LA PSICOLOGÍA SE CALZA LOS BOTINES

0

Crece temporada a temporada la inserción de la psicología en el fútbol. En otro momento, era el club quien proporcionaba esta herramienta para el jugador. Hoy, ya forman parte del staff del DT y cobran cada vez un rol más importante.

Ya no es novedad que el Diego Simeone trabaja con una psicóloga que da charlas motivacionales al Atlético de Madrid. Además de la condición técnica, el plantel del ‘Cholo’ posee un espíritu de lucha que le fue vital para poder obtener títulos. Otro caso es el de Luiz Felipe Scolari contrató los servicicios psi de tres profesionales, vista la fragilidad emocional de su seleccionado. Afortundamente, el deporte más popular ha entendido que el factor psicólogico merece ser tenido en cuenta, quizás al mismo nivel que los aspecto técnicos, tácticos y físicos.
El conocido entrenador argentino, José Pekerman, cuenta entre sus pilares con el prestigioso psicólogo deportivo Marcelo Roffé, quien ya lo había acompañado durante su paso por la Selección Sub-20, la misma que obtuvo el título Mundial en 2001. Por su parte, Jaume Cruz Feliu, referente importante en el tema, nos brinda la siguiente definición al respecto: “La Psicologíadel Deporte, a partir de un enfoque conductual ha de estudiar todas las interacciones que se den en las situaciones deportivas, así como la historia de las interacciones previas de los individuos que practican la actividad física o el deporte”. Además, Feliu reconoce que la psicología aún es una disciplina joven, que está empezando a tener el reconocimiento que merece.
Un equipo de fútbol es un conjunto de individualidades, convocados con objetivos extrínsecos, y  una de las labores del profesional es brindar su ayuda y asesoramiento al entrenador para la creación de un grupo, donde más allá de cuestiones técnicas, se puedan solidificar los lazos para llevar adelante un objetivo. Cada integrante debe convencerse de que es una pieza fundamental del engranaje, pese a que su función es distinta a la de sus compañeros. Todos son necesarios. Esa es la premisa fundamental. Todos tienen algo para aportar. Aquellos jugadores relegados comúnmente al banco de suplenteS, deben mantener una fortaleza mental para esperar su oportunidad cada fecha, y al momento de saltar al campo, rendir en buen nivel. Lo mismo se puede decir para, por ejemplo, aquellos jugadores que se están recuperando de lesiones.
En definitiva, los profesionales se ocupan de muchísimas tareas: la motivación de los jugadores y su preparación psicólogIca para cada encuentro; las mediaciones entre algún conflicto dentro del grupo, cuerpo técnico o institución; implementación de programas para mejorar el entrenamiento mental; procurar el comportamiento profesional del deportista y asistirlos en los períodos de rehabilitación por lesión. Obviamente, el psicólogo debe guardar el secreto profesional ya que es importante que cuente con la confianza de cada uno de los involucrados.
La Psicología tiene mucho para aportar a este deporte que moviliza masas, sentimientos y siderales cifras monetarias. En 90 minutos, un jugador de fútbol puede ser el mejor, o convertirse también en el peor. Sin ninguna escala. Solo es cuestión que el fútbol siga abriendo sus puertas para que los dioses del balón puedan vivir sin despegarse de su condición humana.

Alejandra Zalazar
Compartir

Share.

About Author

El fútbol de otra manera.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!