Inglaterra-Argentina: Penales de 1998.

EL KARMA DE LOS INGLESES

Inglaterra, el país creador del deporte más lindo de todos, tuvo siempre una de las mejores ligas del mundo, con varios jugadores de su nacionalidad considerados entre los mejores del planeta, sin embargo la selección británica solo logró obtener una vez el Mundial (de locales y con mucha polémica por un gol fantasma) y nunca pudo alzar la Eurocopa. Observando a los jugadores que vistieron la camiseta blanca en las últimas décadas resulta raro que no hayan obtenido grandes resultados: Michael Owen, David Beckham, Frank Lampard, Steven Gerrard, John Terry y varios más se pueden sumar a una lista que cualquier seleccionador querría para su equipo. ¿Por qué no ganaron nada? Entre las razones aparece un factor ineludible que quiero llamar «el karma de los ingleses» y es la definición por penales, tan injusta como emocionante. En los últimos 24 años quedaron eliminados de 6 torneos importantes por esta vía.

ITALIA ’90: los ingleses se veían las caras en las semifinales con sus pares alemanes en el Stadio Delle Api, de Turín. En la final, esperaba el conjunto argentino con Maradona como bandera, que había eliminado ya a los locales. En el minuto 60, Brehme abrió la cuenta para los teutones, aunque a 10 del final, Lineker lo empató. No se sacaron ventajas en la prórroga y debieron definir desde los doce pasos. Ante la atenta mirada que bajaba desde las tribunas colmadas con 62.628 espectadores y de millones de televidentes, Pearce y Waddle malograron sus tiros, mientras que los alemanes acertaron todos los suyos y se llevaron la serie por 4 a 3 y el pasaje a la final que a la postre ganarían.

EUROCOPA ’96: Inglaterra era local y tenía todo para coronarse campeona en su tierra. Llegó a las semifinales y se encontró, nuevamente, con Alemania. Shearer rompió el marcador a los 3 minutos y todos se imaginaban el partido ya ganado, con baile y goleada, sin embargo Kuntz lo empató poco después, y al seguir todo así con el correr de los minutos, de nuevo la cosa iba a penales. Lo metió Shearer. También ellos. Adentro el de Platt, y también el de los alemanes. Así ocurrió con los tiros de Pearce, Gascoigne y Sheringam. 5 aciertos por lado mandaron la definición a una «serie de 1»: fue Southgate y sucumbió ante la presión de un Wembley lleno con deseos de festejar. Moller definió todo y eliminó otra vez a los ingleses desde los doce pasos.

FRANCIA ’98: por los octavos de final del Mundial francés, ingleses y argentinos se encontraron en los octavos de final en la ciudad de Saint Ettiene. Batistuta y Zanetti marcaron para los albicelestes (aquella vez de azul) y Shearer y Owen para los británicos. Penales. Berti y Shearer, adentro. Crespo e Ince, afuera. Verón, Merson, Gallardo y Owen festejaron, y todo iba a definirse en el quinto penal. El ratón Ayala la metió y le tiró toda la presión a Bati, que no pudo ante la figura heroica de Carlos Roa. Otra vez afuera y a ver la definición desde casa tomando té.

EUROCOPA 2004: tras clasificar como segundo en su grupo, enfrentó al anfitrión Portugal por los cuartos de final. Owen abrió el marcador pero a escasos minutos del final, Postiga lo empató, llevando todo al alargue. A los 110, Rui Costa anotó desatando la fiesta en Lisboa, pero Lampard les postergó la celebración empatando a los 115. Nuevamente, penales. Ya el karma era notorio y los ingleses se agarraban la cabeza. Beckham malogró su penal, al igual que Rui Costa, pero como el resto de los jugadores acertaron sus tiros, llegaron al sexto penal por equipo. Pereira la metió y Vassell no. Inglaterra afuera por penales otra vez.

ALEMANIA 2006: en la máxima cita mundialista el rival era nuevamente Portugal, por el partido correspondiente a los cuartos de final en la ciudad de Gelsenkirchen. Un aburrido 0 a 0 llevó el desenlace a la ya temida definición desde el punto del penal. Lampard, Gerrard y Carragher, increíblemente, fallaron sus disparos, dándole a Cristiano Ronaldo la chance de sentenciar el partido. Como era de esperarse, el luso acertó y acentuó aún más el déficit británico.

EUROCOPA 2012: tras ganar su grupo con 7 puntos, le tocó enfrentarse a Italia en Kiev por los cuartos de final. Tras un encuentro muy táctico, con pocas chances y sin goles, nuevamente (ya parece chiste) definieron desde aquellos doce pasos que para los británicos ya parecían 8 kilómetros. Balotelli y Gerrard, adentro. Montolivo lo malogró y Rooney la metió. Los ingleses estaban ganando, ¿se acababa la mufa? Pirlo la picó con maestría y Young no pudo acertar su disparo. Nocerino, adentro. Cole, afuera. Diamanti tenía en sus pies la clasificación a las semifinales y no defraudó a los miles de italianos que lo alentaban desde la tribuna. 4 a 2 y eliminación británica.