MUNDIAL 2002: DECEPCIÓN ARGENTINA, REVELACIONES, BRASIL Y RONALDO

12

Por aquel entonces, Argentina atravesaba una profunda crisis nacional, y el seleccionado de Bielsa no pasó de primera ronda en Corea-Japón pese a llegar como candidato. Fue un Mundial de sorpresas, revelaciones, el quinto título de Brasil y la coronación de Ronaldo.

El comienzo del presente siglo azotó a la Argentina con una presente crisis política y, sobre todo, económica. Durante el año 2001, la sucesión de hechos lamentables no tenía final, las medidas tomadas por los gobiernos (los cinco presidentes en una semana y demás conflictos) lejos estaban de enlazar los términos y alcanzar soluciones. El ambiente era drástico hace poco más de una década. Los argentinos tenían pocas chances de sonreír ante semejante clima nacional. Las búsquedas futuras apuntaban a salir de esa situación cuanto antes.

De todas maneras, mientras esas dificultades se acentuaban, el pueblo veía cercana la posibilidad de tener una gran alegría con el Mundial que se acercaba. La Selección estaba compuesta por figuras internacionales, jugadores de mucho renombre. El equipo dirigido por Marcelo Alberto Bielsa era el mayor candidato, quizá haya sido la ocasión en que Argentina más favorito era para alzarse con la Copa. En las Eliminatorias previas había apabullado a los demás combinados sudamericanos, dejando unos escalones atrás a Brasil, y el juego colectivo del conjunto era realmente para soñar.
 
batistuta
En el Monumental, la albiceleste se hacía invencible. Hasta se imponía con autoridad en la altura. Bielsa había logrado cambiar ciertos automatismos que venían reinando, las bases de los entrenamientos y el juego, con un esquema de 3-4-3. Aquel equipo poseía mucha ambición ofensiva, los carrileros Zanetti y Soríntenían un recorrido extraordinario por las bandas tanto en fase ofensiva como defensiva, el medio daba el control y arriba se ubicaban los vitales extremos para el Loco y un punta.
Pero esa gran ilusión no pudo ser correspondida. Los jugadores llegaron en muy malas condiciones físicas después de una temporada europea llena de partidos. Vivas se lesionó unos días antes, Ayala en el precalentamiento del primer juego, y Verón arribó dañado muscularmente. Argentina fue eliminada en fase de grupos tras vencer a Nigeria con gol de Batistuta en el partido inaugural, caer contra Inglaterra por el tanto de penal de Beckham y empatar ante Suecia tras el tiro libre de Svensson y el tanto de Crespo. Todo el sueño argentino se venía abajo, aquella Selección que era enormemente favorita se caía a pedazos.
 
El Mundial de 2002 fue el primero que se organizó en tierras asiáticas, como así también fue la única vez que se hizo de forma conjunta entre dos países. La FIFA quería ampliar sus mercados, dejar de lado las costumbres americanas y europeas, y así se decidió por estas naciones, que contaban con una infraestructura y un alcance económico envidiable. De hecho, entre ambas naciones construyeron 18 nuevos estadios antes de la Copa. Por entonces, al certamen clasificaron 29 seleccionados, puesto que los anfitriones estaban dentro junto a Francia, última campeona en 1998.
 
Francia, otra decepción
Los galos llegarían a ser la otra sorpresa negativa, junto a Argentina, en un torneo lleno de rarezas en cuanto a resultados. Conducidos por Roger Lemerre, mantenían la base del equipo se consagró en sus tierras. Perdieron en el primer encuentro disputado del Mundial, ante Senegal por 1-0. Sin Zidane, que se lesionó y no pudo estar los dos primeros partidos, Francia no avanzó y cayó en el debut ante los africanos, que resultaron auténticas revelaciones.
 
Como último campeón, el combinado azul era apuntado nuevamente como candidato. Los amistosos previos le daban mucho aire, ganando y en algunos casos goleando. Luego de la derrota inicial vendría el empate sin goles ante Uruguay y otra caída, esta vez ante Dinamarca por 2-0. Además de haber vencido como locales cuatro años antes y elevarse por sobre todo el resto, también habían obtenido la Copa Confederaciones en 2001. Los marcadores finales no dejaban de ser sorpresivos.
 
De este modo, los franceses no pasarían la primera ronda; el elenco liderado por Zizou (solo jugó el tercer cotejo), Fabien Barthez, Thierry Henry, David Trezeguet y Sylvain Wiltord era otra gran decepción. Esa actuación finalizó siendo la peor de la historia de un campeón reinante (terminó 28º). Dentro de su grupo, los uruguayos (con Montero, Recoba, Abreu y Forlán) también quedaron afuera.
 
Los senegaleses, esa gran sorpresa
 
blog_senegal
El seleccionado africano de Senegal debutaba en la Copa con esa gran victoria ante los galos. Desborde por la banda izquierda de El Hadji Diouf, centro y gol de Papa Bouba Diop. Los Leones de Teranga, nombre con el que se los comenzó a popularizar, solamente ganaron ese encuentro en el tiempo regular, aunque tampoco perderían en los 90 minutos.
 
Dirigidos por Bruno Metsu, 21 de los 23 jugadores actuaban en la liga francesa. Los otros dos eran del torneo local, ambos arqueros suplentes del equipo. Ante los daneses sería un empate, y el primer tiempo ante los uruguayos una exhibición. Tres goles arriba que los sudamericanos acabarían empatando en el complemento. El Chengue Morales, incluso, erró un gol abajo del arco que hubiese significado la clasificación celeste y la eliminación de Senegal.
 
Pero los Leones siguieron su marcha. Ya habían dejado afuera a Francia y a los charrúas. En octavos les tocó enfrentar a Suecia, que arribaba de eliminar a Argentina. El empate, con el recordado remate en el palo de los suecos, se terminaría quebrando en el tiempo extra. Larsson había anotado, Camara empató y convirtió el gol de oro para sentenciar el pase a cuartos.
 
Otra de las revelaciones, Turquía, les frenó la marcha al vencerlos en el alargue tras un partido muy igualado. Más allá de la eliminación, lo desarrollado por los de Metsu fue muy destacable. Era un equipo ofensivo, con laterales muy profundos, mediocampistas que se acoplaban al ataque, y con el correr de los partidos el entrenador se animó a alinear tres delanteros de arranque. Hasta el día de hoy, nombres como el de Coly, Diatta, Fadiga, Diao, El Hadji Diouf o Diop siguen siendo muy recordados.
 
La histórica actuación del local
Ante la situación de que ambas selecciones locales, sin mucha historia mundialista, sean cabezas de grupo, los sectores quedaron conformados de forma muy competitiva o casi sin atracción. Eso evidentemente influyó; tanto coreanos como japoneses pasaron sin muchos problemas a octavos, aunque fueron los primeros los que lograron una performance casi brillante, llegando hasta semifinales.
 
1272706793_0Dentro del Grupo D junto con Portugal, EEUU (llegaron hasta cuartos con un gran campeonato de Landon Donovan) y Polonia, Corea del Sur no perdió en esa ronda y tan solo recibió un gol (de los norteamericanos para empatar). Acumularon 7 unidades. Ya entre los 16 mejores, los anfitriones se enfrentaron a Italia. La Azzurra no dejaba de ser una potencia, aunque lejos estaba de sus grandes épocas. Los tanos fueron superiores, pero los increíbles fallos del árbitro ecuatoriano Byron Moreno, junto a lo hecho por los Tigres de Oriente, inclinaron la balanza.
 
El juez sancionó mal un penal, que de todas maneras contuvo Buffon. Luego echó a Totti por ‘simular’ dentro del área adversaria, cuando la falta era evidente. Los italianos fallaron las que tuvieron, Corea empató cerca del final y pasó con un tanto en el tiempo extra. Ese mismo árbitro y su historia no terminarían allí: la FIFA lo suspendió por 20 partidos y, un tiempo después, fue apresado en Estados Unidos por tráfico de heroína.
 
Corea delSur, en tanto, eliminó a España en cuartos de final. Otra vez, los fallos arbitrales eran tema central de discusión por decisiones polémicas, aunque nuevamente los asiáticos se mostraban sólidos en defensa y se imponían en la tanda de penales. En el póker de los mejores y en su suelo, la ilusión tuvo su punto final cuando Alemania, por medio de Ballack, le ganó en semifinales cerca del cierre del partido. El juego por el tercer puesto no fue afrontado con la misma moral, y Turquía ganó por 3-2.
 
Turcos, en el podio
 
En las líneas anteriores, hicimos referencia a que Turquía también había sido una de las revelaciones, dentro de un Mundial plagado de rarezas. Fueron los únicos que lograron ganar tanto a Corea como a Japón, ambos locales, y consiguieron poner en aprietos a Brasil en el debut. La de 2002 fue la segunda presentación en una Copa del Mundo para los turcos después de no avanzar de la fase de grupos 50 años antes, en Suiza 1954.
 
Se mostraban hace 12 años como un equipo con mucha intensidad, solidario. Todos se comprometían para recuperar el balón, y formaban un bloque para defender y atacar. Achicaban de forma correcta los espacios. Una vez que recuperaban, manejaban muy bien la pelota para avanzar de forma colectiva hacia el arco contrario.
 
El arquero Rustu Recber, decisivo en algunos pasajes, el capitán Hakan Sukur, Ilhan Mansiz, Yildiray Basturk, Emre Belozoglu y Hasan Sas eran las principales figuras de aquel equipo rojo, que pasó a octavos como segundo de Brasil. Ante los japoneses pudo avanzar a cuartos. Allí venció a Senegal y en las semifinales volvió a enfrentarse a Brasil, la única Selección que le había ganado, en el debut. Los cariocas vencieron y pasaron a la final.
 
En el encuentro por el tercer puesto se daría uno de los récords históricos. El partido enfrentó a los turcos con los coreanos. La presión alta de los europeos tuvo sus frutos a los 11 segundos, cuando Hakan Sukur quedó libre frente al arquero y convirtió. Fue el gol que a la postre daría lugar al triunfo y sería el más rápido de la historia de los mundiales.
  • Octavos de final: Alemania 1-0 Paraguay; México 0-2 EEUU; España 1(3)-1(2) Irlanda; Corea del Sur 2-1 Italia; Dinamarca 0-3 Inglaterra; Brasil 2-0 Bélgica; Suecia 1-2 Senegal; Japón 0-1 Turquía.
  • Cuartos de final: Alemania 1-0 EEUU; Corea del Sur 0(5)-0(3) España; Inglaterra 1-2 Brasil; Senegal 0-1 Turquía.
La conquista brasileña
A la competición de 2002, Brasil llegó sin el cartel de candidato. De manera extraña, tal vez fue la única oportunidad en la que llegó a las tierras organizadoras sin el gran favoritismo. Desde luego, el llegar desde atrás le calzó perfecto y acabó siendo el gran campeón, contando con un equipo de grandes jugadores. Argentina, Francia, Italia y España fueron quedando en el camino. El Scratch se hizo lugar pese a las críticas y acabó coronándose.
 
La Selección de Marcelo Bielsa fue claramente muy superior a todos en las Eliminatorias, y la Verdeamarelha había quedado un poco relegada en la opinión pública de cara a la Copa. La victoria ante los turcos por 2-1 en el incipiente juego de su periplo en Asia no terminó con las diatribas. Brasil ganaba pero sin desplegar un gran juego frente a un rival que se lo había puesto complicado.
 
Llegarían luego las victorias ante China y Costa Rica, con dos goleadas espectaculares, por 4-0 y 5-2. Luis Felipe Scolari, que hoy vuelve por la gloria, consiguió en aquel momento formar un equipazo. Los once que sacó a la cancha mayormente el DT fueron: Marcos; Cafú, Lucio, Roque Junior, Roberto Carlos; Kleberson, Gilberto Silva, Edmilson; Ronaldinho, Rivaldo; Ronaldo. También asomaban, que casi no tuvo minutos.
 
Después del grupo, Bélgica esperaba en la siguiente instancia. Entre los jugadores que conformaban el plantel belga, se encontraba Marc Wilmots, hoy entrenador del equipo que irá por el golpe en 2014. Brasil logró sacarse de encima a su rival ganando por 2-0, pasando algunos tramos de zozobra, aunque Rivaldo y Ronaldo pudieron destrabarlo.
ronaldinho-2002-wcLuego de pasar los octavos, el choque frente a Inglaterra era su primer gran duelo de la competición. Un error de Lucio y el provecho que sacaba Owen de la jugada ponía a los británicos arriba, pero un gran Rivaldo igualaría antes del final del primer tiempo. En el segundo, Ronaldinho sacaría de la galera un tiro libre mágico desde muy lejos que se metería con la complicidad de David “La Foca” Seaman, el histórico arquero inglés.
 
Frente a los turcos en una nueva ocasión en semis, pudieron vencer nuevamente. Turquía, en la ambición de revancha, no le puso las cosas fáciles, pero Ronnie volvió a aparecer. En la final ante Alemania, de la que no pudo participar Ballack por sanción, Ronaldo sería el jugador del partido y, con una actuación sublime y un doblete, le daría el título a su país para ser pentacampeón.
 
  • Semifinales: Corea del Sur 0-1 Alemania; Brasil 1-0 Turquía.
  • Final: Brasil 2-0 Alemania, en el Estadio Yokohama Marinos de Japón.
Ronaldo, el gran héroe
1270341317618
Cuatro años antes, había sufrido una crisis cardíaca en la previa de la final con Francia del Mundial 1998. Posteriormente, las lesiones lo golpearon fuerte. Tanto, que hasta estuvo cerca del retiro. Parado cerca de 6 meses, volvió y se rompió el tendón rotuliano. Era una especie de maldición. Su rodilla quedó maltrecha y el tiempo de recuperación fue muy extenso.
 
Se fue acercando Corea – Japón 2002 y él sabía que era su tiempo de revancha. La chance propia de llegar nuevamente a la máxima cita representaba su espíritu de superación, su ansiedad de volver a ser. Había sido campeón en 1994 en EEUU, pero sin jugar un minuto. El primer Mundial asiático era su gran oportunidad para redimirse.
 
Muchos dudaron de su completa recuperación. Respondió con goles y actuaciones memorables. El Fenómeno hizo el primer gol, para empatar en lo que sería victoria, ante Turquía en la presentación. Luego, anotaría también ante los chinos y ante Costa Ricaconvertiría un doblete en el primer cuarto de hora del partido. En octavos no dejaría pasar la oportunidad y marcaría para sellar el resultado. Contra Inglaterra no tendría la chance de meter su gol, aunque volvería con todo para derrotar otra vez a los turcos. Llegó a la final con 6 tantos y un nuevo corte de pelo: completamente rapado excepto en la parte superior de su cabeza, donde se dejó una suerte de flequillo. Aquella cuestión estética hasta hoy es recordada y copiada por los fanáticos.
 
Ante los alemanes, sería oportunista para aprovechar un rebote de Oliver Khan y llegaría al doblete convirtiendo con calidad al primer palo tras el lujo de Rivaldo, que la dejó pasar para que le quede en los pies. De ese modo, Ronnie se convirtió en el jugador más determinante de la Copa, más allá de que no recibió el premio al mejor (lo ganó Khan, pese a su error en la final), y en una de las leyendas de todos los tiempos. Aquellos ocho goles le sirvieron a Ronaldo para, junto con otros siete que anotó en Francia ’98 (4) y Alemania ’06 (3), ser el máximo artillero de la historia de los mundiales con 15 conquistas. Solo Klose puede superarlo en Brasil.
 
 La decepción argentina fue total. Un pueblo sumergido en la crisis veía esa posibilidad latente para volver a sonreír, pero no pudo ser. El seleccionado, que llegaba ampliamente como candidato, no llegó a pasar la primera fase. Fue la Copa de Senegal, Turquía y Corea del Sur, el anfitrión. El ganador fue el pentacampeón Brasil,  y el Fenómeno Ronaldo su gran figura.
  • Goleadores: Ronaldo (BRA) 8, Klose (ALE) 5, Rivaldo (BRA) 5, Johan Dahl Tomasson (DIN) 4, Christian Vieri 4.
Share.

About Author

Periodismo y fútbol. 24 años, de Roldán.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!