Erling Haaland

CONOCIENDO A ERLING HAALAND

Es el nombre tendencia del fútbol europeo. Sus apabullantes números superan récords y amenazan con hacer saltar otros tantos. ¿Habrá techo que no esté dispuesto a romper? Radiografía de un killer.

19 años. 1,94 de altura. Pie zurdo. Nacido en Reino Unido circunstancialmente, pero noruego en su ADN. Y goles. Muchos goles. Esta podría ser una breve descripción del delantero que está en boca de muchos, pero nada explicativa del fenómeno que su presencia provoca. Y es que cuando Erling Haaland está en el campo de juego se percibe en la atmósfera que van a suceder cosas. Concretamente: goles.

Centrodelantero de contextura física de otras épocas pero que no resigna técnica en sus controles, Haaland está llamado a ser el goleador más prolífico de su generación. Ningún talento de su camada tiene el instinto goleador tan desarrollado que Erling a estas alturas posee. En el Molde FK de su país dio comienzo a su raid goleador: en 50 partidos con el conjunto noruego totalizó 20 goles, a sus 17 años. Allí despertó la atención de la franquicia futbolística de Red Bull en Austria, el Salzburg, quien se lo llevó un año más tarde. Con el equipo del Toro Rojo terminaría de hacer eclosión: más goles que partidos (29 tantos en 27 juegos) en la presente campaña hasta el mes de enero. En Champions League, la historia fue similar: a lo largo de seis presentaciones en la fase de grupos, aportó ocho anotaciones. En su debut en Champions se despachó con un hat-trick al Genk de Bélgica y le hizo tres goles en dos partidos al Napoli, uno al Liverpool y otro más al Genk para completar la faena.

De su fantástico 2019 hay que agregar que a mediados de ese año disputó el Mundial Sub-20. Noruega fue eliminado en primera ronda, pero a Haaland le bastó para ser el goleador de la competición. Una memorable actuación contra Honduras, donde anotó nueve goles en el 12-0 de su selección –récord absoluto en torneos S-20- le alcanzó para quedarse con la bota de oro del torneo.

Tras un 2019 cargado de goles y ruido, varios gigantes europeos empezaron a ir a la carga por él: rumores con Manchester United, City y Juventus, o pasar a la franquicia alemana de la bebida energizante, el Leipzig, eran cada vez más fuertes. Esta última opción era una de las que cuadraban más: equipo de la misma escudería del Salzburg, un país como Alemania que facilitaría la adaptación viniendo desde Austria, y el salto a la Bundesliga, un destino recurrentemente elegido por futbolistas que salen de la liga austríaca, eran razones suficientes para pensar que el próximo paso sería ese. Pero audaz como cuando está dentro del área, finalmente eligió al Borussia Dortmund como nuevo destino.

El resultado de su elección hasta aquí habla por sí solo: en su debut en el certamen alemán, tres goles en 23 minutos. Y en su segundo partido dos más en 32′. Cinco goles en algo más de 50 minutos. Demencial.

¿Pero qué tiene este chico más allá de sus excelentes números para quebrar barreras? Håland es un hombre de área con el gol en las venas, algo que consigue principalmente a partir de su capacidad de desmarque en cortas distancias y su grandísimo olfato para anticiparse a los rebotes, centros u otras situaciones similares que ocurran dentro del área. Es muy raro que no esté donde la pelota va a ir.

No obstante el noruego es un ‘9’ que, pese a su corpulencia, no es un negado en términos de ductilidad y concepto colectivo. Puede asociarse oportunamente en circuitos creativos o recibir la pelota en zona de tres cuartos y, a base de la potencia que lo caracteriza, arrastrar defensores para terminar rematar en el área o sus inmediaciones. Le gusta colocarse cerca del vértice izquierdo y ensayar efectivos tiros cruzados con su zurda cañonera. En juego aéreo, su gran talla le facilita conseguir impactos certeros a pesar de ser un registro del juego que todavía no domina completamente.

Tampoco le importan los contextos. Su apetito depredador no le permite detenerse. Consigue un gol y ese gol no sólo no aplaca sus ansias de goleador, sino que es un impulso para inmediatamente ir por más. Está seteado para competir vorazmente y ese sello distintivo es el que resalta por encima de los talentos de su edad.

Por esto y más, si creías que sabías quién era Erling Braut Haaland o pensabas que en este artículo ibas a saberlo, hay malas noticias: cuando el mundo del fútbol cree empezar a conocerlo, él se empeña por dejar en ridículo a todos aquellos que creían en eso con un nuevo impacto goleador que estremece. Si sos uno de esos, no te desmoralices porque acá va un secreto: nadie lo conoce en verdad. Ni siquiera él mismo conoce hasta dónde llegará su apetito por la destrucción de los arcos rivales.