Huracán campeón 1973.

A 40 AÑOS DE HURACÁN CAMPEÓN 1973

El fútbol argentino tiene muchas características que lo hacen ser distinto a otros. Y digo distinto porque se hace difícil expresar en palabras lo que representan equipos tan memorables como Racing del ‘66, San Lorenzo del ’72 y el Huracán del ’73, entre otros. Pero en esta ocasión, no sólo el recuerdo me llevó a escribir estas líneas, sino también la pasión por el buen fútbol que hoy tanto falta en las canchas de nuestro país.

Cualquiera creería que es difícil hablar de un campeón de hace cuarenta años por todo lo que implica conseguir videos, testimonios y fotos. Pero es que fue tan grande el revuelo que género el equipo de Parque Patricios, que a pesar de los años se van encontrando cada vez mas colecciones y archivos que ayudan a perdurar no solo el recuerdo de lo que fue el único título de la institución en el profesionalismo sino también la idea de un equipo que se divertía jugando al fútbol.
Conducidos por Cesar Luis Menotti, el equipo “quemero” se plantó en un torneo largo y complicado con una receta bastante simple: jugar bien al fútbol. Para muchos, fue el equipo que marcó un antes y un después en el fútbol argentino. No solo por el título obtenido sino por la esencia, el espíritu de aquel plantel y la contagiosa alegría que brindaba no solo a los hinchas de Huracán, sino a los “hinchas del buen fútbol.” La historia empezó poco más de dos años antes, precisamente el 2 de mayo de 1971. El presidente Luis Seijo viajó hasta Rosario para ofrecerle el cargo de director técnico a un joven Menotti, cuya única experiencia hasta el momento había sido como ayudante de campo en Newell’s. El Flaco aceptó la oferta y empezó a delinear y formar su equipo. Ya para el Metropolitano de 1972, con el arribo de Larrosa y Avallay, y el posterior ascenso a primera de juveniles como Brindisi y Babington, el Globo jugaba un fútbol de alto vuelo. En 1973 llegó el hombre que marcaría la diferencia y posteriormente se convertiría en la figura del campeón e ídolo absoluto del club: René Orlando Houseman.

«Yo era el Messi del Huracán del 73»

“Me parece que ese equipo explotó porque tenía todas las individualidades juntas y los condimentos necesarios. Había unión y camaradería, y eso se trasladó a la cancha”, dice René, quien se acopló al plantel en la pretemporada en Mar del Plata. “Los muchachos esperaban un rubio alemán, grandote y de ojos verdes… Pero se encontraron con una ratita flaca que mojada pesaba 40 kilos. Eso sí, cuando me vieron jugar les cambió la opinión”.

El de 1973 fue el quinto torneo nacional en Primera de Huracán, pero el primero en la era profesional. Sin embargo, esa etapa representó algo más que una estrella en la camiseta, se instaló casi como una marca registrada. De hecho, para muchos futboleros, y hasta para los que no estaban ni siquiera interiorizados en el deporte, se trató de uno de los mejores equipos de la historia. La cosa no venía bien en 1971, hasta que apareció la figura de Menotti, quien debutó aquel 2 de mayo con un 0-3 ante Boca. Pero lo mejor, claro, es que ese partido daba comienzo a la era dorada del Globo.

«Ese título fue cumplir un sueño. Por cómo se formó el equipo, por cómo jugaba, por todo lo que generó y porque se dio en un club impulsado por toda gente de barrio. Huracán del 73 fue un pedazo de historia del fútbol argentino, una bandera ideológica para muchos» declaró Menotti entre festejos y llantos de alegría.

Hace 40 años Huracán perdía 2-1 con Gimnasia, pero igual se consagraba campeón del Metropolitano. No era un campeón más, era un equipo en el que se veía reflejado el espíritu del “tiki-tiki”, que albergó la elegancia y la capitanía de Miguelito, la zurda telescópica del Inglés, la presencia de un Basile experimentado, el temple de Russo y la caradurez y desfachatez del Loco René. Y un equipo, sin dudas, que no tiene ni tendrá fecha de vencimiento. “Luego ese tierno retoño, se reencarnaba en el juego. La garra de Masantonio, la magia de Baldonedo… En las gambetas de Tucho, Cesar Menotti y el pucho, dirigiendo aquel ballet. El más grande de la historia, Campeón del 73″ dicen impregnadas de fútbol las calles de Parque Patricios.
Por Rodrigo da Silva 
@rodridasilvaa