LOS TRUCOS DE ISCO PARA OTRA SUPERCOPA

0

 

El Manchester United por fin volvía a lo que tanto deseaba: el primer plano a nivel europeo. Después de ganar la Europa League, el nuevo reto de José Mourinho es competir de buena manera en la elite. Tuvo la posibilidad de hacerlo, y lo logró, al menos en el primer cuarto de hora de la Supercopa de Europa disputada en Macedonia ante el Real Madrid de Zinedine Zidane. El entrenador portugués continuó con la estrategia de fortalecer su sistema defensivo, y presentó a sus nuevas caras: Víctor Lindelof, Nemanja Matic y Romelu Lukaku.

Los Reds se mostraron superiores en el inicio del partido, con mucha intensidad y perseverancia física por sobre el rival. Los defensores mordían, encimaban constantemente y obligaban a las figuras del Real Madrid a jugar de espaldas y lejos del arco. El esquema se basó en tres centrales: Lindelof-Smalling-Darmian; y dos carrileros: Antonio Valencia por derecha y la sorpresiva inclusión de Jesse Lingard por izquierda, para conformar una línea de cinco defensores cuando el conjunto español se acercaba a David De Gea. De esta manera, Mourinho equiparó a sus carrileros con los laterales del Madrid: Dani Carvajal y Marcelo. El plan funcionaba, con una presión mixta consciente de los riesgos que conlleva ante pasadores de la talla de Toni Kroos y Luka Modric. Hasta que apareció Isco.

El poderío físico le permitió al Manchester United incomodar al Real Madrid en los primeros minutos de partido.

El mediapunta español comenzó a conectar a todos sus compañeros. Le dio sentido al 4-3-1-2 que hoy no tuvo a Cristiano Ronaldo pero sí a Gareth Bale, aunque en materia de movimientos el galés no da las ventajas que sí el portugués. Pero Isco fue conductor en el sentido más puro: condujo con balón de un lado a otro, dándole dinámica a la posesión y llevando al United a defender cada vez más cerca de su arco. Esperando en el borde del área los de Mourinho sufrían, pues la calidad de Kroos, Modric, Carvajal, Marcelo y Casemiro es mucho más peligrosa cuánto más altura tiene. Justamente fue el brasileño quien se desprendió por sorpresa y conectó un gran pase de Carvajal.

En desventaja, el planteamiento de Mourinho de esperar y salir de contra con Mkhitaryan, Pogba y Lukaku perdía sentido. El ingreso de Rashford en lugar de Lingard tuvo la intención de arriesgar más y sumar un hombre en ataque, pero lo cierto es que el Real Madrid seguía con Isco en esplendor, conduciendo, conectando, haciendo daño al doble pivote conformado por Ander Herrera y Matic. Tras una pared con Bale, el español selló el 2-0 y encarriló la Supercopa de Europa. La ventaja pudo ser mayor pero fue Lukaku quien puso al United en partido tras un flojo rebote de Keylor Navas. Los de Mourinho crecieron sobre el final, por encontrarse en un momento más avanzado de la pretemporada. El físico de Pogba comenzó a pesar para tener más posesiones, y el ingreso de Marouane Fellaini también sirvió para aquello. El belga ganó muchos duelos aéreos individuales y permitió asentar a sus compañeros en campo rival. Pero no le alcanzó al equipo de Mourinho, que deseaba volver a protagonizar en las grandes noches, pero se encontró con el mago Isco en una de sus mejores funciones, y la Supercopa de Europa una vez más viajará a Madrid.

Share.

About Author

1994. Si no rueda una pelota me siento incompleto. Cuando sea grande diré que vi jugar a Messi. Disfruto de leer y escribir.

Leave A Reply