RETAZOS Y PERCEPCIONES SOBRE BRASIL 2014

0
El Mundial de fútbol es un producto que demanda cuatro años de elaboración para ser consumido en apenas 31 días. La Copa del Mundo de 2014 ya es pasado, su desarrollo y desenlace ya están en los volúmenes de historia de la FIFA. Alemania se adjudicó su cuarta Copa del Mundo, superando en la prórroga y agónicamente por 1-0 sobre Argentina en la final. Pero ahora es el momento de mirar hacia atrás y recordar lo que fue el mejor Mundial de la historia reciente.
 
En base a todas las proyecciones y estudios previos al Mundial, y cuáles serían los puntos destacados, voy a desglosar este análisis varios temas.
 
A pesar del Balón de Oro, este no fue el Mundial de Lionel Messi
 
Después de haber perdido la final, Leo Messi subió los escalones del Maracana para recibir el premio al mejor jugador en el torneo. Lo hizo con el rostro serio y un aire de distancia sobre lo que estaba viviendo. No era para menos, recibía este premio después de perder el partido más importante de su carrera.
 
Esta Copa del Mundo era la suya, la de su consagración final. Y alzarse con el trofeo más importante del planeta, era considerado por todos, como su ascensión definitiva a los altares del fútbol. Por lo tanto, muchos estaban desesperados, patrocinantes y prensa primordialmente, para que Messi dominara y disfrutase de un buen torneo. Sus cuatro goles en la fase de grupos, abonaron toda la teoría previa, pero en el resto del torneo, aunque sin defraudar, no logro dar ese salto definitivo. ¿Las razones? Muchas y variadas. Pero esto pertenece a otro análisis.
 
Alemania finalmente cerró su gran trabajo con el éxito
 
El equipo de Joachim Löw llegó al torneo después de haber terminado tercero en las dos últimas Copas del Mundo. En un proceso que comenzó con Klinsmann como técnico y Löw su ayudante, Alemania trabajo incansable y seriamente para obtener el triunfo. Esta camada de jugadores es su llamada «generación dorada» y regresaron a casa con la gloria, como toda Alemania esperaba.
 
En el transcurso del torneo, la Mannschaft manejó la presión de alzarse con el título. Fue de menor a mayor en el torneo y tocó su techo, estético y futbolístico, en el demoledor 7 – 1 sobre Brasil, en semifinales. Este partido será recordado como uno de los mejores momentos en la historia de la Copa del Mundo. Con la victoria final sobre Argentina, confirmó su supremacía y validó un excelente trabajo a largo plazo.
 
La consagración de James Rodríguez
 
 

Esta Copa del Mundo era promovida y anunciada como la de los grandes jugadores. Neymar, Arjen Robben, Thomas Müller, Cristiano Ronaldo y Messi robaban la escena. Pero otro nombre fue el destacado: el colombiano Rodríguez. El joven mediocampista o mediapunta, de buen paso por el fútbol argentino, fue siempre considerado como un jugador de gran presente, pero que debía dar el salto. Pues bien en este torneo Rodríguez confirmó su brillantez. Ganó la Bota de Oro tras marcar seis goles en cinco partidos, pero su impacto fue más allá de su presente goleador. Messi se quedó con el premio oficial, pero Rodríguez, a mi entender fue el mejor jugador de la Copa del Mundo.

Holanda tiene futuro
 
No era candidato a priori en este torneo. Los más agoreros predecían que el equipo de Louis Van Gaal no pasaría la fase de grupos. Por supuesto, Holanda no tuvo en cuenta estas afirmaciones, y tuvo una buena marcha que lo hizo llegar a semifinales.
 
Van Gaal le dio a su equipo una arrogancia y una confianza en sí mismo, que se vio reforzada luego de la sorprendente goleada 5 – 1 a la defensora del título, España. Holanda demostró su espíritu en el partido de octavos frente a México, dando vuelta el resultado y ganando 2 – 1. Ya en cuartos le tocó otro difícil rival, Costa Rica y la victoria llegó desde los 12 pasos. Y en la semifinal frente a la Argentina, en un partido muy táctico, sucumbió por la vía de los penales. Los de naranja se quedaron con el tercer escalón del podio al vapulear a Brasil por 3 – 0.
 
Las figuras rutilantes del equipo fueron Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robin van Persie, pero a su alrededor un grupo de jóvenes talentos; Memphis Depay, Paul Verhaegh, Bruno Martins, entre otros; fueron consolidándose y creciendo. Alrededor de ellos ira formándose la próxima generación.
 
Es hora del recambio en España
 
Dicen que las casas de apuestas nunca se equivocan. Cuando España se colocó muy abajo en las chances, muchos se sorprendieron, pero al final las probabilidades eran muy acertadas. España fue la mayor decepción en este Mundial, ya que se estrelló en la fase de grupos.
 
Después de su tremenda derrota ante Holanda en el primer partido, Vicente Del Bosque se negó a hacer cambios masivos y ató su suerte a la vieja guardia, Xavi, Xabi Alonso e Iker Casillas, dejando a jugadores como Koke, Juan Mata y David De Gea en el banco. Es hora que España se abrace a la próxima generación. La mayoría de la actual ya ha cumplido y con creces su tarea, al situar a su país en lo más alto del firmamento futbolístico.
 
Jürgen Klinsmann y EE.UU. ya miran el 2018
 
Jürgen Klinsmann
Cuando en diciembre pasado, el sorteo colocó a los EE.UU. en el mismo grupo de Alemania, Ghana y Portugal, los pronósticos no eran buenos y preveían que a los americanos les costaría avanzar a octavos. Pero los dirigidos por Klinsmann superaron sus propias expectativas y no solo clasificaron, sino que realizaron muy buenos partidos. Contra Portugal se intuyó cómo jugaría el equipo norteamericano, tras ir perdiendo por el tempranero gol de Nani, dominaron el encuentro y pudieron dar vuelta el resultado y pecando de ingenuidad los lusos lo empataron en el minuto 95’. El triunfo ante Ghana por 2 – 1 y la derrota por la mínima ante Alemania, le dieron los puntos necesarios para clasificar a octavos.
 
La ajustada derrota ante Bélgica por 2 – 1, le impidió avanzar a cuartos de final, pero dejó en evidencia el crecimiento futbolístico de EE.UU. Será esta buena actuación el punto de partida de Jürgen Klinsmann, quién estará al frente del seleccionado hasta el 2018 y en donde seguramente se verá el gran trabajo que el alemán está desarrollando también con los juveniles.
 
Éste Brasil no pudo con la presión
 
La vista de los jugadores brasileños, muy emocionados cada vez que cantaban su himno, antes de los encuentros, señalaba sin dudas la presión que sentían sobre sus hombros. Estas imágenes serán sin dudas de las que perduraran de esta Copa del Mundo. Un scratch que depositaba sus esperanzas en Neymar, un pibe de 22 años, que encima se lesionó.
 
La victoria por penales sobre Chile demostró lo frágil que Brasil era, especialmente desde lo emocional, y con el tiempo tuvo su efecto. Aunque tuvo un pequeño repunte en cuartos frente a Colombia. La canarinha, ya sin su líder espiritual Neymar, en cancha, sufrió su peor derrota en Mundiales contra Alemania.  Una goleada por 7 – 0 que pudo ser mucho peor, de no mediar la piedad germana. Al final, la presión los destruyó.
 
El ocaso de los técnicos italianos en los mundiales
 
Hubo una vez un tiempo en que los dirigentes de las federaciones nacionales, procuraban un técnico italiano. Al contratar a estos entrenadores, suponían contar con un plus ya que algunos de los entrenadores más exitosos en el fútbol han sido italianos.
 
A nivel de clubes, el país de Calcio sigue aportando entrenadores de gran éxito, con Carlo Ancelotti a la cabeza. Carlo entrenador del Real Madrid, obtuvo la última Liga de Campeones de Europa. Pero en la Copa Mundial, de los tres entrenadores italianos – de Rusia, Fabio Capello, de Italia Cesare Prandelli y de Japón, Alberto Zaccheroni – fracasaron en la fase de grupos. Es tiempo de que los entrenadores italianos adecuen sus métodos, para volver a dirigir con éxito a las selecciones nacionales que los requieran.
 
Francia una fuerza a tener en cuenta en el Campeonato Europeo 2016
 
Este no fue un equipo lleno de estrellas, a los que nos tenían acostumbrados los galos. No hubo Thierry Henry, Patrick Viera o Zinedine Zidane. En su lugar, Didier Deschamps trajo a Brasil un plantel joven, pero con talento. Con Franck Ribéry lesionado, quedó Karim Benzema como la única superestrella de Les Bleus. Antoine Griezmann, Paul Pogba y Raphael Varane entraron a cubrir el espacio vacío, llevando a Francia a cuartos de final, donde cayeron ante Alemania por la mínima.
 
Francia será la sede del Campeonato de Europa 2016. La última vez que el país fue sede de un torneo importante – la Copa del Mundo de 1998 – lo ganó. Quizás la historia vuelva a repetirse.
 
El buen trabajo de los técnicos argentinos
Tres fueron los compatriotas que dirigieron en Brasil 2014. José Pekerman al frente de Colombia desde principios de 2012, ha realizado un trabajo estupendo, llevando a la selección cafetera a disputar un mundial después de 16 años. Ganó la fase de grupos invicto y recién cayó en cuartos de final, ante el local Brasil por 2 – 1, en lo que fue su partido más flojo. Recibidos como verdaderos triunfadores en Colombia, fue el merecido triunfo para un técnico serio y trabajador. Jorge Sampaoli comenzó su proceso a finales de 2012 como técnico de Chile. Tras su exitoso paso por Universidad de Chile, asumió con el desafío principal de lograr la clasificación al Mundial de Brasil 2014. No solo lo logró sino que tuvo una destacada actuación en el mismo, cayendo por penales ante Brasil en octavos de final, en un partido que por merecimientos debió ganar. Y por último Alejandro Sabella, técnico cuestionado y resistido, pese a clasificar holgadamente a la Argentinaen las eliminatorias. Ya en Brasil consiguió llevar a la albiceleste a disputar la final del mundial, luego de 24 años. Demostrando la importancia de su trabajo y acallando las críticas.
 

Antes del torneo, la estadística indicaba que ningún equipo europeo había ganado la Copa del Mundo en suelo sudamericano, finalmente un equipo europeo pudo levantar el trofeo, pero esta fue la Copa del Mundo de América del Sur. Neymar y Messi se destacaron en la fase de grupos, pero no fueron sólo Brasil y Argentina quienes animaron el torneo. Chile y Colombia fueron dos equipos emocionantes y apasionantes, destacándose en la Copa del Mundo, con figuras excluyentes como Alexis Sánchez y James Rodríguez. Brasil 2014 ya es recuerdo, ahora comenzó el tiempo de Rusia 2018

Share.

About Author

56 años, escritor. El fútbol y el rugby, mis pasiones. San Lorenzo de Almagro un sentimiento. Escribir sobre fútbol y sus protagonistas, un oficio que intento aprender día a día.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!