ÍDOLOS DE ARGENTINOS JUNIORS

3

La tarea de elegir a los cinco máximos ídolos en la historia de Argentinos Juniors es muy compleja, ya que, como en lla mayoría de los clubes chicos,  los jugadores que más le dieron al la economía del club se basa en la venta de jugadores y es difícil que se los pueda ver mucho tiempo entre sus filas. Sin embargo, hay varios que dejaron su huella y son recordados con cariño y admiración.

Claudio Borghi: Sin lugar a ninguna duda, el Bichi es la persona más amada por los hinchas de Argentinos. Y no es para menos. Como jugador, formó parte de aquel memorable equipo de los ’80 que ganó todo en el país, se coronó en América y estuvo a doce pasos de ganarle la Intercontinental a la poderosa Juventus, todo esto con los pases milimétricos y rabonas eximias del 9. Ya como técnico, asumió en el club en 2009 cuando las papas quemaban y el descenso estaba cerca: nada de eso pasó, hizo un gran torneo y al año siguiente, jugando el fútbol que le gusta a su gente, Argentinos ganó el Clausura 2010. Tras 25 años sin títulos, con descensos y pérdida de la cancha de por medio, la gloria volvía a La Paternal en una bella tarde noche del 16 de mayo. Sí, el Bichi había logrado salir campeón tanto como jugador como técnico. Por si fuera poco, sin ninguna necesidad más que el amor genuino y las ganas de ayudar, volvió a dar una mano e intentar salvar al equipo en esta temporada. Como agradecimiento, hace unos años se pintó un mural en la esquina de la cancha con su cara y la frase “¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón…”.

Diego Armando Maradona: El 10, el mejor jugador de la historia del fútbol mundial, odiado por muchos, amado por más, venerado en tierras napolitanas y en cada rincón de la República Argentina, tiene un lugar especial en La Paternal. El máximo orgullo de la institución es haber formado y disfrutado de los primeros años de “Pelusa”. Quienes lo vieron desparramar su pierna zurda por la cancha de tablones de Juan Agustín García y Boyacá afirman con seguridad que esa fue su mejor versión; Jugó en el Bicho desde el ’76 hasta el ’81, consagrándose con 116 goles como el máximo goleador del club, y logrando el increíble record de ser el máximo artillero en 5 torneos consecutivos. Como agradecimiento, el nuevo estadio lleva el flamante nombre de Diego Armando Maradona.

Jorge Quinteros: El Polo fue quizás el último gran delantero que sacó el club, y que pudo jugar varios años en el club. Debutó en 1993 y aunque se fue muchas veces, también regresó para ayudar cuando el equipo lo necesitaba tantas otras veces, ya que defendió la camiseta en 4 etapas distintas, jugando 159 partidos y anotando 63 goles. Fue clave en el ascenso de del 96/97 formando una excelente dupla de ataque con el hondureño Benett y marcando el gol clave, el definitorio ante Gimnasia y Tiro de Salta en cancha de Español. En 2002 Argentinos volvió a descender y en su primer intento de volver, fracasó, por eso, en 2003 regresó el Polo tras un breve paso por San Lorenzo. El final fue el mejor: promoción ante Talleres, victoria en la ida y en la vuelta con goles del 9 y la vuelta a Primera en el denominado “Cordobazo”. En 2006 retornó por última vez con el objetivo de retirarse, y se despidió marcando un golazo ante Estudiantes.

Sergio Batista: Clásico número 5 de la escuela del Bicho. Fue un emblema en aquel equipo de los 80, que junto con Borghi ganó casi todo lo que pudo jugar desplegando un juego que los caracterizaba y le gustaba a la gente: él era el motor de ese conjunto. Sus excelentes actuaciones lo llevaron a la Selección Nacional, donde se consagró campeón del Mundial de México 1986. Con 299 partidos en Primera División sigue siendo el jugador con más presencias en el club. Ya como técnico, gestó desde el banco el ascenso del 2004.

Por último, y ante la injusta necesidad de elegir un quinto ídolo entre tantos jugadores significativos, se deja abierto el crédito para nombrar a muchos surgidos del Semillero del Mundo. Porque hace muchos años Osquita Distefano fue capitán y referente del Bicho, dando el puntapié para una larga estirpe de números cinco. Porque Chiche Sosa dirigió al equipo en seis etapas diferentes. Porque Vidallé, Villalba, Pavoni, Pellegrini, Olguín, Domenech, Comisso, Batista, Corsi y Videla, con Yudica como DT convirtieron a Argentinos en un Bichito de América. Porque Caruzzo, Gentiletti, Mercier, Ortigoza, Oberman, Prósperi, Coria y Calderón fueron los estandartes del campeonato de 2010. Porque Piscu volvió a ayudar y jugó prácticamente sólo un torneo entero. Todos ellos se merecen un lugar, el quinto lugar.

Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

3 comentarios

  1. Como no vas a nombrar pederzoli, trigilli ni vaccaro??? Ingunza (el maximo goleador de la historia)??? Ortigoza hoy en dia lo cagan a puteadas mas que ser idolo.

Leave A Reply