SHAKTAR, AKHMETOV Y LA DURA REALIDAD UCRANIANA

0

Un atentado ocurrido en 1996 cambió el rumbo del Shakhtar Donetsk. La realidad del país ucraniano, por aquellos tiempos, era tan problemática como hoy en día. Akhmetov se hizo cargo del club y, con los años, se transformó en la persona más rica del país.

Corría 1996, la situación política ucraniana era tensa pero no por eso las actividades nacionales cesaban. Una de ellas era el fútbol, que no dejaba de jugarse y continuaba su transcurso en el campeonato nacional. Sin embargo, un hecho cambiaría el rumbo de uno de los clubes más importantes del país y, con el tiempo, de todo el continente europeo. Más allá de lo sucedido, sin duda alguna significó un punto de inflexión de cara al futuro en esa realidad en la que estaba inmiscuida la Nación.

Se jugaba un partido como cualquier otro del certamen doméstico de Ucrania. El Shakhtar Donetsk recibía al Simferopol Tavriya en lo que representaba una fecha más para el campeonato, pero ese día sucedería una tragedia que modificaría el camino. En el palco de Oleksandr Bragin, presidente del equipo que hacía las veces de local, una bomba estalló y provocó la muerte del mandamás del club. La institución quedaba sin su líder, e inmersa en una difícil situación, enmarcada en el atentado que ocurría en las instalaciones del estadio.

Sin embargo, había quiénes seguían a Bragin y podrían tomar las riendas. Rinat Akhmetov, el segundo del presidente, estaba cerca de llegar a la cancha para ver el partido del Shakhtar, pero el intenso tráfico en las adyacencias del lugar no le permitió hacerlo. De lo contrario, hubiese tenido la misma suerte. Pero el destino le jugó la otra cara de la moneda, y hoy en día es el máximo dirigente del club, desde que reemplazó a Oleksandr.

La situación tiene que ver con una intensa crisis en la extinta Unión Soviética. La década del ’90 fue horrorosa, y hubo muchos más casos similares al del Shakhtar Donetsk. Las dificultades también encerraban a las zonas industriales, y en ese ambiente Bragin se movía muy bien. Con una serie de contactos y su habilidad en negocios, había logrado hacerse con la presidencia del club. De todas maneras, ya sin él, Akhmetov tenía un nuevo desafío por delante, y lo llevaría adelante con creces.
 
Rinat no contaba con estudios universitarios (hizo la carrera de Ciencias pero no la culminó), era musulmán, y había quiénes lo acusaban de tener problemas notorios en la comunicación oral, aunque llevaría al equipo a lo más alto de Ucrania, y lograría que tanto él como el club se hicieran un nombre reconocido en el Viejo Continente. Invirtió cerca de 1500 millones de euros desde que asumió hasta día de hoy, y lo hizo crecer sobremanera. El tráfico en las calles de Donetsk que no lo dejaba llegar al partido, y posteriormente la tragedia, serían un quiebre sin intencionalidad, para que Akhmetov se haga cargo del Shaktar y lo eleve a las principales posiciones. Era el gran socio de Bragin, su mano derecha, y transformaría al Shakhtar.
 
Según la revista Forbes, la publicación estadounidense que hace referencia a la economía mundial, Akhmetov es la persona más rica de Ucrania (está 47º en la lista mundial, y en 2012 llegó a estar 39º). Tiene 47 años hoy en día, y tenía 29 cuando el atentado en el palco cambió su rumbo de vida. Su situación financiera hace que sea una de las personalidades más importantes de Ucrania, basando sus riquezas en el acero y en el carbón. Precisamente, en este último punto es en el cual comenzó a tener relación con el Shakhtar Donetsk, un club que tiene una analogía muy marcada con la minería, ya que es una de las principales actividades históricas de la ciudad. De hecho, Shaktar significa minero.
 
Actualmente, en la difícil situación que vive el país, Rinat Akhmetov juega un papel fundamental. Tuvo una fuerte alianza con el ex presidente de UcraniaViktor Yanukovic, (ambos formaban parte del Partido de las Regiones, Rinat como diputado), pero juntos han caído en su imagen y patrimonio luego de la destitución del gobernador y la tensa situación ucraniana, en la que Akhmetov llamaba al diálogo, y en donde todo estalló en violencia mientras se debate entre una alianza con Rusia o con la Unión Europea de preponderancia alemana.

Es muy notorio que Rinat ha ampliado sus ganancias y horizontes excesivamente en la previa a esta actualidad. Pero retornando al fútbol, lo cierto que es el Shakhtar Donetsk, que ya era una potencia, elevó su nivel y se hizo fuerte hasta en Europa. Tanto que, con las cifras comentadas unos renglones arriba, logró que su equipo fuera campeón de la Copa UEFA (hoy Europa League) en 2009. Luego, en la final de la Supercopa frente el Barcelona de Guardiola, no tuvo nada que hacer ante el solitario gol de Pedro y el partido ganado por el culé en Mónaco. Además, el Shaktar logró conquistar ocho ligas Premier de Ucrania entre 2002 y 2013, siendo el campeón de la última edición.

La politización del fútbol es algo común en aquellas tierras. Desde tiempos muy lejanos y las confrontaciones entre idealizaciones comunistas o capitalistas, hasta llegar a la grave crisis que envuelve a Ucrania hoy en día. El fútbol pararía, el ambiente no es el ideal para que las actividades futbolísticas continúen su transcurso. De todas maneras, Rinat Akhmetov continúa su camino; en el club depositó toda su fortuna y ganó innumerables títulos. Aquel atentado cambió la vida del Shaktar, también la realidad era tensa como hoy en día. Bragin lo pagó en su palco con un atentado. Rinat, por quedarse atascado con su auto, tuvo otro destino.
 
Nicolás Galliari

Tweet

Share.

About Author

Periodismo y fútbol. 24 años, de Roldán.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!