boca

EL LÍDER DE LA DEFENSA

Si una característica tienen los mercados de pases de Boca es la infinidad de centrales incorporados. Normalmente, ante la superpoblación, muchos ven pocos minutos y otros no se acoplan a la forma de jugar del entrenador de turno. Este ciclo de Gustavo Alfaro navega entre presionar alto o esperar y salir rápido dependiendo del rival de turno. Para ambos módulos, tiene un central que interpreta de buena forma ambas situaciones.

Júnior Alonso llegó a principio de año, cedido desde el Lille. Entre su amplio repertorio, destaca su excelente juego aéreo defensivo y la gran capacidad de achicar los espacios cuando el equipo elije presionar alto. Sin embargo, también convive con lagunas que lo dejan al borde del error cuasi infantil en más de una oportunidad. De momento, virtudes y defectos entran en el combo, pero en general son más las buenas actuaciones. Por esto, Alfaro lo alineó en cinco de los seis partidos disputados en el semestre.

Júnior Alonso

Júnior Alonso.

Otra virtud del central internacional con Paraguay en la última Copa América es su pie izquierdo. Tiene mucha precisión en los envíos cruzados y Boca lo explota al máximo. En el último partido ante Aldosivi, con un pelotazo cruzado dejó mano a mano a Mauro Zárate y en el siguiente, llegó el definitivo gol de Eduardo Salvio. Dadas sus virtudes, es notorio cuando Boca sale por su lado, y el volante derecho (Ej.: Nandez vs Athletico Paranaense) se cierra para ir a luchar la pelota aérea con el lateral buscando la superioridad por dentro. En aquel partido de vuelta ante el conjunto brasileño, Boca explotó esa vía de ataque de gran manera.

Alonso interpreta bien los momentos del partido. Tiene voz de mando y lidera la presión de la defensa cuando es necesario subir líneas y, por otro lado, adapta perfectamente su juego a esperar los ataques rivales.  Una prueba de esto fue la serie ante Paranaense, donde fue vital para que Marco Ruben no gravite en esos 180 minutos. A día de hoy, es el mejor defensor central con el que cuenta Gustavo Alfaro. Se ganó su puesto a base de buenas actuaciones y versatilidad.