MÉXICO 1970: EL MEJOR MUNDIAL DE LA HISTORIA

0
mexico-1970
Una vieja frase hecha establece que las comparaciones son odiosas. Un simpático verso que siempre se escucha de fondo en cualquier café en que un grupo de descontracturados adolescentes o bien memoriosos veteranos busquen dilucidar, entre anécdotas y valoraciones, cuál fue el mejor equipo en la historia del fútbol. Por supuesto, con la pelota rodando desde hace mucho más de 1 siglo, las nutridas generaciones de fanáticos han disfrutado de montones de escuadras destacadas e inolvidables, por lo cual la tarea se antoja inabordable, tanto como lograr alcanzar un común acuerdo. Diferentes épocas, estilos, niveles de competitividad o profesionalización, y hasta ideologías y filosofías, danzan en pugna disparando incontables apellidos, formaciones y proezas… pero todos, siempre, en cualquier parte del mundo, erigirán a un mismo combinado en el Olimpo deportivo: el Seleccionado brasileño que fue campeón en la Copa Mundial de México 1970. El último exponente de una idea que privilegiaba el virtuosismo ofensivo por sobre las estrictas pizarras tácticas. El equipo de los “5 dieces”, un bastión de lirismo y poesía dentro del campo de juego; la máxima expresión del “Jogo bonito” y eficaz.
Continuando con el halo de controversia regado por las polémicas arbitrales que le sirvieron a Inglaterra su primera coronación, y en su propia tierra, en 1966, la FIFA tomó la sorprendente decisión de otorgarle el honor de organizar la multitudinaria cita deportiva a México. El primer país no europeo ni sudamericano en contar con esta responsabilidad, y ciertamente un territorio con mucha menos tradición futbolística que el que fue su competidor por la sede, Argentina. Irónicamente, la “albiceleste” no sólo perdió la oportunidad de albergar el evento (distinción que le sería concedida 2 Mundiales más tarde), sino que, por única vez en su historia, quedó afuera de la Copa luego de fracasar en las Eliminatorias. Sin Argentina, Francia, Portugal ni España, pero con las potencias ya campeonas Brasil, Italia, Alemania, Inglaterra y Uruguay, el país Azteca recibió uno de los Mundiales más recordados por su juego vistoso, partidos trepidantes, y notable caudal de goles.
Por primera vez en la principal competencia de selecciones, los equipos tuvieron permitido realizar cambios (2 por lado); también fue el debut de las tarjetas amarilla y roja, aunque ningún jugador fue expulsado durante el certamen. 1970 también fue la primera ocasión en que África y Asia recibieron cupos directos, los cuales fueron ganados por Marruecos e Israel respectivamente. Ambos países hicieron su bautismo de fuego mundialista, al igual que El Salvador. La nómina final fue de 16 Selecciones, que se dividieron en 4 grupos de 4. El formato señaló que de cada una de esas zonas emergieran 2 ganadores, conformando así los 4tos de final, para que luego los vencedores de los cruces avanzaran a semifinales y final. El único invicto de este campeonato fue Brasil, que ganó sus 6 partidos anotando 19 goles, superando con claridad a la mayoría de sus rivales y dejando una marca indeleble en las páginas doradas del fútbol internacional.
brasil70
Un Brasil tan deslumbrante que opacó a la Alemania de Franz Beckembauer y dejó en ridículo al “Catenaccio” italiano en el partido definitorio. Un Brasil tan desbordante que convirtió a “O Rei” Pelé en simplemente un jugador más dentro de una maquinaria aceitada y bien afinada, que parecía no poder fallar aún si así lo quisiera. Los libros de historia dicen que el equipo de Mario Zagallo (quien reemplazó en la dirección técnica a João Saldanha, removido del cargo por Joao Havelange ante la posibilidad de que Pelé no fuera convocado) formaba con un excéntrico 4-2-4, pero la realidad marca que aquella maravilla deportiva no respondía a esquemas tácticos ni planteos estratégicos. Con el empuje de Clodoaldo y la batuta de Gerson en el medio, una vez que la “verde-amarela” tenía el balón en sus pies, las tribunas asistían a un concierto de precisión y velocidad casi surreal. Pelé suelto, Jairzinho surcando mayormente la banda derecha, Rivelino tirado sobre la izquierda y Tostao algo más estacionado cerca del área, daban como resultado un poderío ofensivo indescifrable. Carlos Alberto y Everaldo, de ser necesario, desplegaban la ya adoptada estirpe osada de los marcadores de punta brasileños. Verdaderamente, esos 11 maestros dejaron boquiabierto al mundo en apenas 3 semanas.
Disputada en 5 estadios diferentes, todos capaces de darle la bienvenida a más de 25 mil espectadores, la fase preliminar no trajo mayores sorpresas: en el Grupo A, la URSS se alzó triunfante tras superar a Bélgica por 4-1, El Salvador por 2-0, y empatar con México en 0 en el partido inaugural; los locales lograron clasificarse segundos, venciendo a los mismos rivales por 1-0 y 4-0; El Salvador se confirmó como el peor equipo de la competencia, cayendo por 3-0 ante Bélgica y volviéndose a casa sin anotar goles. El Grupo B fue el más reñido y también el más amarrete en cuanto a anotaciones. Italia se hizo con el primer puesto ganándole 1-0 a Suecia y empatando sin goles con Uruguay e Israel. Los charrúas lograron clasificarse a pesar de perder 1-0 con los nórdicos, gracias a su victoria por 2-0 sobre Israel. Los debutantes completaron una actuación respetable entablando en 1 contra los suecos. El Grupo C tuvo a un Brasil ya arrasador (4-1 a Checoslovaquia, 1-0 a Inglaterra y 3-2 a Rumania). Inglaterra cumplió con la lógica triunfando por 1-0 sobre sus otros dos rivales, quienes cerraron la zona con un 2-1 a favor de los rumanos. El Grupo D mostró el favoritismo de Alemania, quien también ganó sus 3 partidos, y pareció vestirse con el traje de mayor obstáculo para Brasil. 2-1 a Marruecos, 5-2 a Bulgaria y 3-1 a Perú. Los Incas, con Teófilo Cubillas a la cabeza, vencieron por 3-2 a Bulgaria y 3-0 a Marruecos, quienes terminaron decorando la zona con un empate en 1.
 
pele-1970
En los 4tos de Final, Brasil confirmó su condición de candidato aplastando por 4-2 a Perú. Los locales se despidieron de su hinchada con un saldo positivo, pero cayendo ante la firme Italia por 4-1. Uruguay, manteniendo la línea de una defensa férrea y un ataque limitado, apenas pudo pasar a la Unión Soviética con un 1-0. El partido más emocionante fue el triunfo por 3-2 de Alemania sobre Inglaterra, pero eso no sería nada comparado con lo que les esperaba a los teutones en semifinales. Luego del previsible 3-1 con que la “canarinha” despachó a la “celeste”, Alemania e Italia se enfrentaron en un clásico europeo que fue establecido como el partido del siglo. Los 90 minutos no alcanzaron a sentar diferencias entre los 2 gigantes, que terminaron igualados en 1-1, y debieron dirimir el pleito en un tiempo extra explosivo: incluyendo un Beckembauer lesionado y un Gerd Müllerprácticamente omnipotente (terminó como máximo artillero, con 10 anotaciones), los 2 goles de Alemania Federal no alcanzaron contra las 3 conquistas de la “azzurra”, que con ese 4-3 final se ganó el derecho de enfrentar al mejor equipo del torneo en la final. En el mítico Estadio Azteca, ante más de 100.000 personas, el equipo de Pelé hizo lo que se esperaba, se impuso por 4-1 y levantó la Copa Jules Rimet que, por ser su 3ra, se volvió en el avión a la tierra del samba y el carnaval.
Por la magia brasileña, pero también por el resaltable nivel de los rivales que completaron el torneo, el de México 1970 sigue siendo recordado como, tal vez, el mejor Mundial en la historia. Casi 3 goles por partido, cruces vibrantes, equipos con vocación ofensiva y juego limpio, fueron las características que marcaron el pulso de aquella memorable competencia. Posiblemente, la última en que los ataques prevalecieron y lograron dominar el ritmo de las acciones.
Share.

About Author

Comunicador social antisocial. Inconformista crónico. Profesor de Periodismo Deportivo. Fundamentalista de Messi.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!