EL MUNDIAL DE LA REINA: INGLATERRA ’66

6

Tras el Mundial organizado en Chile, en 1966 el trofeo más importante del mundo debía volver a tierras europeas. Inglaterra, Alemania Federal y España se postularon para ser la sede del torneo, aunque los ibéricos se bajaron poco tiempo antes de la elección, que se llevó a cabo en Roma. Por 34 votos contra 27, los británicos ganaron y se quedaron con la chance de organizar un Mundial, justo en el año del centenario de la creación de su Federación… igualmente, todo esto estaba previsto, ya que Stanley Rous, presidente de la FIFA e inglés hasta la médula, intervino activamente para llevar adelante Inglaterra 1966.

EL TROFEO Y PICKLES
inglaterra
Durante una exhibición en el Salón de Westminster, poco antes del comienzo del torneo, el trofeo Jules Rimet fue robado, conmocionando al mundo y ridiculizando al país organizador. Tras unos días, la policía local recibió un llamado con una petición de rescate de 15 mil libras, pero luego se dieron cuenta de que el arrestado era un farsante, y el trofeo seguía sin aparecer. Finalmente, tras días de ardua búsqueda, un perro lo encontró envuelto en papel de diario en el fondo de un jardín. Tras la consagración británica, el famoso perro Pickles fue invitado al banquete de celebración, y le permitieron lamer los platos de los jugadores.
LA COMPLICADA CLASIFICACIÓN
Pocos torneos tuvieron tan complicada la clasificación. A priori, se estableció que tanto Inglaterra, por su caracter de organizador, como Brasil, por ser el campeón defensor, iban a clasificar directamente, quedando 14 puestos vacantes. La primera polémica fue cuando se dio a conocer que solo había un cupo a repartirse entre África y Asia: los africanos se negaron a compartir un cupo, argumentando que merecían uno solamente para ellos. FIFA hizo oídos sordos a la queja, y los 15 equipos perjudicados decidieron bajarse de la eliminatoria, al igual que Siria y Corea del Sur. Insólitamente, las selecciones de Congo, Guatemala y Filipinas tuvieron problemas en la inscripción y se perdieron el certamen, al igual que Sudáfrica, que fue dejado de lado por su política racial denominada «Apartheid».
Así, los 16 países que pelearon por el torneo entre el 11 y el 30 de julio de 1966 fueron:
10

La televisión jugó un rol importante durante la competición, dado que por primera vez se transmitió por satélite un torneo, en blanco y negro, para todo el mundo. Primero, con el sorteo, en el cual una azafata dividió a los equipos en 4 grupos, de la siguiente manera: A) Inglaterra, Uruguay, México y Francia; B) Alemania Federal, España, Suiza y Argentina; C) Portugal, Hungría, Brasil, Bulgaria; D)Unión Soviética, Corea del Norte, Italia y Chile.

LA SORPRESA: COREA DEL NORTE
corea
El equipo norcoreano fue definitivamente uno de los más amateurs de la historia de los mundiales: ninguno era jugador de fútbol, sino que todos eran miembros solteros del ejército, que practicaban el deporte en sus ratos libres. Llegaron a Europa sin ninguna esperanza, y con los pasajes listos para volver apenas finalizada la priemera ronda, pero sus planes cambiaron drásticamente, y terminaron sacando pasajes para disputar en Liverpool la segunda vuelta. A pesar de perder el primer partido frente a la URSS, empetó el segundo ante Chile, y le ganó a Italia en la última jornada, quedando así segundo y accediendo a jugar la segunda fase. El autor del gol de la clasificación, Pak Doo Ik, era un dentista del ejército, y con un golazo dejó afuera a uno de los máximos candidatos. Luego de ese encuentro, los italianos, llenos de verguenza y desolación, argumentaron que los asiáticos, aprovechando su gran parecido físico, cambiaron varios jugadores en el entretiempo y así jugaron más frescos la segunda mitad…
EL GOLEADOR: EUSEBIO.
eusebiuA pesar de al obtención del campeonato y de la presencia de varios jugadores importantes jugando para Inglaterra, Alemania o Italia, todos los ojos miraron, aunque sea por un rato, a la gran Pantera Negra de Mozambique. Hablamos de Eusebio, nacionalizado portugués, que ya había ayudado con goles a clasificar a su selección, pero que en el Mundial terminó de explotar, siendo el goleador del certamen con 9 conquistas.
Portugal tuvo que enfrentar en la fase de grupos contra Hungría, a quien vencieron sin goles del crack, a Bulgaria, contra quien debutó en las redes, y a Brasil, contra quien marcó un doblete. Hasta ahora, cifras normales para un goleador, pero lo que siguió fue lo heroico: en cuartos de final perdían 3 a 0 contra Corea del Norte, pero los lusos lo dieron vuelta en el segundo tiempo con 4 goles de Eusebio, y ganaron por 5 a 3. En semifinales, a pesar de marcar un gol, no pudieron pasar a Inglaterra, y en el partido correspondiente al tercer puesto, le ganaron a la URSS con un gol, (¿cuando no?) del africano nacionalizado. La admiración que provocó por su actuación hizo que apenas finalizado el torneo lo incluyeran en elfamoso museo de cera de Madame Tussauds.
 
ARGENTINA Y RATTIN
 
rattin
Al conjunto albiceleste le tocó un grupo muy complicado, con Alemania Federal, España y Suiza. En su debut, venció 2 a 1 a los ibéricos con un doblete del Luifa Artime, en el segundo empató 0 a 0 con Alemania, y en el último de la primera ronda, le ganó 2 a 0 a Suiza, con goles de Artime y Onega.
 
Por los cuartos de final, Argentina e Inglaterra se veían las caras en Wembley. Para ese momento ya eran alevosas las ayudas que recibía el equipo local por parte de los árbitros, y enterado de eso el DT argentino, Lorenzo, planteó un partido sin foules y jugando al off-side. Todo transcurría con tranquilidad, hasta que en el minuto 33 le cobraron un foul a Perfumo y lo amonestaron. El capitán Rattin, mostrando la cinta, salió a protestar, pero el árbitro aleman no entendía español, por lo que el rioplatense debió pedir un intérprete: el colegiado «entendió mal» y lo expulsó. Tras más de 10 minutos de protesta, fue acompañado por policías hacia afuera del campo, pero en el trayecto hizo dos cosas que quedaron en la historia. Primero, se sentó en la alfombra roja de la reina, y luego, cuando pasó cerca del córner, arrugó la bandera inglesa, desatando la furia del público que le tiró todo tipo de cosas. 
 
EL ROBO DE LA FINAL
 
fantasmaLa final fue disputada el 30 de julio en el estadio Wembley, de la ciudad de Londres. Se enfrentaron los ganadores de ambas semifinales, Inglaterra y Alemania Federal, en un partidazo, que llegó al alargue y se definió con un fallo que hasta hoy sigue generando polémica: el gol fantasma.
Iban 101 minutos del partido, ambos equipos empatados, el ingles Hurst patea por sobre el arquero, la pelota pega en el travesaño y pica ¿adentro?. El juez de linea Tofik Bakhramov pitó decididamente el gol, aunque 30 años después la Universidad de Oxford publicó un estudio que afirmaba que el balón había rebotado 6 centímetros delante de la linea de gol, es decir, que no había entrado.
Hay algunos mitos que rodean esta historia que la hacen aún más interesante. Uno de ellos cuenta que luego del partido, la reina Isabel II le regaló un silbato de oro al asistente en forma de agradecimiento. Otro cuenta que en su lecho de muerte, interrogado acerca de su decisión, pronunció un simple pero firme «Stalingrado», dando a entender que fue una venganza por la cantidad de compatriotas muertos en manos de los nazis.
Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

6 comentarios

  1. Pingback: ALGO HABRÁ HECHO | Pasionfulbo.net

  2. Pingback: Hugo Orlando Gatti: el loco que atajó tres décadas

  3. Pingback: Se palpita el sorteo: Rusia 2018, cada vez más cerca

  4. Pingback: Algo habrá hecho José María Minella

Leave A Reply