Marcos Acuña

SIEMPRE A DISPOSICIÓN

Septiembre de 2017. El Monumental en ebullición y la pelota le quema hasta al futbolista más aplomado. Tras la lesión de Ángel Di María y el 0-1 con olor a quedar afuera del Mundial, aparece un futbolista de Racing para sacar la cara por sus compañeros. Este jugador era Marcos Acuña. Tiró un caño a su marcador y asistió a Mauro Icardi que, con complicidad de Rolf Felscher, empató aquel partido. 

Desde ese día, Acuña no dejó de estar en las convocatorias. Se transformó en habitué por versatilidad y su dinámica característica que rompe cualquier monotonía de partido. En la actualidad, es titular o primer recambio de Lionel Scaloni, quien lo utiliza como lateral, carrilero o interior según sean las necesidades del equipo. La certeza es que el puesto no es un gran problema: Acuña se adapta. Y en su privilegiada capacidad de centrar desde varias zonas, Argentina puede encontrar una herramienta de mucha utilidad.

En la reciente fecha FIFA, Acuña ingresó en el entretiempo contra Alemania y fue vital para romper el partido. Como carrilero sostenido por tres centrales, el equipo tuvo otro vuelo y optó por la izquierda como vía de ataque predilecta. En tándem con Lucas Ocampos, fue el ex Ferro y Racing quien asistió a Lucas Alario para el descuento. También colaboró en la presión alta que intentó sostener el equipo a lo largo de ese tramo.

Ante Ecuador, su puesto fue el de lateral izquierdo. Con Juan Foyth, central desplazado a la derecha, el carril izquierdo aparece como el elegido para avanzar y profundizar. Con volantes de buen pase en corto y largo, es frecuente que en algún momento llegue un cambio de frente por parte de Paredes y De Paul. Así sucedió en el primer tiempo ante el conjunto ecuatoriano: Acuña participó en los tres goles: córner a la cabeza de Alario, remate y desvío, asistencia a Lautaro Martínez en la jugada que derivó en penal. Acuña sabe llegar por sorpresa.

Si tiene un lugar o no en el once, será decisión de Scaloni. Pero lo cierto es que Acuña es uno de esos jugadores que todo técnico necesita: soldado capaz de jugar en varios lugares sin que esto implique una merma en su rendimiento.