Fecha 20

LA FECHA 20 EN DIEZ CLAVES

Pasó una nueva fecha de la Superliga y en Pasionfulbo recopilamos diez claves futbolísticas que marcaron los once partidos disputados este fin de semana.

Se consolida desde el contraataque. Boca dio un recital ante Central Córdoba en Santiago del Estero y reafirmó que se siente cómodo en ese tipo de escenarios. Con Sebastián Villa y Eduardo Salvio temibles a campo abierto y un Carlos Tévez clarividente para aprovechar los espacios, el proyecto de Miguel Ángel Russo empieza a encontrar un atisbo de identidad: 5 de los 8 goles del ciclo llegaron por esa vía.

El cambio de esquema de Gallardo. Tras lo sucedido en Santa Fe, Marcelo Gallardo sostuvo el 5-3-2 para enfrentar a Banfield y tras una gran actuación del Millonario se confirmó que esa estructura es la más acorde para reemplazar la ida de Exequiel Palacios. Milton Casco y Gonzalo Montiel tienen más protagonismo y los centrales saben involucrarse en la salida conduciendo y filtrando. El resultado: cinco triunfos seguidos y los de Núñez desfilan hacia la obtención de la Superliga.

La mejoría de Aldosivi. Desde la llegada de Ángel Guillermo Hoyos, el Tiburón se reactivó y logró culminar la fecha fuera de la zona roja y sumando 10 de los últimos 15 puntos en juego. El entrenador ajustó en la mitad de cancha y los grandes rendimientos de Federico Gino y Gastón Gil Romero en la medular le permiten al elenco marplatense realizar una presión alta efectiva y jugar los partidos lejos de su arco. Deberá mejorar en las áreas.

Conserva la fuerza aérea. Si bien Gustavo Álvarez intenta que el equipo se asocie más, Patronato mantiene la búsqueda aérea como su arma más efectiva para lastimar. Con el gran campeonato que está haciendo Cristian Tarragona en su dupla con Gabriel Ávalos, el Patrón inclina la cancha a través de los balones altos y atacando las segundas jugadas. El paraguayo es el segundo jugador que completó más duelos aéreos (243) que en esta Superliga.

La mente también juega. Lo sucedido en La Plata es una gran fotografía de cómo influye la psicología en el fútbol. Estudiantes le manejaba la pelota a Defensa y Justicia y tuvo a su favor un penal que Gastón Fernández malogró de manera insólita. Acto seguido, Francisco Pizzini convirtió para el Halcón y desató un vaivén emocional en el León, que comenzó a cometer faltas y perdió el dominio de un partido que jamás volvería a controlar. Cosas del fútbol.

Al ritmo de Rinaudo. Asi compite y juega Rosario Central. «Fito» volvió a romperla ante Gimnasia y su preponderancia en la estructura explica lo mejor y lo peor del equipo de Diego Cocca. Intensidad para recuperar la pelota y mucho quite en la mitad, pero poca retórica a la hora de generar juego e hilvanar ratios de posesión que permitan maniatar a sus rivales.

Al ritmo de Pablo Pérez. El volante cumplió su sanción y redebutó en Newell’s con registros muy auspiciosos. Fue el jugador que más intervino con pelota en el equipo de Frank Kudelka y su presencia le permitió a la Lepra ganar altura y que Maxi Rodríguez tenga mejores condiciones por dentro. Newell’s se llevó solo un punto ante Lanús pero ganó muchas más certezas con el ex-Independiente en sus filas.

El regreso de Iván Arboleda. El arquero colombiano había perdido terreno en Banfield durante el ciclo de Hernán Crespo y hasta incluso coqueteó con salir del club. Sin embargo, desde el regreso de Julio César Falcioni recuperó la confianza y su lugar estelar en el plantel. Pese a la derrota, sostuvo su valla hasta donde pudo y regaló atajadas de todos los colores. Julio César restauró un valor importante en su cruzada por hacer del Taladro un equipo férreo en su área.

La jerarquía no se pierde. Tres años fueron los que Daniel Osvaldo estuvo alejado de la práctica futbolística. Sin embargo, el naturalizado italiano ingresó en el complemento ante River y en pocas intervenciones demostró su vigencia. Le ganó el duelo individual a Robert Rojas (el único perdido por el paraguayo) con un juego de cintura y pinchó una pelota que por poco no se metió en el arco de Franco Armani. El talento no sabe de retiros.

Diferencial desde su sector. Eso es lo que caracteriza a Elías Gómez desde que es jugador de Argentinos Juniors. El lateral izquierdo está viviendo una temporada de ensueño donde se volvió clave en la estructura de Diego Dabove. Firmeza en los duelos, mucha convicción para pasar al ataque y clarividencia cuando lo hace. Ante Atlético Tucumán, le cometieron un penal y casi anota un gol de antología muy parecido al que le convirtió a Independiente en 2019.