conflicto se hacía público, la confederación sudafricana anunció que para las sedes se reconstruirían totalmente 2 estadios, 5 serian remodelados y 3 se construirían desde cero.

Y LLEGÓ LA HORA…

Finalmente, tras ya haberse definido los 32 países clasificados, se llegó al tan esperado partido de apertura, el cual fue disputado por el anfitrión vs México. El estadio elegido fue el Soccer City, en el cual 85 mil personas vieron como ambas selecciones igualaban 1 a 1 con goles de Tshabalala y Márquez. Una curiosidad se dio luego de que por primera vez en la historia del los mundiales, el país anfitrión no pasara de fase de grupos.

En casi todos los demás grupos, se dio la lógica. El grupo B fue dominado ampliamente por Argentina. En el C, Estados Unidos e Inglaterra avanzaron de ronda. Alemania y Ghana hicieron lo propio en el D, mientras que Holanda y Japón también accedieron a la ronda final. Una de las máximas sorpresas se dio en el grupo F, tras la eliminación de Italia en manos de Paraguay y Eslovaquia. En el Grupo G, Brasil y Portugal fueron los clasificados, y por último en el H, España clasificó en primer lugar pese a debutar con derrota ante Suiza, que no pudo arrebatarle el segundo puesto a Chile.

Los octavos de final nos dejaron unos cruces muy apasionantes. Uruguay eliminó a Corea del Sur, Holanda derrotó a Eslovaquia y Brasil apabulló a Chile. Mientras tanto, Ghana, una de las mayores sorpresas, venció en la prórroga a EEUU. Por su parte, Argentina derrotó 3-1 a México y Alemania, en el choque más significativo, goleó 4-1 a Inglaterra luego de que se le anule injustamente un gol a Lampard, que hubiese puesto 2-2. En otros duelos, Paraguay venció a Japón por penales y Españaeliminó a Portugal en un encuentro que finalizó 1 a 0.

arg06
Los cuartos de final volvieron a cruzar a Alemania y Argentina, y lamentablemente, los europeos eliminaron una vez más a la albiceleste. Esta vez, fue 4-0, con un baile de aquellos. La selección dirigida por Diego Armando Maradona debía volverse con las manos vacías. En los otros partidos, Uruguay venció a Ghana en una infartante definición por penales. Incluso, segundos antes de que finalizara el partido, el delantero Luis Suarez voló como un arquero para evitar el gol africano, obligando así al árbitro a sancionar penal y expulsarlo. Por suerte para los drigidos por Oscar Tabarez, Asamoah Gyan desperdició la oportunidad, y en la tanda final, los uruguayos de impusieron. Además, Holanda eliminó a un tibio Brasil en un duelo de candidatos, y España eliminó con sufrimiento a Paraguay, por 1-0.
Ya en las semifinales, dos duelos tremendos. España-Alemania y Holanda-Uruguay. En este último, los holandeses fueron más que la garra charrúa, y vencieron por 3-2. Mientras tanto, en una especie de final adelantada entre los dos máximos candidatos (por nombres y rendimientos), España sacó una mínima diferencia y eliminó a Alemania tras vencerlo 1-0. La final sería España-Holanda. Final europea entre dos equipos que compartían una misma idea: atacar y tratar bien al balón. Los dirigidos por Vicente Del Bosque ya se habían levantado tras debutar con el pie izquierdo. Ambos llegaban con la ilusión de poder gritar campeón por primera vez en su historia.
 robbca
El partido final se disputó el 11 de julio en el estadio Soccer City, y contó con todas las emociones. Entretenido por unos momentos, sufrido por otros. La jugada del partido se dio cuando, a pocos minutos del final, Iker Casillas le tapó un increíble mano a mano a Arjen Robben. Tras finalizar los 90 minutos reglamentarios, se jugó la prórroga. Allí, Andrés Iniesta apareció para darle la victoria a España y desatar la furia de todos los españoles que ya sea desde el estadio, o desde su casa, un bar, o una tienda, prestaban su atención al desenlace mundialista. No solo fue la primera consagración de España. También fue la consagración de un estilo que dio sus frutos al Barcelona y continuó también en la Selección tras ganar dos Eurocopas consecutivas.
PREMIACIONES INDIVIDUALES:
 
Balón de oro al mejor jugador: Diego Forlán (Uruguay)
Bota de oro: Thomas Muller (Alemania) 5 goles
Mejor jugador joven: Thomas Muller (Alemania)
Guante de oro al mejor arquero: Iker Casillas (España) 2 goles en contra.

Fair Play al juego limpio: España (8 tarjetas amarillas)

   Equipo ideal:
Iker Casillas; Maicon, Carles Puyol, Sergio Ramos, Philipp Lahm; Wesley Sneijder, Xavi Hernández, Bastian Schweinsteiger, Andrés Iniesta; David Villa y Diego Forlán.

Mejor gol del torneo: (Elegido por votantes en el sitio FIFA.COM) El de Diego Forlán en el partido del 3er puesto ante Alemania, el cual consistió en una volea de afuera del área tras un centro desde la derecha de Arévalo Ríos.

SIMBOLOS:

La mascota oficial del mundial fue Zakumi, un leopardo de pelo verde con los colores de la bandera de Sudáfrica en su piel. Además contaba con manchas en forma de los tradicionales pentágonos que poseían las pelotas de fútbol.

El balón fue llamado “Jabulani” (“Celebrar” en Zulú). Estaba formado por gajos pegados por calor, por el contrario de cómo se hacía tradicionalmente. Poseía 11 colores, los cuales representaban  los 11 jugadores que salían al campo de juego en cada equipo, las 11 lenguas habladas en Sudáfrica y las 11 comunidades que dieron bienvenida a la copa del mundo. Para el partido final se utilizó una versión dorada de la misma llamada “Jobulani”.
La canción oficial fue interpretada por Shakira en co-producción con artistas sudafricanos y se llamó “Waka-Waka”. Mezclaba diferentes ritmos típicos de la región, y poseía su versión en inglés y en español.