Multinacionales del fútbol europeo

LAS MULTINACIONALES DEL FÚTBOL EUROPEO

Si utilizamos como parámetro el equipo titular de los triunfantes de las temporada en las grandes ligas, nos vamos a encontrar con datos que van dirigidos a una particularidad: salvo casos contados (Athletic Bilbao y sus jugadores exclusivamente vascos), el común de los equipos europeos se nutre en su mayoría de extranjeros. Lo que sorprende es la formación de aquellos indiscutidos campeones: ¿Qué cantidad de jugadores nacionales tuvo cada uno? ¿En qué medida representaron a las tierras en las cuales plantaron raíces a principios del siglo pasado? ¿Son realmente conjuntos nacionales o se convirtieron en una especie de multinacionales europeas del fútbol? Conocé las nuevas multinacionales.

Para responder todo esto, hagamos hincapié en el partido más trascendental de cada uno y, de esa manera, lleguemos a una conclusión.

  • Chelsea

Uno de los partidos más importantes de la temporada del equipo inglés fue el que lo enfrentó al PSG por los octavos de final de la Champions League. Para ese encuentro, Jose Mourinho (entrenador portugués) dispuso de Thibaut Courtois (Bélgica), Branislav Ivanovic (Serbia), Gary Cahill y John Terry (Inglaterra), Cesar Azpilicueta (España); Ramires (Brasil), Cesc Fabregas (España), Nemanja Matic (Serbia); Oscar, Diego Costa (Brasil) y Eden Hazard (Bélgica). En el segundo tiempo entraron Didier Drogba (Costa de Marfil), Willian (Brasil) y Kurt Zouma (Francia).

Saquemos cuentas. El partido más determinante para su campaña como equipo dependió de 14 jugadores, de los cuales un 85% es perteneciente a sangre extranjera. Otro dato: el último partido del campeón de la Premier League lo enfrentó al Sunderland. En él, y a diferencia del encuentro anteriormente nombrado, Petr Cech (República Checa), Juan Cuadrado (Colombia) y Obi Mikel (Nigeria) compartieron lugar junto a Ivanovic, Cahill, Terry, Azpilicueta, Matic, Wilian, Hazard y Drogba. Otra vez, el conjunto londinense superó el 80% de presencia no inglesa.

No obstante, ¿hay relevos nacionales? Sí, aunque estos no comparten la calidad de las estrellas internacionales que adquirieron los blues en los últimos años. Destaca el volante Ruben Loftus-Cheek, quien jugó como titular el anteúltimo partido de la temporada, un fatídico 0-3 frente al West Bromwich.

  • Barcelona

Durante mucho tiempo se exaltó a La Masía como el modelo mundial de formación juvenil de fútbol. Sin embargo, una de sus apuestas más importantes resulta ser el extranjero Lionel Messi. Otros, como Piqué o Fábregas, pertenecientes a la misma categoría, terminaron recalando en clubes extranjeros antes de volver y ser parte del primer equipo. Hoy, el conjunto titular es una verdadera vidriera de talentos mundiales. Prueba de ello es el partido que lo enfrentó al Bayern Munich por la vuelta de la semifinal de la Champions League, uno de los partidos decisivos en la temporada anterior.

En ese encuentro, el equipo titular estuvo formado por Marc-Andre ter Stegen (Alemania); Jordi Alba (España), Javier Mascherano (Argentina), Gerard Piqué (España), Dani Alves (Brasil); Andrés Iniesta, Sergio Busquets (España), Ivan Rakitic (Croacia); Neymar (Brasil), Luis Suárez (Uruguay) y Lionel Messi (Argentina). El recambio llegó de la mano de Jeremy Mathieu (Francia), Xavi y Pedro (España). El porcentaje sube respecto a lo mostrado en el caso del Chelsea: 43% de nacionales.

Su plantilla también encuentra al arquero Jordi Masap, los defensores Martín Montoya y Marc Bartra, los mediocampistas Adama Traore, Gerard Garriga, Sergi Samper, Sergi Roberto y los delanteros Sandro Ramirez y Munir. Todos españoles, todos menores de 23 años. Es decir: futuro producido específicamente en el club blaugrana.

  • Bayern Munich

Entrenador español, un 4-4-2 flexible, repleto de estrellas y mucha ilusión. Así se planteó el encuentro que enfrentó al campeón de la Bundesliga con el Borussia Dortmund, su rival en la semifinal de la DFB Pokal o Copa de Alemania.

Manuel Neuer (Alemania); Rafinha (Brasil), Jerome Boateng (Alemania), Medhi Benatia (Marruecos), Juan Bernat (España); Philipp Lahm (Alemania), Xabi Alonso, Thiago Alcantara (España); Thomas Muller (Alemania), Robert Lewandowski (Polonia) y Mitchell Weiser (Alemania). Además de Arjen Robben (Holanda), Bastian Scweinsteiger y Mario Gotze (ambos alemanes), entraron como relevos. Contabilizamos 14 jugadores, siendo un 50% el número de nacionales, sin dudas el más alto hasta el momento.

Entre los disponibles para cualquier competencia, Leopold Zingerle y Tom Starke (arqueros), Holger Badstuber (defensor), Gianluca Guadino, Lucas Scholl, Rico Strieder, Lukas Gortrler, Sinan Kurt y Sebastian Rode (volantes), son las otras individualidades alemanas de las que dispone el conjunto en el que supo triunfar Franz Beckenbauer.

  • Juventus

Su partido más trascendental de los últimos años es, sin dudas, el que contó con el gol del español Alvaro Morata para ganarle al Real Madrid y volver a una final de Europa. En él, el italiano Massimiliano Allegri ubicó como titulares a Gianluigi Buffon (Italia); Patrice Evra (Francia), Girogio Chiellini y Leonardo Bonucci (Italia), Stephan Lichtsteiner (Suiza); Paul Pogba (Francia), Andrea Pirlo, Claudio Marchisio (Italia), Arturo Vidal (Chile); Alvaro Morata (España) y Carlos Tévez (Argentina). Los reemplazos del segundo tiempo fueron Andrea Barzagli (Italia), Fernando Llorente (España) y Roberto Pereyra (Argentina). ¿El porcentaje de jugadores nacionales? 43%, paradójicamente el mismo número que ostenta en este análisis el Barcelona, rival y verdugo en la final de Champions League.

Los arqueros Marco Storari y Emil Audero, los defensores Angelo Ogbonna, Paolo de Ceglie, Filippo Romagna, los volantes Simone Padoine, Romulo, Stefano Sturaro, Luca Marrone y los delanteros Simone Pepe y Alessandro Matri completan esta lista de italianos con lugar en el conjunto campeón de la Serie A Tim.

  • PSG

Lamentablemente para su proyecto de temporada, el equipo parisino perdió con el Barcelona de manera aplastante y se despidió temprano de Europa. No obstante, quedó mucha tela para cortar, porque ese 21 de abril su entrenador, el francés Laurent Blanc, formó con Salvatore Sirigu (Italia); Maxwell, David Luiz, Marquinhos (Brasil), Gregory van der Wiel (Holanda); Blaise Mautidi, Yohan Cabaye (Francia), Marco Veratti (Italia); Javier Pastore (Argentina), Zlatan Ibrahimovic (Suecia) y Edinson Cavani (Uruguay). Sus intentos de soluciones ofensivas fueron Lucas Moura (Brasil), Ezequiel Lavezzi (Argentina) y Adrien Rabiot (Francia).

Basta decir que apenas el 21% de los jugadores utilizados en ese partido nació en Francia. El resto se reparte entre Sudamérica (la mitad) y algunos países de Europa. Pero también vale la pena aclarar que Nicolas Douchez, Mory Diaw, Mike Maignan (arqueros), Lucas Digne, Zoumana Camara, Presnel Kimpembe, Sebastien Altan (defensores), Franck Bambock (volante) y Jean-Kevin Augustin y Jean Bahebeck (delanteros) son los restantes nacionales de la plantilla y que salvo pocos casos, todos tienen una nivel relativo para acoplarse al equipo en el futuro.

Como vemos, las estadísticas varían. El campeón de Alemania supo utilizar un 50% de sus jugadores nacionales en uno de los partidos más importantes de la temporada. Los líderes de la Liga BBVA y de la Serie A se quedaron en un cercano 43%. Los representantes principales de la Premier League y la Ligue 1 no dispusieron de un porcentaje valioso de individualidades locales y apenas pudieron superar los tres jugadores.

No sorprende que cada uno de estos países disfruten de una historia rica en hazañas, anécdotas, jugadores, técnicos y conocimiento futbolístico. No obstante, cada uno de ellos, a su manera, se hizo su propio espacio en los planos principales de mundiales y competiciones europeas. Sus equipos nacionales confían en demasía en extranjeros, utilizan la calidad de otras ligas para desequilibrar en torneos domésticos e internacionales. No es ni bueno ni malo disponer de extranjeros e incluso nutrirse o depender de ellos, pero las estadísticas dejan a criterio de cada uno la valoración de la línea a seguir por cada campeón. Después de todo, es fútbol y, como en la vida, gustos y elecciones para elegir sobran.