LA FUSIÓN MENOS ESPERADA: BOCA Y RIVER FUERON UNO SÓLO

0
La enemistad entre Xeneizes y Millonarios se remonta hasta sus orígenes. Sin embargo, muchas veces Boca y River han llevado a cabo una fusión compartiendo sus jugadores un mismo equipo, aunque hoy parezca poco menos que imposible.
La pasión, ese sentimiento que nace del alma de cada hincha (en este caso, de Boca y River), no se negocia, se lleva bien adentro, y por lo tanto sería un absurdo tratar de describir con palabras esa sensación propia de cada uno. El corazón, de no controlarse, puede precipitarse por los caminos de la locura y llevar al individuo a la falta de todo raciocinio. Hoy, donde todo transcurre a una velocidad impresionante, parece imposible repetir una situación que tuvo lugar varias veces en la historia de nuestro fútbol.
El balónpie criollo es locura, desenfreno e insania. Domingo a domingo las canchas, los bares, los clubes o simplemente los hogares familiares se transforman. La organización reinante en la vida de cada uno de los hinchas de cualquier equipo, se ve trastocada. En nombre de esa bendita pasión pueden ocurrir situaciones que poco se asemejan con la originalidad del sentimiento mencionado. La violencia es el hijo maldito de la sociedad futbolera, esa que hoy vería con ojos incrédulos la posibilidad de que dos clubes rivales compartan una identificación común. Un mismo equipo.
No obstante, cuando todavía algo de razón (que de pesar un poco más sobre la pasión evitaría miles de desgracias) quedaba en nuestra sociedad, se llevaron a cabo una serie de cotejos amistosos que permitieron que Boca y River, o River y Boca, formaran un mismo combinado. Esta situación tuvo lugar en seis oportunidades comprobadas.
“Nuestros jugadores prestaron su concurso al Club Boca Juniors y al torneo del club Banco de la Nación Argentina, con fines de beneficencia”. El extracto pertenece a la Memoria y Balance de River del año 1909, no pudiéndose demostrar fehacientemente la existencia de tal encuentro de carácter amistoso. Asimismo, un año después, la historia fue contada con claridad en los hechos.
En 1910, con el conjunto de Núñez aún en La Boca, boquenses y riverplatenses combinaron sus fuerzas y utilizaron una indumentaria común. La fecha fue además clave en la historia del pujante país, ya que aquel 25 de mayo conmemoró el Centenario de la Patria. Los dos equipos se enfrentaron con jugadores mezclados en ambas escuadras, con la mera finalidad de recaudar fondos y poder ayudar a la gente necesitada del barrio, en una época donde las calles del sur de la capital vivían inundadas.
123123123
Un recorte de 1910 que narra aquel enfrentamiento

Uno de los equipos alineó de la siguiente manera: Luraschi (RP); Ramón Ferreiro (BJ), Garibaldi (BJ); Lamique (RP), Penney (BJ), Pisano; Elías Fernández (RP), Jorge Fernández (RP), Rafael Pratt (BJ), Galeano (BJ), Martinez (BJ). El caso del futbolista Pisano es una incógnita, ya que en los planteles de ambos clubes no existió tal apellido. Quizá se deba a un mero error de tipeo y se haya intentado hacer referencia a Juan Bautista Priano, quien sí actuaba en Boca.

Por su parte el otro team salió a la cancha con: Belloc (BJ); Chiappe (RP), Francisco Priano (RP); Pieralini (BJ), Angotti (BJ), Messina (RP); Penney (BJ), Spinelli (BJ), Giovanelli (BJ), Pastor (BJ) y Johnny Diggs (RP).
En 1911 y 1918 se produjo un caso doblemente llamativo. En esas fechas midieron fuerzas un combinado Boca-River ante otro compuesto por Independiente-Racing, en un verdadero duelo entre la Ciudad de Buenos Aires y su cercana Avellanada. El primero de los cruces (que tuvo lugar un sábado 11 de febrero) se llevó a cabo en territorio bonaerense y finalizó 0 a 0, resultado inusual para la época.
Siete años después el enfrentamiento se promovió con fines benéficos, para con otro futbolista de la incipiente liga, más precisamente Enrique Bertolini, quien defendiendo los colores de Estudiantil Porteño se había fracturado. Así el match se realizó el 1° de mayo, en concordancia con el Día del Trabajador.
1948
El equipo de Boca y River con la camiseta de Palmeiras
Con el crecimiento acelerado de los clubes y su establecimiento en nuevos terrenos, tal fue el caso de River, estos cotejos dejaron de concretarse. La profesionalización del fútbol seguramente influyó en forma negativa sobre los mismos. Los tiempos eran otros ya, la pasión mal entendida comenzaba a ganar terreno. Sin embargo, y tras un largo parate de 30 años, se volvió a repetir un acto de este tenor. 
Esta vez las tierras brasileñas fueron elegidas para llevar a cabo un duelo ante un representativo local. Tanto Boca como River presentaron lo mejor de sus ricos planteles. Enfrente se plantó un equipo compuesto por nombres del Corinthians, Palmeiras y San Pablo. El partido se desarrolló con tranquilidad, en el marco de un Pacaembú repleto, y finalizó en igualdad 1-1, siendo el delantero xeneize Pin el autor del tanto albiceleste.
En esta ocasión River cedió sus colores, ya que durante la segunda mitad se utilizó la camiseta de Boca, por lo que leyendas de la talla de Carrizo, Labruna, Moreno y Di Stéfano se calzaron la azul y oro. Durante la etapa inicial utilizaron los colores de Palmeiras, como una muestra de confraternidad. El equipo formó con: Diano (Boca); Marante (Boca) y De Zorzi (Boca); Yácono (River), Néstor Rossi (River) y Ramos (River); Boyé (Boca), Moreno (River), Di Stéfano (River), Labruna (River) y Pin (Boca). A su vez, ingresaron Amadeo Carrizo (River), Castellani (Boca), Corcuera (Boca), Sarlanga (Boca) y Loustau (River).
1974
La Selección Argentina en la previa del duelo de 1974
La historia registró los dos últimos enfrentamientos en 1974 y 1975. En el primero, disputado un 29 de agosto y en un colmado estadio de Vélez, los dos más grandes se midieron con la Selección Argentina. El resultado final fue 2-2, con goles de Tarantini y Rocchia para la albiceleste; García Cambón y Morete, sobre el final, decretaron la paridad.
El dato curioso de aquella noche en el Amalfitani fue que la parcialidad de Boca se ubicó en una popular, mientras que a su vez la gente de River se colocó en la otra, por lo que el representativo nacional pareció netamente visitante en su propio territorio.

Finalmente, en 1975, se pudo disfrutar de la última presentación de un combinado formado por los “Primos”. Aquella vez fue derrota por 2-1 ante un equipo de Agremiados.

Share.

About Author

Periodista deportivo egresado del Círculo. Amante de todo tipo de deporte, sin distinción alguna. Sueño con clonar a Lampard para que nunca deje de patear una pelota. Escribo sin ansias de ser leído.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!