Mundial de Básquet 2014

CON LAS MANOS O LOS PIES, LA MISMA PASIÓN

Los fanáticos del deporte pasaran de Brasil, en donde Alemania se consagró por cuarta vez como campeona, a España en donde se disputará el mundial de básquet. De escuchar nombres como Manuel Neuer, Javier Mascherano, Neymar o Arjen Robben pasaremos a Kevin Durant, Emanuel Ginóbili, Tony Parker o Pau Gasol.

Ambos deportes tienen mucho en común, no solo desde el hecho de organizar sus máximas competencias el mismo año y cada el mismo periodo de tiempo, sino que conceptos como los de «pivote», «cortina», «pase extra» son sacados del basquet y utilizados en el fútbol, mientras que relatores como Alejandro Pérez utilizan «gol» para referirse a la conversión de una canasta en sus narraciones.
Estas dos pasiones argentinas se ven reflejadas con ejemplos dentro del plantel de la Selección Argentina con los casos de Sergio Romero y Rodrigo Palacio. «Chiquito» era pivote en el equipo de su secundaria (mide 1.91 cm) y hasta fue tentado por Enrique Tolcachier, quien por entonces era entrenador de Gimnasia y Esgrima de su Comodoro Rivadavia natal, pero el ya estaba atajando en las inferiores de Racing con lo cual rechazo la oferta. Su hermano, Diego, es integrante de Quilmes de Mar del Plata en la Liga Nacional de Básquet. Por su parte, «La Joya» es oriundo de Bahía Blanca, en donde los niños nacen con una pelota naranja bajo el brazo. Comenzó en Bahiense del Norte (misma institución que Ginobili) para luego pasar a La Falda, a quien ayuda económicamente hoy en día, hasta abandonar para centrarse en el fútbol.

En el ámbito internacional dos goleadores pudieron haber hecho una carrera sobre el parquet: Sebastían Abreu y Edin Dzeko. El uruguayo jugaba de ala-pivote y fue convocado la concentración en una preselección sub-17. Una noche antes de que el entrenador, Timoteo Carrasco, diera la lista se escapó junto a un amigo para ir a bailar. Fue descubierto y desafectado de la misma pero una semana después recibió el llamado para integrar la selección sub-17 de fútbol. Por su parte, Dzeko, jugaba de niño en su Bosnia natal y soñaba con ser como Drazen Petrovic o Vlade Divac, grandes estrellas del basquetbol yugoslavo.

Las estrellas de la NBA también están relacionadas con la Nº5. Dirk Nowitzki es hincha del Bayern Münich y Arsenal demostrando, vía Twitter, a su admiración por Arsene Wegner cada vez que puede, además de despuntar el vicio en un cancha de 11. Steve Nash nació en en familia futbolera: su padre, Peter, jugó de manera profesional en Sudáfrica; su hermana Joann fue capitana del equipo universitario y su hermano Martin fue arquero en la liga canadiense, en algunos clubes del ascenso ingles y 38 veces internacional con su selección. Claro, Steve no se queda atrás y maneja muy bien el balón con los pies, tal es así que hasta entró un día con Inter de Milán, a sus 39 años, dejando una muy buena imagen. Lebron James compró parte del Liverpool de Inglaterra al asociarse con la empresa FSG en 2011 estando muy atento a los resultados de los «Reds«. Kobe Bryant demostró en varias ocasiones su fanatismo por Barcelona. El nació en esa ciudad cuando su padre jugaba para los «Blaugranas», y por Lionel Messi con quien hasta a grabado publicidades.
Hay muchos clubes poderosos en el mundo que mandan en ambas disciplinas: Boca, Flamengo, Real Madrid, Barcelona, Bayern Münich entre tantos otros. Porque el amor por los colores y la pasión por el juego será la misma sin importar si usas las manos o los pies