ESPAÑA 1982: EL TRIPLETE AZZURRO

8

EL CAMPEÓN: ITALIA

La nazionale dirigida por Enzo Bearzot llegaba envuelta en el escándalo del “Totonero” que explotó en 1980. Denuncias de arreglos de partidos terminaron con Milán y Lazio en Serie B y varios jugadores suspendidos, entre ellos: Paolo Rossi, que fue acusado de arreglar el empate en un Perugia-Avellino. A pesar de estar dos años sin jugar, Bearzotapostó por él y recibió muchas críticas de parte de la prensa italiana que no entendía el empañamiento del entrenador. Estas aumentaron con el flojo inicio de del equipo en la primera ronda donde empató sus tres partidos –Polonia, Camerún y Perú– clasificando solo por tener un gol más que el conjunto africano.
La segunda fase le deparaba “el grupo de la muerte” con Argentina, campeón defensor, y Brasil, con el mejor plantel. Pero la historia de Italia marca que cuanto más difíciles son los rivales más crece. Ahí se vieron los hombres como Bruno Conti, Gaetano Sciera, Dino Zoff, Giusseppe Bergomi y, por supuesto, Paolo Rossi. Ante Argentina anotaron Tardelli y Cabrini  para darle el merecido triunfo 2 a 1 ante Maradona y compañía; frente a Brasil fue la gran tarde de “Pablito” que debutó en la red con un hattrick para vencer por 3 a 2 y clasificar a semifinales eliminando a los dos máximos candidatos. Allí lo esperaba la sorpresiva Polonia, pero tanto Rossi ya estaba embalado y con su doppieta clasificó a los Azzurros para la final.
El 11 de julio de 1982 en el estadio Santiago Bernabeú ante Alemania se dio la obtención de la tercera estrella. Rossi, Tardelli (con su emocionante corrida para festejar el gol entre lagrimas) y Altobelli  adelantaron a Italia mientras que Breitnerdescontó faltando siete minutos.
Italia fue campeón porque fue el mejor. Ganó sus últimos 4 encuentros con un promedio de dos goles pero, sobre todo, tuvo los jugadores con la personalidad para sobreponerse a todos los obstáculos.
Italia20Campione20del20Mondo2019-1
Equipo de Italia (5-3-2): Zoff; Gentile, Cabrini, Collovati, Bergomi y Scirea; Oriali, Tardelli y Conti; Grazini y Rossi. DT:Enzo Bearzot.
Las otras figuras:
 
Diego Armando Maradona (Argentina); Zico, Sócrates y Falcao (Brasil); Michel Platini y Jean Tigana (Francia); Karl-Heinz Rummenigge y Paul Breitner (Alemania); Teofilo Cubillas (Perú); Kenny Dalglish (Escocia;) Zbigniew Boniek (Polonia); AntonínPanenka (República Checa); Kevin Keegan (Inglaterra); Juanito (España); Jean-Marie Pfaff (Bélgica).
 
Argentina entre el fútbol y la guerra:
 
humor-77-b-menotti-galtierivolvio-mercedes-sosa-en-el-opera-6229-MLA48753395_2779-O“El show siempre debe continuar”. Ese es el lema que moviliza a los dirigentes de la FIFA  y el que llevó a cabo el mundial en España mientras en el Atlántico sur se llevaba a cabo una guerra absurda que costó miles de vida. Dos países participantes en el mundial; Argentina e Inglaterra. “No es lógico que mientras unos se juegan la vida en las Malvinas, otros participen del Mundial para divertir a la gente”fueron las palabras no oídas de Alfredo Di Stefano.
Los integrantes del plantel argentino no estaban seguros de participar del campeonato, pero las presiones desde los estratos de poder como la AFA, dirigida por el cómplice Julio Grondona, hicieron que el fútbol y esa selección se use como distracción y, de paso, aumentar más el “sentimiento patriótico”. Como lo hizo César Menotti, siguiendo con la línea discursiva de la dictadura al expresar en una rueda de prensa solo para medios extranjeros: «Desde nuestro humilde puesto debemos intentar darle al mundo, a través del fútbol, una imagen cabal de lo que somos»
Varios años después, en 2001, Daniel Passarella, capitán de ese equipo realizo una autocrítica: «No debí haber jugado el Mundial del 82. En Malvinas muchos chicos murieron y yo, como capitán, debí hacer algo para que no entráramos a la cancha».
En las islas británicas también se cuestiono la participación, pero no por remordimiento sino por asco: “la pérdida de la vida británica ha tenido un marcado efecto sobre algunos futbolistas (..) Ellos sienten repugnancia ante la idea de jugar en el mismo torneo con Argentina” fueron las palabras del ministro de deportes, Neil MacFarlane, en una carta enviada a Margaret Thatcher.
Finalmente Argentina firmó la rendición el 14 de junio, un día después del partido inaugural en donde Bélgica derrotó 1 a 0 a la albiceleste. La pelota no paro de rodar y las heridas siguen abiertas.

El jeque que anuló un gol

Hoy en día es muy común que los grandes clubes es manejen por los petrodólares que vienen de oriente medio, pero sin pasar de las oficina y meterse dentro de la cancha.
El 21 de junio de 1982, en el Nuevo José Zorrilla de Valladolid, Francia enfrentaba a Kuwait. En la platea se encontraba el hermano del Emir de Kuwait, el Jeque Fahaf Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, que acompaño a la delegación de su país a España. El partido transcurría normalmente con el triunfo parcial de los europeos por 3 a 1 hasta que en el minuto 35 del segundo tiempo, Alain Giresse marcó el cuarto.
Inmediatamente todos los kuwaitíes se fueron hacia el árbitro, el ucraniano Miroslav Stupar, reclamando que había sonado un silbato en la tribuna y que por esa razón se habían detenido.
Como el juez hacía caso omiso a las quejas, el Jeque comenzó a hacer señas de que los jugadores abandonaran el campo de juego. Ante la confusión decidió bajar, maletín en mano (que nunca se supo que contenía), a hablar personalmente con el árbitro, mientras la guardia civil española se corrió a un lado para dejarlo pasar, y exigirle que anule el gol por el silbato que había sonado. El ucraniano, ante la presión, decidió anular el gol.
De poco sirvió ya que en el 89’ Maxime Bossis finalmente anotó el cuarto gol de los galos. ¿Qué paso luego? Kuwait perdió con Inglaterra en el último partido de la fase de grupos 1 a 0 y nunca volvió a disputar un mundial; Francia finalizó en la cuarta posición; Stupar fue sancionado de por vida por la FIFA y el hermano del Emir murió en 1990 cuando fue asesinado en la invasión de Irak a su país al estallar la guerra del Golfo.

La mayor goleada de la historia

Por la primera fecha del grupo 3, se enfrentaron Hungría y El Salvador el 15 de junio en Elche. Un partido que pintaba de poca relevancia terminó entrando a los libros de récords ya que los húngaros ganaron 10 a 1.
El primer tiempo finalizó 3 a 0 con goles de Tibor Nyilasi, Gabor Poloskei y  Laszlo Fazekas. En el complemento llegó el vendaval: Jozsef Toth y nuevamente Fazekas pusieron el 5 a 0 en 9’; la selección centroamericana llegó al muy celebrado descuento por intermedio de Luís Ramirez, pero Laszlo Kiss con un hattrick, Lazar Szentes y el segundo personal de Nyilasicompletaron la decena faltando siete minutos para que finalice el encuentro.
Share.

About Author

8 comentarios

  1. Pingback: EL FÚTBOL COMO GUERRA

  2. Pingback: UN FLACO POR BARCELONA

  3. Pingback: DOS VECES CAMPEÓN DEL MUNDO

  4. Pingback: UN PRODIGIO BAJO PALOS

  5. Pingback: Mágico González: El que no quiso ser una leyenda

  6. Pingback: La predicción de Sócrates

  7. Pingback: México 1986: El Mundial de Diego

  8. Pingback: Sócrates, el futbolista con conciencia de clase

Leave A Reply