GG

LA INTELIGENCIA AL SERVICIO DEL EQUIPO

La partida de Santiago Caseres a mediados del 2018 fue un cimbronazo para el Vélez de Gabriel Heinze. Un equipo en camino de afianzar una idea sufrió una baja difícil de reemplazar. Aún así, del problema se supo crear una oportunidad para reemplazarlo y darle aún más vuelo al equipo. Así apareció Gastón Giménez en Liniers a cambio de 1.350.000 millones de dólares, tras un magro paso por Estudiantes De La Plata.

¿Un volante ofensivo, de buen manejo de la pelota pero acostumbrado a mirar el arco rival desde cerca, era el reemplazante de un volante de corte defensivo? Heinze develó rápido la incógnita e hizo de Giménez su voz dentro del campo. Con el correr del tiempo, el ex Godoy Cruz se hizo patrón de la mitad de la cancha y aplicó su inteligencia para darle el vuelo que los jóvenes velezanos necesitaban. Su 90% de precisión en los pases a lo largo de sus casi 50 partidos en Vélez explican gran parte del estado de forma del equipo.

La confirmación del nuevo rol

El gran diferencial en sus estadísticas son los pases en campo contrario. De una temporada a otra, Giménez pasó de un 73% a un 91% de precisión en esa parte del campo, lo que grafica el exitoso proceso de adaptación a un nuevo rol en cancha. Incluso, Lionel Scaloni lo citó a la Selección Argentina debido a sus buenas actuaciones. Jugando a veces como único centrocampista, a veces acompañado, otras como líbero y otras tantas más adelantado, Giménez fue la pieza que marcó los tiempos y la postura del equipo en cada partido de un Vélez que plantó cara en cada estadio del fútbol argentino. Tras un año y medio de progreso, deja el club de Liniers a cambio de 4.750.000 de dólares rumbo al Chicago Fire de la Major League Soccer. Vélez ya sufre su ausencia.