MÉXICO: ¿LA TERCERA ES LA VENCIDA?

0

En 1998, mismo año en que Toyota se convirtió en main sponsor, los equipos de México empezaron a participar de la Copa Libertadores de América. Primero, por medio de una Pre-Libertadores en la que se enfrentaban con equipos de Venezuela. Luego, a partir de 2004 y con la ampliación del torneo a 36 equipos, se les empezó a otorgar 2 plazas directas. Acá, un repaso de los clubes mexicanos que hicieron historia en Sudamérica.

CRUZ AZUL


El equipo azul y blanco fue siempre uno de los más grandes de su país, y en 2001 asumió el compromiso de representar a México en Sudamérica. Con grandes nombres como los del “Conejo” Óscar Pérez bajo el arco, defensores como Melvin Brown y Sergio Almaguer, más volantes de la calidad Pablo Galdames y delanteros como Pinheiro, Paco Palencia y el histórico goleador paraguayo José Cardozo, hacer un buen papel en la Copa no era ridículo.

En 2001, la Pre-Libertadores fue integrada por el Cruz Azul, Atlante, Táchira y Deportivo Italchacao. Con 4 partidos ganados y 2 perdidos (contra Atlante y Táchira) los dirigidos por José Luis Trejo se metieron en el grupo 7 de la Copa Libertadores. Ya en fase de grupos, le tocó enfrentarse con Sao Caetano (Bra), Defensor Sporting (Uru) y Olmedo (Ecu). Nuevamente con 4 victorias, 1 empate (ante los brasileros) y 1 derrota (ante los uruguayos) logró pasar de fase.

Para octavos de final su rival fue Cerro Porteño, uno de los equipos más grandes del continente, y empezó con el pie izquierdo: fue derrotado en Paraguay por 2-1. Sin embargo, en el partido de vuelta dio una gran demostración de fútbol y carácter, se impuso por 3-1 y alcanzó los cuartos de final. El 23 de mayo se enfrentó con River Plate en el Monumental y sacó un buen empate 0-0 de visitante, aunque la vuelta era complicada; no sólo River era un gran equipo, sino que un gol marcado por el conjunto argentino en tierras mexicanas podía complicar todo. Para hacerse más fuertes de local, el conjunto “Cementero” cambió su localía al impontente Estadio Azteca, donde con un condundente 3-0 superó al “Millonario”. En semifinales esperaba otro equipo argentino: Rosario Central. En el primer partido, jugado en México, Cruz Azul ganó 2-0, mientras que en Rosario empató 3-3 y así, por primera vez, iba a jugar una final de Copa Libertadores.

El 20 de junio, en el Estadio Azteca, se disputó la primera final de Copa Libertadores con un equipo mexicano. El rival, Boca Juniors, campeón de la edición anterior. El encuentro fue dirigido por el juez brasilero Mario Rezende y se caracterizó por la paridad y la gran cantidad de acciones de peligro para cada lado, hasta que a los 81 minutos Marcelo “Chelo” Delgado anotó el gol de la victoria para el “Xeneize”. Una semana después ambos equipos volvieron a verse las caras en la Bombonera: con gol de Francisco Palencia los mexicanos lograron remontar la serie y llegar a los penales. Para los de azul y amarillo convirtieron Riquelme, Serna y Delgado y malogró su penal Bermudez, mientras que para Cruz Azul sólo pudo convertir Palencia, y erraron Galmadez, Hernandez y Pinheiro. Así, Boca Juniors alcanzaba su cuarta Copa Libertadores.

CHIVAS DE GUADALAJARA

En la Copa Libertadores de 2009, Guadalajara y San Luis se habían ganado el derecho a disputar los octavos de final tras haber obtenido el segundo lugar en sus respectivos grupos, sin embargo, debido al grave brote de Gripe A y ante la negativa de muchas confederaciones de mandar a sus equipos a jugar a México, la CONMEBOL decidió que esas dos llaves se jueguen a partido único en los estadios de San Pablo (Chivas) y Nacional de Montevideo (San Luis). Finalmente la Federación Mexicana de Fútbol anunció la deserción de los clubes Guadalajara y San Luis  y el retiro de México de cualquier competencia de la CONMEBOL. Por esa razón, en modo de compensación, al año siguiente ambos equipos empezaron en octavos de final.

En octavos, las “Chivas” se enfrentaron con Vélez Sarfield. En el encuentro de ida, disputado en el Estadio Jalisco, triunfaron 3-0 con 2 goles de Bravo y uno de Reynoso, mientras que en la vuelta perdieron 2-0, con goles de Silva y Zárate. La remontada del conjunto de Liniers no alcanzó y los mexicanos pasaron de ronda.

Por los cuartos de final nuevamente volvieron a ganar por el mismo marcador en el Estadio Jalisco, pero esta vez el equipo rival fue Libertad de Paraguay, y los goles fueron anotados por Vázquez y Bravo en dos oportunidades. En la vuelta, jugada en el Estadio Defensores de Chaco, volvieron a perder 2-0 y a asegurar su clasificación. La Universidad de Chile fue el rival de semifinales, y con un empate 1-1 en México y una gran victoria por 2-0 en Chile, el “Rebaño Sagrado” alcanzó su primera final de Copa Libertadores.

La final fue el encuentro perfecto para inaugurar el nuevo estadio de Guadalajara, el Omnilife, en el cual se enfrentaron a Internacional de Porto Alegre. Bautista puso adelante en el marcador a los locales, pero con goles de Giuliano y Bolivar, los brasileros triunfaron como visitantes por 2-1. En la vuelta, disputada en el Beira Rio, Sobis, Damiao y Giuliano le dieron la victoria al conjunto colorado, a pesar de los descuentos de De la Mora y Bravo. El global de 5-3 volvió a impedir que un equipo mexicano se alce con la Copa Libertadores.

Dicen que la tercera es la vencida… ¿Podrá Tigres poner a México por primera vez en la cima de América del Sur?

Share.

About Author

Estudiante de Historia en la UBA. A veces oficio de periodista. Hincha y socio de Argentinos Juniors.

Leave A Reply