Fausto Vera

DONDE PIDA LA JUGADA

Fausto Vera es uno de los grandes valores de Argentina en el Preolímpico Sub-23. Su gran actuación ante Uruguay (3-2) con un espectacular gol incluido, lo confirma, además, como uno de los mejores mediocampistas del certámen. Pero el centrocampista de Argentinos Juniors no es sólo una individualidad suelta, sino que está siendo una pieza fundamental para que el conjunto dirigido por Fernando Batista, sea, precisamente, más equipo. Sus registros con y sin pelota lo transformaron en una fija de las selecciones juveniles, siendo, por ejemplo, titular en el Mundial Sub 20 de Polonia y en los Juegos Panamericanos. Batista lo conoce de su paso por las inferiores del Bicho, y apostó por él desde los días importantes del Sudamericano disputado a principios de 2019. Y Vera siempre respondió.

El sentido de ubicación es una de sus grandes virtudes. En fase defensiva, Fausto Vera siempre se encuentra en disposición de interrumpir el ataque rival, sin necesidad de realizar barridas o grandes esfuerzos. Su lectura le permite realizar desplazamientos cortos a la hora de meter el pie. Si Argentina, pese a no someter a sus rivales, está siendo un equipo muy competitivo y gran candidato a quedarse con un boleto a Tokio 2020, mucho tiene que ver la solidez defensiva en la que colabora el centrocampista, siempre dispuesto a acudir en apoyos defensivos en las bandas y a mantener la distancia con la última línea, liderada por otro futbolista de la clase 2000 de Argentinos Juniors: Nehuén Pérez. En el peor de los casos para la Selección, si el conjunto rival logra desbordar, sacar a un defensor de posición y buscar el centro atrás, Vera es capaz de resolver esas situaciones gracias a la concentración que le permite seguir la jugada y defender el área para interceptar el envío, bloquear el remate o sencillamente facilitar una superioridad numérica.

Vera es un centrocampista que destaca por su lectura del juego, que le permite encontrarse siempre bien ubicado.

Pero el repertorio de Vera no termina allí. A pesar de ser un centrocampista con buenos dotes defensivos, no deja de ser un futbolista al que le gusta tener la cancha de frente, ser opción de descarga para sus compañeros y filtrar en vertical si algún compañero aparece libre entre líneas. Por lo general cerca de los primeros pases, el ‘5’ de Paternal destaca por su sencillez para jugar: rara vez guarda la pelota más de lo necesario o falla pases cortos. Incluso, su golpeo para conectar con compañeros alejados es muy limpio y preciso. Como si fuera poco, aunque es el más posicional de los dos pivotes -Nicolás Capaldo se desprende con mayor frecuencia-, Vera ya demostró ante Uruguay que su forma de pegarle a la pelota es eficaz.

Con apenas 19 años, Fausto Vera ya suma muchos minutos con la camiseta de la Selección Argentina sin desentonar y ayudando a solidificar los cimientos de un grupo que ya lleva un buen tiempo trabajando junto. En la lista de cuestiones aún por pulir o prestar atención, puede encontrarse su peso en la salida desde el fondo, donde a veces recibe de espaldas facilitando la presión del rival, y aunque protege bien la pelota, una mejora del control orientado puede ahorrarle problemas en una posición que a fin de cuentas, nunca se termina de conocer. Incluso, el proceso lógico del futbolista también requiere de ciertos errores de los que aprender, aunque hasta el momento, en Argentinos y en la Selección, Fausto Vera sea una garantía.