LA ÚLTIMA GESTA DEL ZARAGOZA

1

Por: Raquel Grima

Las zaragocistas viven del pasado. Es un secreto a voces, algo que sabe todo el mundo. El club maño no pasa por sus mejores momentos y las noches inolvidables de La Romareda con sus grandes citas ya no es lo que era. Ahora no están escuadras históricas como “Los Magníficos”, o jugadores inolvidables como los hermanos Milito que deleiten la vista. Ahora no hay tardes gloriosas como la del 6-1 al Real Madrid, ni finales europeas de las que se volvían con títulos. Ahora solo quedan recuerdos imborrables en la retina de todo aquel que pudo verlos y que cuenta a sus conocidos y a aquellos que por la edad no estuvieron presentes que el Real Zaragoza, hace poco, fue grande, muy grande. Tan solo once años han pasado desde la última vez que el Real Zaragoza consiguió alzar una Copa del Rey. Una copa conocida por todos, y la que más veces han levantado los maños. Para ellos no es una cualquiera, sino aquella que han tenido el placer de tocar y disfrutar en seis ocasiones, convirtiéndose en el sexto equipo que más veces ha conseguido hacerse con tan bello trofeo.

En la actualidad, Zaragoza milita en la Segunda División, tras perder de manera agónica la final por el ascenso, ante Las Palmas.

En la 2003-2004 el Real Zaragoza, tras un año en Segunda División, volvía a Primera. ¿Los fichajes que le acompañarían? Más que acertados, actuales mitos vivientes del zaragocismo: Savio, David Villa, Gabi Milito. La temporada podía ser buena. Los jugadores desde luego que lo eran. Los zaragocistas podían soñar pero la realidad superó a los sueños y, a pesar de haber jugado la anterior campaña en el infierno, la temporada 2003-2004 pasó a la historia. La Copa del Rey comenzó el 7 de octubre; los blanquillos fueron pasando etapas consiguiendo ganar a Mirandés, Salamanca y Betis, hasta llegar a los cuartos de final en los que superaron al mismísimo Barcelona. El sueño estaba más cerca; sólo faltaban dos etapas, una superada con éxito al ganar al Alavés y la otra ante el ganador del duelo entre el Real Madrid y el Sevilla. ¿El vencedor de este último? El Real Madrid y sus Galácticos, un equipo capaz de ganar todo y con figuras de la talla de Figo, Roberto Carlos, Zidane

Los días fueron pasando, la fecha se fue acercando y finalmente llegó. 17 de marzo de 2003. Monjuic. Zaragocistas y madridistas. Un mismo objetivo.

El partido comenzó, la ilusión por parte de ambos equipos también. Minuto 21: 1-0, gol de Beckham, la copa más cerca de Madrid. Minuto 29: 1-1, Dani. Minuto 44: 1-2 Villa, remontada zaragocista. Minuto 47: 2-2, Roberto Carlos, tablas en el marcador. Y prórroga, sin incidentes hasta el minuto 111 cuando llegó él: Luciano Galletti, “El Hueso”, aquel argentino que tiene un hueco en el corazón de cualquier zaragocista, por convertir, en el último suspiro del partido, el gol de una nueva Copa para Real Zaragoza, y todo aquello que le acompañaba: euforia, risas, lágrimas y recuerdos. Recuerdos intactos en la mente de todo aquel que pudo ver la última gran gesta del Real Zaragoza y la grandeza que acompaña a un club mítico.

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: VALDANO, ADEMÁS DEL ESTADIO AZTECA

Leave A Reply