Las fusiones no deseadas

LAS FUSIONES NO DESEADAS

Para el año 1933, eran 16 los equipos que jugaban en la Primera División del fútbol argentino. No obstante, de cara al torneo siguiente los clubes grandes buscaban generar un cambio. Y vaya si lo hicieron, a través de fusiones entre equipos.

El 18 de Marzo de 1934, Chacarita se llevó tres puntos raros. Como visitante, y en la cancha de Argentinos Juniors, venció a un equipo debutante: la Unión entre Atlanta y Argentinos. Fue el primero 25 partidos que los de Villa Crespo se unieron con los de Paternal. El problema radicó en que aquella fusión fue forzosa.  Los clubes grandes buscaban disputar un certamen con menos equipos y con más público en las canchas. La solución entonces fue armar una tabla de recaudaciones, que derivó en los descensos obligados de Quilmes y Tigre primero, y en las uniones entre Argentinos-Atlanta y Lanús-Talleres Remedios Escalada después. Con equipos fusionados, se suponía iría más gente a los estadios. Una decisión bochornosa y autoritaria. De negarse, ambos equipos serían descendidos como Quilmes y Tigre, que competirían ante las Reservas de los clubes de Primera. Como si fuera poco, la relación entre “Bichos” y “Bohemios”, no era nada buena. La idea inicial era que la localía sea alternada, pero tras el debut ante Chacarita algo quedó muy claro: las hinchadas no querían compartir tribuna, y el Estadio de Atlanta contaba con mejores condiciones para separar a las parcialidades en tres grupos: los de locales y el de visitantes. La camiseta fue otra de las grandes discusiones. La primera alternativa fue un fuerte color rojo que primaba, pero con una gran cuello estilo paloma con los colores azul y amarillo. Más tarde, otro modelo mantuvo el rojo pero en lugar de la v azul y amarilla, se pintaron solapas del cuello y mangas para identificar a Atlanta.

Resultado de imagen para union atlanta argentinos

El técnico de la Unión fue Luis Célico, un ex jugador identificado con los de Villa Crespo, que a la hora de armar el once inicial se inclinaba por una mayoría de Atlanta, lo que por supuesto generó el rechazo de Argentinos. En la cancha, los pocos hinchas que asistían alentaban sólo a los jugadores de su club original. Para peor, los resultados fueron pésimos: sólo dos triunfos, uno ante Gimnasia (4-2), que contaba con José María Minella entre sus figuras; otra ante Ferro como visitante (1-0). El resto, 20 derrotas y sólo tres empates. Las goleadas en contra fueron lapidarias: San Lorenzo le hizo seis, River ocho, Boca otros seis, al igual que Vélez y Estudiantes. La Unión terminó cómoda en el último lugar, mientras que la fusión entre Lanús y Talleres Remedios Escalada mostró mucha mayor cohesión: ganó 8 partidos y empató once. Cabe destacar que el torneo se jugó a tres ruedas y contó con 39 fechas, pero tras la jornada 25 Atlanta estaba en crisis dirigencial y la Liga Argentina decidió desafiliarlo, por lo que Argentinos jugó por su parte el resto del certamen, aunque no logró obtener mejores resultados. Por suerte para el fútbol argentino, en 1935 la fusión se dio entre la Liga Argentina de Football y la Asociación Argentina de Football. Se creó la Asociación del Football Argentino y todo volvió a ser como antes. Atlanta y Argentinos jugaron por separado, aunque terminaron 15° y 16° respectivamente en un torneo de 18 equipos. ¿Por debajo de ellos? Quilmes y Tigre, los que habían sido descendidos de acuerdo a la tabla de recaudaciones.