GOLPE DE ESTADO Y FUTBOL

0

El 24 de marzo de 1976, mientras en Argentina se producía un Golpe de Estado, la Selección jugaba en Polonia su segundo partido correspondiente a una gira europea. Cuatro días antes había debutado con un triunfo en Kiev, ante Rusia por 1-0. Este viaje le permitió a César Luis Menotti darle rodaje internacional a sus jugadores, con vistas al Mundial 1978.

base_image

Massera, Videla y Agosti, los integrantes de la Junta Militar que dio el Golpe de Estado el 24/3/1976

Mientras la delegación se alistaba para el juego en el estadio de Siaski, en la ciudad polaca de Chorzow, a 13 mil kilómetros de distancia, la Argentina sufrió el más sanguinario Golpe de Estado. Si bien la dictadura encabezada por Videla no fue la primera en la historia de nuestro país, si se trató de la peor. Nunca hubo tantos muertos, torturados, desaparecidos, apropiación de bebes y robos. La mañana del 24 de marzo, la más negra de la historia argentina, la junta militar (Videla-Massera-Agosti) ya estaba en el poder. Los comunicados de la dictadura se fueron dando a conocer y así el Estado de Sitio y las libertades individuales o grupales, quedaron suspendidas. Las radios, diarios y canales de televisión habían quedado bajo el control militar y también quedaron suprimidos todos los espectáculos, transmisiones y programas de televisión. Pero el comunicado número 23, dejó a salvo a la pelota: “Se ha exceptuado de la propagación programada para el día de la fecha el partido de fútbol que sostendrán las selecciones de Argentina y Polonia”. Paradójicamente, el mismo día en el que se torció para siempre el destino del país, se transmitiría en cadena nacional un partido amistoso de la Selección. Recuerda Enrique Macaya Márquez, comentarista de aquel partido, la orden recibida: “Sólo dedicate a decir los nombres de los jugadores”.

Argentina-Polonia 1

Argentina consiguió un triunfo ante Polonia por 1-2

Como estaba previsto, la selección disputó su amistoso y consiguió su segundo triunfo, al revertir un 1-0 en el primer tiempo, con los goles del Gringo Scotta y el Loco Houseman, en la segunda parte. Argentina formó aquel día con Hugo Gatti; Alberto Tarantini, Jorge Olguín, Daniel Killer y Jorge Carrascosa; Marcelo Trobbiani (Osvaldo Ardiles), Américo Gallego y Ricardo Bochini; Héctor Scotta (René Houseman), Leopoldo Luque y Mario Kempes. El encargado de relatar el partido fue José María Muñoz, acompañado del comentarista Julio César Calvo, hermano de la luego detenida-desaparecida Adriana Calvo. En la televisión oficial, Fernando Niembro fue el responsable de la transmisión.

images

César Menotti, el técnico de Argentina en los años de plomo.

Nunca quedó del todo claro, cuándo y de qué forma los jugadores recibieron la noticia del Golpe de Estado; si fue antes o después del partido y cómo reaccionaron. Según contó Ricardo Bochini, integrante de aquella selección, la información la recibieron cuando el plantel se disponía a almorzar, previo al encuentro. El encargado de darles la noticia fue el relator deportivo José María Muñoz. En cambio el volante Marcelo Trobbiani, rememoró ese acontecimiento: “Recuerdo que estábamos en el hotel y faltaban tres o cuatro horas para el partido amistoso contra Polonia. Mario Kempes nos contó que en la Argentina había un golpe.  Enseguida fue el desconcierto general. No podíamos creer lo que estaba pasando”. Pero el atacante Jacinto Luque, contó la historia de manera diferente: “Nos enteramos del golpe recién a la noche, después del partido. Me acuerdo que el Gordo Muñoz nos dio la noticia a la hora de los postres, cuando estábamos todos festejando el triunfo a los gritos (…) La mayoría no estábamos tan metidos en el tema. Yo no soy hipócrita y digo lo que nos pasaba a casi todos ahí: cuando uno es exitoso y le va bien, no mira mucho para los costados”.

2e4bf93a2fb17c0b3ccc71ba5a8d2335

Una de las habituales formaciones de Argentina en 1976

La dictadura militar hizo una utilización política del fútbol en aquellos años de horror. No inventaron nada nuevo: Benito Mussolini lo llevó adelante con el mundial de Italia en 1934 y Adolf Hitler lo imitó con los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. Es justo recordar que la FIFA hizo la vista a un costado, cuando dos días después del juego en Polonia, el almirante Carlos Lacoste, titular del EAM 78, recibió a una delegación del Ente rector del fútbol mundial, presidida por el alemán Hermann Neuberger, vicepresidente del organismo. Y el aval de FIFA a la Junta Militar, quedó más que claro cuando Neuberger, encargado de fiscalizar las obras para el campeonato del mundo, declaró: “El cambio de Gobierno no tiene nada que ver con el Mundial. Somos gente de fútbol y no políticos”, dijo Neuberger. Dos días después, el brasileño Joao Havelange, presidente de la FIFA, rubricó la movida con una expresión taxativa: “la Argentina está ahora más apta que nunca para organizar el mundial”.

Share.

About Author

56 años, escritor. El fútbol y el rugby, mis pasiones. San Lorenzo de Almagro un sentimiento. Escribir sobre fútbol y sus protagonistas, un oficio que intento aprender día a día.

Leave A Reply